Ojos, los grandes olvidados del verano

Salud 21 de junio de 2021 Por Redacción
ojos-verano-IP

Las elevadas temperaturas vividas en los últimos días han hecho que playas y piscinas se llenen de personas que, este año, si cabe, tienen más ganas que nunca de disfrutar del aire libre.

Y un año más, las autoridades y especialistas lanzan un claro mensaje para que no se continúen cometiendo errores que puedan tener consecuencias fatales para la salud de las personas.

Y es que, pese a que casi todas las personas conocen la importancia de proteger la piel de los rayos solares para evitar el cáncer de piel, algunos continúan sin llevarlo a la práctica, sin que se sepa muy bien el motivo.

En cualquier caso, y tal y como indica IPR Oftalmólogo, “los ojos son los grandes olvidados del verano, pues son pocos los que los protegen adecuadamente de las radiaciones solares. Y si bien es cierto que muchos adultos emplean gafas de sol, no es menos cierto que muchos de ellos las emplean como complemento de moda, no como una medida de protección de sus ojos de cara al futuro”.

Y es que, “no se debe olvidar que durante la pandemia la salud ocular de los españoles ha ido empeorando, debido, fundamentalmente, al tiempo que se ha pasado delante de las pantallas, pero también a la gran cantidad de horas que nos hemos visto obligados a pasar en espacios interiores mal iluminados o incorrectamente humidificados”.

“El ojo seco, la vista cansada y la miopía son los trastornos oculares que más se han repetido durante la pandemia entre la población adulta. Sin embargo, entre los menores de edad ha sido la miopía la que se ha incrementado notablemente”.

Para colmo, durante la pandemia muchos dejaron de acudir a las revisiones rutinarias por miedo al contagio, haciendo que las patologías empeorasen. Sin embargo, cabe resaltar que, salvo contadas excepciones, ninguno de los que padecía algún trastorno de la visión antes de la pandemia dejó de acudir a ellas.

En cualquier caso, los expertos aconsejan permanecer en espacios lo más abiertos posible y correctamente iluminados y humidificados. Evitar reflejos en las pantallas, hacer descansos visuales, parpadear más, acudir al oftalmólogo ante cualquier síntoma, y, por supuesto, no saltarse las revisiones periódicas y protegerse de las radiaciones solares.

 

Te puede interesar