García Rubio, rival de Garzón para liderar Izquierda Unida: “Podemos ya es el sistema, IU es la única alternativa”

Partidos 25 de octubre de 2020 Por Servimedia
Ve "desaparecida" a IU y "desequilibrada" la coalición con Podemos, pero no renuncia a seguir concurriendo juntos ni pondrá en cuestión el Gobierno con el PSOE
garcia rubio
- José Antonio García Rubio

José Antonio García Rubio, rival oficial desde este sábado del coordinador federal de Izquierda Unida, Alberto Garzón, para liderar la formación tras recabar los avales necesarios, considera que Podemos “ya es el sistema” y que IU es “la única alternativa de transformación profunda” del mismo a nivel estatal, “y se quiere acabar con ello”.

Así lo expuso en una entrevista que concedió a Servimedia, en la que justificó su candidatura a la Asamblea Federal de IU el próximo mes de enero por la necesidad de “hacer frente a aquéllos que quieren acelerar el proceso de fusión organizativa con Podemos”, no jurídica pero sí práctica; su propuesta se enfrentará a la de Garzón, supuestamente partidario de esa confluencia tácita.

El documento 'IU, la izquierda necesaria" de la candidatura de García Rubio reunió en seis días, hasta ayer viernes por la noche, avales de más del 2% de la militancia en ocho federaciones (Asturias, Canarias, Castilla la Mancha, Castilla y León, Galicia, Navarra, La Rioja y Comunidad Valenciana), cuando sólo le hacía falta recabarlos en tres. También superó ese porcentaje en el conjunto de España, con un total de 486, entre ellos el del excoordinador federal de IU Cayo Lara.

Para el candidato, “no es un problema de siglas, símbolos ni banderas; es un problema de proyectos. Sólo hay un proyecto alternativo al sistema a nivel estatal y es el de IU”. La deducción inmediata de esa aseveración es que considera que Podemos ya es sistema. “Hombre, yo creo que sí. Cuando se es vicepresidente o ministro de un Gobierno, se es sistema, eso es así”, sostuvo.

“Se habla de crisis de régimen, pero, si uno es ministro del Gobierno del régimen, es régimen. Si no, nos hacemos un lío, construimos maquinaciones lógicas, ectoplasmas políticos, cuestiones fantasmales que sobrevuelan por ahí y nunca aterrizan en la realidad”, advirtió, y puso un ejemplo concreto: “Si Podemos no cuestiona el Concordato con la Santa Sede, no sé si no es régimen”.

Un tema que emplazó a preguntar a Enrique Santiago, secretario general del PCE en el que él también milita, portavoz adjunto de Unidas Podemos en el Congreso de los Diputados y que irá en la lista de Garzón a la Asamblea Federal. Él se entrevistó con Europa Laica y constató que el grupo parlamentario no cuestionaría el Concordato en esta legislatura.

"COALICIÓN DESEQUILIBRADA"

Sin embargo, García Rubio también aduce otros motivos para marcar distancia con Podemos. En su opinión, “una parte importante de la afiliación de IU no está de acuerdo” con esa eventual fusión y “reclama que sea una organización soberana, políticamente autónoma”. Especialmente, cuando percibe diferencias importantes de programa, objetivos y análisis con Podemos y que la coalición, a tenor de cómo se han confeccionado las candidaturas, está “completamente desequilibrada” entre dos partidos igualados en número de militantes (18.000 frente a 19.000, según los últimos censos) y entre los que IU tiene “una extensión territorial importante y numerosos alcaldes y concejales” con los que no cuenta su socio.

Él deplora que, tanto en el programa como en la dirección de Unidas Podemos, “ahora la política institucional la decide el grupo parlamentario” y “los órganos de IU son meramente ratificadores”, el procedimiento inverso al que ha sido tradición en Izquierda Unida. Y enumera diferencias concretas. Por ejemplo, que, a su juicio, Podemos no ve como prioritarias las contradicciones de clase, sino las identidades; o que IU es federalista y no tiene “veleidades nacionalistas”.

