Los Presupuestos superan el primer examen y continuarán su tramitación en el Congreso

Política 05 de noviembre de 2021 Por SERVIMEDIA
El proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2022 continuará su tramitación en el Congreso de los Diputados después de que este jueves el Pleno de la Cámara Baja votara en contra de las enmiendas a la totalidad presentadas por PP, Vox, Junts, Ciudadanos, la CUP, Coalición Canaria y Foro con las que estas formaciones buscaban tumbar el proyecto de cuentas públicas y parar su desarrollo parlamentario.
A1-2072629-2

El resultado de la votación fue de 188 votos en contra, 156 votos a favor y 1 abstención, logrando así los Presupuestos el apoyo de la mayoría parlamentaria para superar este primer obstáculo en su camino por la Carrera de San Jerónimo.

Tras unas 14 horas de debate parlamentario, la sesión en el Congreso concluyó con la misma imagen que como comenzó, pero esta vez de salida. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, abandonó el Hemiciclo arropando a la ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero, después de que ésta recibiera los aplausos de los diputados socialistas y de Unidas Podemos puestos en pie. También el de la gran mayoría de miembros del Ejecutivo que acudió a los últimos instantes del debate aunque, durante todas las horas del mismo, siempre ha estado algún ministro presente y casi todos han pasado por el Congreso entre el miércoles y el jueves.

En su defensa del proyecto de Presupuestos, la ministra de Hacienda destacó la “oportunidad histórica” que ofrecen los fondos europeos y defendió que las de 2022 son “unas cuentas públicas extraordinarias, indispensables para consolidar la recuperación económica y social de nuestro país y, sobre todo, para lograr que sea una recuperación justa que llegue a todas las personas, territorios y sectores”.

Por ello, aseguró no entender las enmiendas a la totalidad, al considerar que a las formaciones que las presentaron “no les importa cuáles son los argumentos que están detrás de las cuentas”, y apeló a la responsabilidad de todas las formaciones, mostrando su agradecimiento a aquellos grupos con voluntad de permitir que continúe la tramitación presupuestaria.

En concreto, Montero señaló que al líder del PP, Pablo Casado, “le molesta que España vaya bien” y que “no se ha leído el Presupuesto”, mientras que al portavoz de Vox, Iván Espinosa de los Monteros, le indicó que las cuentas “son un freno a las aspiraciones” de la formación de ultraderecha “de aprovechar la desesperación de los vulnerables”.

En cuanto a Junts per Catalunya, la ministra les acusó de “no hacer nada bueno para Cataluña” y “vivir mejor con el Gobierno de Rajoy”, mientras que afeó a Ciudadanos que “se han borrado de ser útiles” y que “habrá sido una lástima su paso por la política” al rechazar los Presupuestos. Por último, a la CUP, Coalición Canaria y Foro Asturias, la titular de Hacienda les afeó su “interés partidista y poco constructivo”.

ENMIENDAS A LA TOTALIDAD

Durante la defensa de la enmienda a la totalidad de las cuentas públicas del PP, el líder de la oposición, Pablo Casado, tachó de “bodrio” el proyecto de ley de PGE, además de recriminar al “ausente” presidente del Gobierno que intente “mantener dos caras” y “mentir” en Bruselas hablando de reformas “en una dirección” y “aquí, en otra”.

“Estos Presupuestos están para devolver, son papel mojado, están muertos” y “son una tomadura de pelo” porque “ya han quedado desfasados”, resumió Casado en una intervención sin papeles. “A tiempo están de retirarlos y, si no, una vez más tendrá que venir el PP para arreglar la ruina que por tercera vez ha dejado un Gobierno socialista”, sentenció.

Al “ausente” Sánchez le preguntó por qué “no publica” el acuerdo cerrado con la Comisión Europea para saber la “condicionalidad” en la recepción de los fondos europeos. “Si no lo hacen público esta semana, iremos al Parlamento Europeo y a la Comisión Europea a exigir que lo publique”; porque “ya está bien de mentir" diciendo “una cosa” en Bruselas y “aquí otra”.

