El 1% más rico del mundo contamina 30 veces más de lo necesario para frenar la crisis climática

Actualidad - Mundo 05 de noviembre de 2021 Por SERVIMEDIA
La huella de carbono del 1% más rico del planeta será 30 veces superior a la necesaria en 2030 para cumplir con el objetivo recogido en el Acuerdo de París de limitar el calentamiento global a 1,5ºC con respecto a los niveles preindustriales.
234923_998943

Este dato figura en un estudio encargado por Oxfam Intermón y basado en investigaciones del Instituto para la Política Ambiental Europea (IEEP, por sus siglas en inglés) y el Instituto del Medio Ambiente de Estocolmo (SEI, en inglés).

El trabajo fue dado a conocer este viernes en plena Cumbre del Clima de Glasgow -conocida como COP26-, que debate cómo mantener vivo el objetivo de limitar el calentamiento a 1,5ºC, adoptado en el Acuerdo de París en 2015 y asumido el pasado domingo por el G20 en Roma (Italia).

Para alcanzar ese objetivo, sería necesario que cada habitante de la Tierra emitiese una media de sólo 2,3 toneladas anuales de dióxido de carbono (CO2) para 2030, lo que equivale a cerca de la mitad de la actual huella de carbono media, según Oxfam Intermón.

Se prevé que la población mundial en 2030 sea de unos 7.900 millones de personas, de las cuales 80 millones conformarán el 1% más rico; 800 millones, el 10% más rico; 3.400 millones, el 40% ‘intermedio’, y 4.000 millones, el 50% más pobre.

El estudio analiza las emisiones de la población global y los diferentes grupos de ingreso como si fueran un único país y concluye que, en 2030, la mitad más pobre de la población mundial seguirá produciendo emisiones muy por debajo de los niveles requeridos para no superar 1,5ºC; las emisiones del 1% y el 10% más ricos serán 30 y 9 veces superiores a los niveles requeridos, respectivamente, y que una persona del 1% más rico debería reducir sus actuales emisiones en torno a un 97% para poder lograr el nivel de emisiones requerido.

EMISIONES GLOBALES

Si se tiene en cuenta el total de emisiones globales (en lugar de las emisiones per cápita), para 2030 el 1% más rico -menos personas que la población de Alemania- será responsable de un 16% del total de las emisiones globales, en comparación con un 13% y un 15% en 1990 y 2015, respectivamente.

Se prevé que el total de emisiones de sólo el 10% más rico en 2030 exceda el nivel de emisiones necesario para alcanzar el objetivo de 1,5°C, independientemente de lo que haga el 90% restante de la población mundial.

"Las emisiones que produce el vuelo de un milmillonario al espacio superan las que puede generar una de las 1.000 millones de personas más pobres del planeta a lo largo de toda su vida”, sentenció Jacobo Ocharán, responsable de la iniciativa climática de Oxfam Intermón, quien añadió: “Parece que una pequeña élite tiene barra libre para contaminar todo lo que quiera”.

Solamente las emisiones del 10% más rico podrían hacer que se supere el límite fijado de 1,5ºC en los próximos nueve años, lo cual tendría consecuencias catastróficas para algunas de las personas más vulnerables de la Tierra, que ya sufren tormentas, hambre y pobreza, según Ocharán.

Asimismo, también se prevé que la distribución geográfica de esta desigualdad en las emisiones cambie próximamente, puesto que una mayor proporción de las emisiones que generan el 1% y el 10% más ricos del planeta procederá de países de renta media.

Así, para el año 2030, las personas que vivan en China serán responsables de casi una cuarta parte (23%) de las emisiones del 1% más rico, frente al 19% y el 11% de las que vivan en Estados Unidos y la India, respectivamente.

"La brecha en las emisiones para mantener vivo el objetivo del Acuerdo de París de limitar el calentamiento global a 1,5°C no es el resultado de los patrones de consumo de la mayor parte de la población mundial. Por el contrario, es un reflejo del exceso de emisiones de una pequeña élite, la más rica del planeta”, recalcó Tim Gore, autor del informe y responsable del programa de economía baja en carbono y circular del IEEP.

‘MEGAYATES’ Y JETS PRIVADOS

Para acabar con esta desigualdad en las emisiones para 2030, Gore consideró necesario que los países dirijan sus medidas a los más ricos, que contaminan más, y abordar de forma conjunta las crisis climática y de desigualdad.

Esto incluye adoptar medidas para limitar tanto las emisiones generadas por artículos y servicios de lujo como ‘megayates’, jets privados y viajes al espacio como las inversiones intensivas en carbono (por ejemplo, la adquisición de acciones de compañías de combustibles fósiles), según Gore.

"Si continuamos en la misma línea, se mantendrán las graves desigualdades en ingresos y emisiones en la población mundial, poniendo en cuestión el principio de equidad en el que se fundamenta el Acuerdo de París. Los esfuerzos de los gobiernos para reducir las emisiones deben basarse urgentemente en un análisis de la desigualdad en las emisiones", indicó Emily Ghosh, científica del SEI.

Oxfam Intermón advierte en el informe de que los líderes mundiales deben centrarse en lograr una mayor reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero para 2030 contribuyendo con su justa parte y velar por que las personas más ricas del mundo y de sus países hagan reducciones drásticas.
(SERVIMEDIA)
05 NOV 2021
MGR/clc/

Te puede interesar