Sánchez justifica los indultos porque son “la mejor decisión para Cataluña y España”

Política 23 de junio de 2021 Por Servimedia
Defiende que la democracia muestra hoy su “grandeza” e insta a la derecha a no cuestionarla
indultos PS

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, justificó este martes la concesión de indultos a los nueve condenados por su participación en el ‘procés’ asegurando que es “la mejor decisión para Cataluña, para España y la más conforme con el espíritu de concordia y de convivencia” que recoge la Constitución.

Así lo comunicó el jefe del Ejecutivo en una declaración institucional sin preguntas en la escalinata del Palacio de la Moncloa tras más de cuatro horas de debate en el seno del Gabinete.

Sánchez sostuvo que la vía judicial concluyó con la sentencia firme del Tribunal Supremo, que “no está en cuestión”. Explicó que “diversas personas e instituciones formularon una petición de gracia que el Gobierno debe resolver en un sentido u otro”.

Y tras sopesar las razones a favor y en contra de la medida de gracia, afirmó que el Ejecutivo ha estimado que existen “razones de utilidad pública que aconsejan conceder los indultos”, que serán “parciales”.

“Conmutamos la pena pendientes de prisión, pero se mantienen las condenas por inhabilitación de todos los condenados”, trasladó el presidente del Gobierno, que también especificó que todos los indultos quedan “condicionados a que no se cometa un delito grave durante un plazo de tiempo determinado”.

CONDICIONALIDAD

De lo contrario, avisó de que el indulto quedaría sin efecto. “Hay, por lo tanto, condicionalidad”, remarcó Sánchez, para a continuación indicar que las razones de utilidad pública que motivan esta medida de gracia tienen que ver con “la necesidad de restablecer la convivencia y la concordia en el seno de la sociedad catalana y en el conjunto de la sociedad española”.

“El Gobierno toma esta decisión porque es la mejor para Cataluña, la mejor para España y la más conforme con el espíritu de concordia y de convivencia de la Constitución”, esgrimió el presidente del Gobierno, convencido de que “la sociedad española quiere una Cataluña europea, próspera, plural, solidaria y con un alto grado de autogobierno”.

En palabras de Sánchez, “Cataluña sin España ni sería europea, ni sería próspera ni sería plural”. “Ese es nuestro convencimiento”, se reafirmó, y añadió que “España sin Cataluña simplemente no sería España”.

Señaló que precisamente esa “certeza es el norte que guía nuestro camino”. “Así que hay camino”, ahondó el jefe del Ejecutivo en una comparecencia en la que explicó que el Gobierno de España ha pensado en “cientos de miles de catalanes” que se sienten “solidarios” con quienes están presos y también en muchos otros, tanto de Cataluña como del resto de España, que “no respaldaron sus actos pero sí creen que ya han cumplido suficiente castigo”.

Del mismo modo, subrayó que esta medida de gracia no exige que los beneficiados deban cambiar de ideales. Es más, admitió que “no esperamos tal cosa” tras destacar que “las personas encarceladas jamás fueron sancionadas por sus ideas, sino por sus actos contrarios a la legalidad democrática”.

Abundó en que “una democracia fuerte como la española no pide a nadie que renuncie a sus ideas”, pero sí “exige que todas las ideas se defiendan en el marco de la legalidad y con respeto a los derechos de todos”. “El Gobierno de España trabaja y va a seguir trabajando para el entendimiento, nunca para el enfrentamiento”, prometió.

Sánchez compartió su compromiso de “abrir un nuevo tiempo de diálogo y tender puentes de concordia entre personas que estamos muy alejadas en lo político, pero que no podemos ignorarnos”. “Vivimos juntos y juntos tenemos que afrontar las mismas preocupaciones y los mismos problemas”, remarcó.

“DIFICULTADES”

Eso sí, asumió que “encontraremos dificultades en el camino”, pero estimó que “merece mucho la pena intentarlo” por los españoles y por todos los catalanes, “por nuestros hijos e hijas, por nuestros nietos y nietas” y por toda una sociedad que se merece “un futuro mejor en Cataluña y en toda España”. “Y la primera obligación del Gobierno es ayudar a lograrlo”, apostilló.

Sánchez opinó que hoy “miramos al futuro con más optimismo” gracias a esta acción con la que “queremos abrir una nueva etapa de diálogo y reencuentro, y cerrar de una vez por todas una de división y enfrentamiento”.

A su juicio, la democracia española demuestra hoy su “grandeza” y “es una buena ocasión para que demuestren la suya también aquellos que la cuestionan”. “Ahora es el momento de la política, de pasar página”, prosiguió Sánchez, insistiendo en que es la hora de volver “a la vía que nunca se debió abandonar”.

“Ahora es el momento de concentrar todas nuestras fuerzas en mejorar la vida de nuestro pueblo en estos tiempos de dificultades y de muchas esperanzas”, remachó el presidente del Gobierno.

(SERVIMEDIA)

Te puede interesar