Por su parte, en su defensa de la enmienda a la totalidad, Vox aseguró el proyecto de Presupuestos provocará, en caso de aprobarse, “un grave daño a la economía española en un momento delicadísimo”, porque, como dijo su portavoz en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros, estas cuentas públicas porque están basadas “en la mentira”, carecen “de ningún tipo de credibilidad” y solo pretenden que se mantenga el “Gobierno Frankenstein” que dijo preside Pedro Sánchez.

El portavoz del tercer grupo de la Cámara señaló que el “único propósito” de este proyecto de Presupuestos es “pagar el alto precio” que los “aliados” de Sánchez le exigen para seguir manteniéndole en La Moncloa. Afirmó que esta disponibilidad del presidente a hacer estas concesiones provocará “un grave daño a la economía española en un momento delicadísimo”.

Por su parte, la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, tachó estos Presupuestos de “populistas” porque tienen “más despilfarro, más impuestos, más deuda y no tienen reformas”. A su juicio, la prueba del algodón es que se los van a apoyar partidos “populistas”. “No son los Presupuestos que necesita España”, añadió.

Arrimadas explicó que uno de los motivos por los que su partido presentó enmienda a la totalidad es que son “dañinos” para España por las “concesiones” que hacen a “populistas” y separatistas que “ocultan” los PGE y por las reformas y medidas que no “abordan” y que no contienen.

En nombre de Junts per Catalunya, su portavoz, Míriam Nogueras, presentó su enmienda a la totalidad entre reproches a ERC por no haber hecho lo propio a cambio sólo de “un mercadeo de titulares” con el Gobierno. Tras citar los clásicos agravios del déficit fiscal y falta de ejecución presupuestaria en Cataluña, lamentó que "una parte del catalanismo, a cambio de nada, les permite seguir con esta prepotencia y falta de respeto”.

Tres de las siete fuerzas políticas integradas en el Grupo Mixto del Congreso de los Diputados (la CUP, Coalición Canaria y el Foro Asturias) defendieron este miércoles sus enmiendas a la totalidad al proyecto de Presupuestos Generales del Estado 2022, que justificaron por discrepancias ideológicas de distinto signo y agravios territoriales a sus respectivas comunidades autónomas

La portavoz de la CUP, Mireia Vehí, argumentó su enmienda a la totalidad criticando la escasa subida de impuestos a las grandes empresas, y el bono joven que subirá los precios del alquiler y primará a los propietarios. También recriminó que no hay descensos en las partidas a la monarquía y la defensa, y, en general, achacó al Gobierno ser débil con los de arriba y fuerte con los de abajo, e ignorar a Cataluña.

En defensa de la enmienda a la totalidad de los PGE de Coalición Canaria (CC), Ana Oramas, dejó claro que “hasta que a Canarias y a La Palma no se les trate en justicia y como se merecen diremos no” a las cuentas públicas. “No lo podemos tolerar”, dijo en referencia a que no exista “ninguna partida” para la isla que está sufriendo la erupción volcánica y que ve “destruido” su tejido económico.

El diputado de Foro Asturias, Isidro Martínez Oblanca, dijo que este presupuesto “arroja a España hacia su ruina política, social y económica”, con la escalada de los precios, la “sangría fiscal” y, el “endeudamiento desbocado”, que tildó de “acreditada marca socialcomunista”. Lamentó las “cesiones y concesiones" a socios parlamentarios a quienes ve en actitud de “retadora quiebra de la Constitución” mientras se posterga al Principado.

