Reunión de Pedro Sánchez con el presidente de Cataluña

España 06 de febrero de 2020 Por
La reunión se produce en el marco del acuerdo entre socialistas y ERC para la investidura de Sánchez y después de que el Tribunal Supremo avalara la retirada de la condición de diputado a Torra
pedro y torra
- El presidente de España, Pedro Sánchez, y el presidente catalán, Quim Torra, en el Palacio de la Generalitat. Barcelona, 6 febrero 2020. Foto: Albert Gea / Reuters

PRENSALDIA150
Si quieres publicar artículos, fotografías o vídeos, envía el material junto con tus datos a [email protected], el material será moderado y publicado. ¡Participa!

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, se ha reunido la mañana de este jueves en Barcelona con el presidente catalán, Quim Torra. Sánchez ha sido recibido en el Palacio de la Generalitat con los máximos honores al inicio de un encuentro especialmente trascendente, pues es la primera reunión que mantienen ambos mandatarios desde hace más de un año. 

El último encuentro entre un presidente catalán y uno español se produjo el 20 de diciembre de 2018. Habían pasado solo seis meses desde que Sánchez accediera a la Presidencia del Gobierno. Era la segunda ocasión que ambos se entrevistaban después de que el socialista recibiera a Torra en julio de 2018, un mes después de que triunfara la moción de censura que sacó al expresidente Mariano Rajoy del poder.

En esta ocasión hace tan solo un mes que Sánchez ha conseguido ser investido jefe del Ejecutivo tras la celebración de comicios, para lo que ha necesitado el apoyo –a modo de abstención– del partido independentista catalán Esquerra Republicana de Catalunya (ERC). 

Con anterioridad las relaciones institucionales fueron más que tensas. El expresidente conservador Mariano Rajoy se negó en numerosas ocasiones a recibir tanto a Torra, como a su predecesor en el cargo, Carles Puigdemont. De hecho, el último encuentro del que hay constancia se produjo entre Rajoy y Puigdemont, de manera secreta, el 11 de enero de 2017, nueve meses antes de que se celebrara el referéndum de autodeterminación ilegal que terminó por dinamitar por completo la relación entre las dos instituciones.

Apertura de diálogo

En su comparecencia ante los medios tras la reunión, Sánchez ha destacado la apertura hacia el diálogo que ha significado esta cita: "Tendremos presentes en nuestro ánimo la realidad plural de Cataluña, que debe plasmarse en el diálogo que se inicia", ha afirmado, confirmando que el primer encuentro de la mesa de diálogo entre los Gobiernos español y catalán tendrá lugar este mes de febrero. "Queremos que la comisión bilateral pueda reunirse el mes de febrero liderada por la ministra de Política Territorial y Función Pública", ha explicado.

Por su parte, el presidente catalán ha calificado la cita como un "diálogo sereno y cordial", concretando que Sánchez ha optado por "el autogobierno dentro de la Constitución". Asimismo, ha afirmado que "de esta reunión sale el mandato de concretar las soluciones concretas para este conflicto", pero que le ha expuesto al presidente de España que sin abordar tanto la cuestión de los políticos presos y exiliados, como el derecho a la autodeterminación, no se avanzará en el diálogo.

Además, Torra ha anunciado que trasladará el contenido de la reunión al resto de fuerzas independentistas para "fijar una posición común".

Reunión a cambio de investidura y presupuestos

Este encuentro forma parte del acuerdo al que llegó el Partido Socialista con la formación independentista catalana Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) para facilitar la investidura de Sánchez como presidente del Gobierno, en el que se incluía el establecimiento de un diálogo entre los Ejecutivos español y catalán.

La cita se ha producido después de que se le haya retirado la condición de diputado a Torra y se haya abierto un debate en torno a si puede seguir ostentando la de presidente del Gobierno catalán.

Ahora, en el horizonte se encuentran los Presupuestos Generales del Estado. El Gabinete de Sánchez quiere aprobarlos lo antes posible, siempre dentro de este primer semestre de 2020, para quitarse de encima el lastre de estar gobernando con los presupuestos prorrogados de Cristóbal Montoro, exministro de Hacienda de Mariano Rajoy, vigentes desde 2018.