También que, desde su punto de vista, IU defiende “un feminismo que no borra a la mujer” como la Ley Trans que promueve el Ministerio de Igualdad de Irene Montero (de hecho, Lidia Falcón, del Partido Feminista expulsado de IU por este motivo, apoya la candidatura de García Rubio); que IU pone el foco en viviendas dignas para todos y no sólo en evitar desahucios como cree que hace Podemos, y que su partido tiene una distinta concepción del papel que deben desempeñar lo público y la economía social, así como otras discrepancias en política internacional.

García Rubio cree que la confluencia ha sido perjudicial para Izquierda Unida. “Por supuesto. IU ha desaparecido. La gente pregunta: ‘Ah, ¿pero sigue existiendo?’ Eso indica que, si no se ha hecho adrede, es que se ha hecho muy mal”. Y no piensa que le haya sacado rentabilidad electoral. En este sentido, esgrimió que en 2014, cuando comenzó el proceso de confluencia, sus perspectivas estaban en el 15% del voto, superiores a las que actualmente tiene Unidas Podemos.

Un descenso que atribuyó a que el espacio “ha ido perdiendo personas, sectores y fuerza”, como los Anticapitalistas, el exlíder de IU Gaspar Llamazares y la cofundadora de Podemos Carolina Bescansa. A todos ellos está dispuesto a hacer hueco en Izquierda Unida en caso de que su candidatura gane la Asamblea Federal de enero.

CANDIDATURA ELECTORAL Y GOBIERNO DE COALICIÓN

El candidato menciona el ejemplo del Ayuntamiento de Zamora, donde IU por separado ha conseguido la mayoría absoluta (su alcalde, Francisco Guarido, cerrará simbólicamente la candidatura de García Rubio), como ejemplo de que IU tiene posibilidades de tener éxito electoral sin Podemos, pero en cualquier caso él no pone en entredicho la candidatura conjunta.

“No hay por qué despreciar los acuerdos electorales, con Podemos y con más fuerzas. La unidad popular entendida en sentido de llegar a acuerdos ha sido siempre una seña de identidad de IU y el PCE”, sostiene. “Cuando lleguen elecciones, IU, si mantiene su soberanía, hará la política de alianzas que considere oportuna en cada sitio”.

Si gana, García Rubio tampoco pondrá en peligro el Ejecutivo de coalición, aunque recuerda que los órganos de Izquierda Unida defendieron, frente a Podemos, un acuerdo programático con el PSOE sin entrar en el gabinete de Pedro Sánchez. “Los ministros de IU no van a salir del Gobierno (en realidad, ya sólo Garzón milita en la formación; Yolanda Díaz sigue en el PCE pero se dio de baja de IU). No vamos a hacer nada que represente un riesgo para el Gobierno mientras se cumpla el programa”, garantiza.

Y eso que, en su opinión, por el momento “el cumplimiento del programa de gobierno es escaso” y el Ejecutivo de coalición “es timorato frente a la derecha y seguramente hay que superar esas circunstancias”, porque un fracaso en su gestión (“No todo es márketing, la política son hechos”, dejó caer), como la que denuncia en la del Ingreso Mínimo Vital, “es abrirle las puertas a (el presidente de Vox, Santiago) Abascal”. Pero, admite simétricamente, “poner en cuestión el Gobierno significa abrirle todas las puertas a la derecha”.

García Rubio restó importancia al hecho de que los órganos de IU estén avalando con grandes mayorías las propuestas organizativas de Garzón, señalando que ahora mismo no son plurales y que muchas veces participan en las votaciones un tercio de los miembros con derecho a hacerlo, debido al desencanto del resto, que es el que él espera aprovechar. En este sentido, se declaró sorprendido del número de avales recibidos, cuando “avalar un documento alternativo es comprometerse públicamente”.
(SERVIMEDIA)

 prensaldia.com es un periódico para tomar posición, opinar y participar 

Si quieres publicar artículos, fotografías o vídeos, envía el material junto con tus datos a [email protected], el material será moderado y publicado. ¡Participa!

Te puede interesar