Descubren en Israel una fábrica de salsa romana de 2.000 años de antigüedad

Arqueología 17 de diciembre de 2019 Por
El condimento más popular en la cocina de la época se producía en distintas regiones del Mediterráneo, pero a los arqueólogos les sorprendió encontrar una fábrica en la cuenca oriental.
salsa romana
- Vista parcial de la fábrica de garo Anat Rasiuk / Autoridad de Antigüedades de Israel

PRENSALDIA150
Si quieres publicar artículos, fotografías o vídeos, envía el material junto con tus datos a [email protected], el material será moderado y publicado. ¡Participa!

Un equipo de arqueólogos ha desenterrado en la ciudad israelí de Ascalón los cimientos de una fábrica de salsa de origen romano que tiene en torno a 2.000 años. En ella se producía el garo (o 'garum'), un producto de gran importancia en la gastronomía, la cosmética y la medicina de la antigüedad.

La salsa, elaborada a base de vísceras de pescado, unía la cultura culinaria de todas las regiones de la costa mediterránea durante la época de la República y el posterior Imperio romano, lo que hace que en varios sitios arqueológicos de España, Italia y Portugal se hayan encontrado fábricas donde se producía.

FOTOS: Abren al público en Israel una cripta de un "glorioso" mártir de hace 1.500 años
FOTOS: Abren al público en Israel una cripta de un "glorioso" mártir de hace 1.500 años

"El descubrimiento de este tipo de instalación en Ascalón demuestra que los gustos romanos que se extendieron por todo el Imperio no se limitaban al vestido, sino que también incluían los hábitos alimenticios", comenta la arqueóloga Tali Erickson-Gini, que estuvo al cargo de la excavación y cuyas palabras recoge un comunicado de la Autoridad de Antigüedades de Israel.

"Mucho antes de la pasta y la pizza, la antigua dieta romana se basaba principalmente en la salsa de pescado", recuerda la investigadora. Este producto sirvió como condimento básico hasta la época bizantina.

Erickson-Gini destaca también la mención en algunas fuentes antiguas de la producción de "garum judío", pero admite que se trata de un "hallazgo poco frecuente en esta región" y en todo el Mediterráneo oriental.

Pese a la gran popularidad de la salsa, comparable a la que ha tenido el kétchup en las últimas décadas, el hedor proveniente de las fábricas donde se producía impedía que las construyeran cerca de las zonas habitadas. Y, efectivamente, la fábrica recién desenterrada en Israel está situada a dos kilómetros de los límites de la Ascalón antigua.

Hacia el siglo V de nuestra era en el sitio se instaló un monasterio cuya fuente de ingresos principal seguramente provenía de la exportación de vino, según los arqueólogos. Dos siglos más tarde sería abandonado después de la conquista árabe.

La excavación a gran escala fue posible dentro de los preparativos para construir en el lugar el parque Eco-Sport.

Tomado de RT Noticias

Te puede interesar