Además, sacar o no adelante las cuentas públicas podría ser una prueba de fuego para el reciente Gobierno de coalición. Su aprobación garantizaría con seguridad al menos un año más de legislatura en medio del frágil equilibrio parlamentario que dejaron las últimas elecciones, con 19 fuerzas en el Parlamento y con un Ejecutivo que, a pesar de contar con la participación de dos formaciones, se encuentra en minoría y necesita del apoyo de otras fuerzas, en especial de ERC, para sacar adelante sus propuestas legislativas.

Polarización política

Precisamente la cuestión catalana está en el centro de la polarización instalada en la vida política española. Los partidos conservadores, Partido Popular (PP) y Ciudadanos, así como la formación de extrema derecha Vox, han hecho de Cataluña una de las banderas de sus discursos.

Las tres fuerzas de derechas se oponen firmemente al diálogo con las instituciones catalanas e incluso han sido partidarias durante los últimos meses de volver a intervenir su autonomía, como ya se hiciera tras la consulta independentista de octubre de 2017.

En el otro lado del Hemiciclo se encuentran casi la totalidad del resto de fuerzas políticas, que apoyan el establecimiento de negociaciones para acabar con el conflicto político.

Una reunión diluida

La reunión de Sánchez y Torra ha estado a punto de frustrarse en los últimos días. Las tensiones entre los dos partidos independentistas que forman parte del Gobierno catalán, Junts per Catalunya (JuntsxCat) y Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), llevaron a Torra a anunciar que adelantará las elecciones regionales. Aunque no señaló ninguna fecha concreta, afirmó que se celebrarán después de la aprobación de los presupuestos, por lo que se conjetura con que los comicios podrían tener lugar en abril.

El anuncio del adelanto electoral llevó al entorno de Sánchez a especular con un retraso de la entrevista hasta que Cataluña contara con un nuevo presidente, aunque finalmente se optó por mantener la cita, pero diluida entre otros encuentros.

Así, durante esta jornada, el jefe del Ejecutivo español aprovechará su visita a la capital catalana para reunirse con la delegación del Gobierno en Cataluña, el presidente de la patronal catalana Pimec, Josep González, y visitar la nueva sede del Partido Socialista de Cataluña (PSC).

Una semana de tensión en torno al presidente catalán

Las fuerzas políticas de la derecha han reaccionado en contra de que este encuentro se celebrase. Así, este miércoles el líder del Partido Popular (PP) –el principal partido de la oposición–, Pablo Casado, solicitaba "formalmente" al jefe del Ejecutivo que suspendiese esta reunión con Torra para garantizar la "seguridad jurídica", porque su celebración supondría instalarse en la "ilegalidad", según el dirigente conservador.

Además, el PP ha presentado, también este miércoles, una querella contra Torra en la que le acusa del delito de "usurpación de funciones" por seguir ejerciendo como presidente de la Generalitat a pesar de no ser ya diputado, debido a que el Estatuto de Autonomía de Cataluña establece que el jefe del Ejecutivo debe elegirse de entre los miembros del Parlamento regional.

El presidente de Cataluña anuncia elecciones anticipadas: "La legislatura ya no tiene más recorrido político"
El presidente de Cataluña anuncia elecciones anticipadas: "La legislatura ya no tiene más recorrido político"

Por su parte, desde el partido independentista Junts per Catalunya (JuntsxCat), al que pertenece Torra, se argumenta que la normativa autonómica no establece que la condición de diputado se tenga que mantener necesariamente una vez llevada a cabo la investidura o durante todo el ejercicio del cargo de presidente.

Además, en el Parlamento catalán se han producido otros movimientos. Así, el pleno de la Cámara aprobó este miércoles presentar un recurso contencioso-administrativo ante el Tribunal Supremo (TS) contra el acuerdo de la Junta Electoral Central (JEC) que establecía la retirada de la condición de diputado de Torra.

Por el momento Torra ha seguido ejerciendo de presidente, pero no así de diputado: en el último pleno del Hemiciclo catalán ya no votó en cumplimiento de la orden de la JEC, mientras que este miércoles se ha ausentado del Parlamento por motivos familiares.

Tomado de RT Noticias



Te puede interesar