APOYOS

La sesión del jueves la inauguró el presidente del grupo parlamentario de Unidas Podemos, Jaume Asens, que defendió el proyecto de Presupuestos frente a las críticas y a las antiguas políticas del PP, y todo ello pese a que constató que sin tener que negociarlo con su socio de gobierno, el PSOE, éstas habrían sido unas cuentas diferentes, porque “no es lo mismo Nadia Calviño que Yolanda Díaz”. Lo hizo dos días después de que el Gobierno de coalición zanjara aparentemente el enfrentamiento entre ambas a cuenta de la reforma laboral, y tampoco perdió ocasión de recordar la suspensión del ya exdiputado del grupo Alberto Rodríguez, ejecutada por la presidenta socialista del Congreso, Meritxell Batet, a instancias del Tribunal Supremo, otra de las grandes polémicas entre los dos grandes socios de gobierno.

Durante su intervención, el portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, insistió al Gobierno en que solo se ha superado la “primera fase” de estos Presupuestos, que es la no presentación de enmienda a la totalidad, pero que depende de este que se pueda superar “la segunda”, que consiste en hablar y en convertir estos PGE en algo “un poquito mejor”. Además, negó que estos Presupuestos sean “los más sociales” de la historia. A su juicio, son “la promesa" de que son los “más sociales de este país”.

Por su parte, la portavoz presupuestaria del PNV en el Congreso, Idoia Sagastizabal, admitió que aun “falta un buen trecho para acordar” el proyecto de PGE pero que ya están en un “buen punto de partida”, por lo que permiten su tramitación parlamentaria, porque “comparten la necesidad de que el Estado cuente con unos presupuestos para la continuar con la recuperación” económica que, reconoció, ya está iniciada tras la pandemia de la Covid-19.

En su caso, el diputado de EH Bildu Oskar Matute avisó al Gobierno de que “deberá ganarse” sus votos para lograr la aprobación definitiva de los PGE de 2022, incidiendo en que sus cinco diputados “seguirán defendiendo la derogación completa” de la reforma laboral.

A favor del trámite de la cuentas públicas, también se posicionó el diputado de Compromís, Joan Baldoví, aunque admitió que “se pueden mejorar” y hacer que “sean más justos, redistributivos y solidarios”. Abogó por “un acuerdo” sobre las cuentas públicas que acabe con “años y años con unos Presupuestos infrafinancian e infrainvierten en Valencia”, en una intervención crítica contra “obtusa versión del apocalipsis” de PP y Vox.

El portavoz del PDeCAT en la Cámara Baja. Ferran Bel, afirmó que, en este momento, su partido no descarta que puedan votar que no a los Presupuestos si no llegan a un acuerdo, al tiempo que criticó a las formaciones que presentaron enmienda a la totalidad de los PGE porque son los del “no a todo”, los del “cuanto peor, mejor”. A su vez, tras el reclamo de Montero durante el inicio de este debate a la responsabilidad de los grupos parlamentarios, Bel aclaró que la responsabilidad de estos grupos es aprobar los Presuntos y corresponde al Gobierno la responsabilidad de ejecutarlos.

Por parte del BNG, Néstor Rego mostró su “completa disposición” a dialogar y negociar en esta ocasión los PGE de 2022, aunque instó al Gobierno a “moverse y corregir el atropello a los intereses de los gallegos y las gallegas que realizaron el año pasado en las cuentas de 2021”.

El debate lo cerró el portavoz del PSOE, Héctor Gómez, quién aprovechó su intervención en tribuna para criticar la postura que defendió el presidente del PP, Pablo Casado, con “falta de rigor” y “mucha información falsa”. Afeó al PP que “mienten sistemáticamente, son irresponsables hasta límites insospechados y España no se merece esa irresponsabilidad”, por lo que instó al principal partido de la oposición a "corregir esa deriva de confrontación" y ser propositivos por el bien del país.

Solventado este examen, el proyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado comienza su debate en comisión en el Congreso y su trámite parlamentario que, tras su correspondiente pase también por el Senado, el Gobierno confía en que sean aprobados definitivamente antes de que finalice el año de manera que puedan entrar en vigor el 1 de enero de 2022.
(SERVIMEDIA)

Te puede interesar