La dinastía de los Borbones: 300 años de corruptelas, exilios y venganzas

Curiosidades 08 de agosto de 2020 Por Redacción
La historia de la dinastía de los Borbónes, esta llena de exilios, huidas, desfalcos, venganzas, traiciones y negocios oscuros.
Dinastía de los Borbones. Monarquía España

La Casa de Borbón, de origen francés, aunque la primera corona a la que accedió fue la del Reino de Navarra. Actualmente es la casa reinante en España y el Gran Ducado de Luxemburgo. La procedencia de este apellido lo podemos ubicar en un departamento francés de Avernia. El apellido Borbón procede de una familia señorial que poseía un castillo en la localidad francesa de Bourbon l'Archambault originariamente vasallos de los condes de Bourges en Aquitania.

Todos los reyes y reinas de la dinastía borbonica han reinado en España durante los siglos XIX y XX.

 Para muchos que defienden la monarquía como sistema de Estado, ignoran o no quieren reconocer que éste sistema no es nada democrático, es un sistema feudal, bien es cierto que la monarquías europeas hoy en día no tienen relevancia en la política de un país, pero también es cierto que la Monarquía se mantiene gracias al pueblo, ¿Quién paga las vacaciones, alojamientos y caprichos de Felipe VI y familia?, es obvio, los españoles y de esos españoles la mayoría son clase trabajadora.

La historia de la dinastía de los Borbónes, esta llena de exilios, huidas, desfalcos, venganzas, traiciones y negocios oscuros.

Luis XIV, el Borbón que fue decapitado en la guillotina.

Este Borbón, también ostentaba el título de rey de Navarra, conocido como Luís V, durante su reinado aplicó mano dura en su territorio, lo que se conocía como la Baja Navarra. Cuando estalló la revolución francesa, la monarquía y sus seguidores empezaron a ser perseguidos y el pueblo, harto de mantener los vicios corruptos de Luís XIV, decidió apresarlo para posteriormente decapitarlo en la guillotina, fue el inició de lo que hoy conocemos como la República de Francia.

Aquí en España, Carlos IV y Fernando VII, padre e hijo se traicionan mutuamente. 

En España, los programas ilustrados reformistas y la implicación de España en los sucesos internacionales ocasionaron una profunda crisis del Estado y de la dinastía, que llegó a su punto álgido en el enfrentamiento entre el rey Carlos IV y su hijo, el príncipe de Asturias y futuro Fernando VII.

La conjura de El Escorial (1807) y el motín de Aranjuez (1808), promovidos por el círculo de Fernando contra el favorito de los reyes, Manuel Godoy, provocaron el derrocamiento de Carlos IV y la proclamación de Fernando VII. Estas alarmantes muestras de la descomposición de la dinastía sucedían en una España ocupada por las tropas de Napoleón I Bonaparte, a quien Fernando VII cedería el trono y quien luego cedió el título a su hermano, José I Bonaparte “Pepe Botella”. 

Isabel II, la de los tristes destinos.

La de los tristes destinos, así calificó Benito Pérez Galdos, a la hija de Fernando VI, Isabel II, que reinó en España entre 1833 y 1868,fecha en la que fue destronada por la llamada «Revolución Gloriosa», germen de la Primera República, y abandonar España con destino París, lugar donde abdicó en 1870 a favor de su hijo, Alfonso XII. Alfonso XII, llegó a España para restaurar la monarquía que perdió su madre. Tras su muerte prematura a los veintisiete años, víctima de la tuberculosis, fue sucedido en el trono por su hijo póstumo, Alfonso XIII, abuelo de Juan Carlos.

Alfonso XIII, expulsado de España, no por ser rey, sí por ser ladrón. 

Durante su reinado Alfonso XIII, experimentó cuatro problemas de suma importancia que acabarían con la monarquía liberal: la falta de una verdadera representatividad política de amplios grupos sociales, la pésima situación de las clases populares, en especial las campesinas, los problemas derivados de la guerra del Rif y el nacionalismo catalán. Todo ello con la guinda de la dictadura de Primo de Rivera, aceptada por el monarca.

Tras la caída de la dictadura, el pueblo se moviliza y empiezan las protestas antimonarquicas, se acusó al rey de haber auspiciado la dictadura de Primo de Rivera y de tener responsabilidades en el Desastre de Annual. el 14 de abril de 1931 se proclamó la Segunda República. El rey abandonó el país ese mismo día. Alfonso pasó su exilio alojado en hoteles de lujo de diferentes ciudades europeas, que podía pagar gracias a dinero depositado previamente en cuentas bancarias suizas e inglesas, una tendencia heredada por sus descendientes,  parece ser.

Juan de Borbón y Battenberg, el rey que no reinó

El hijo de Alfonso XIII, Juan de Borbón y Battenberg, asumió los derechos dinásticos como heredero de su padre.

El nombramiento de Juan Carlos como sucesor del dictador Franco con el título de rey en la Jefatura del Estado, que se produjo oficialmente el 19 de julio de 1969, y la aceptación por parte de Juan Carlos de dicho cargo, provocó el distanciamiento entre padre e hijo durante algunos años, pues Juan de Borbón se negó a ceder los derechos dinásticos que le había entregado su padre, Alfonso XIII, al no tolerar que su hijo aceptara ser rey de la monarquía instaurada por el general Franco. Finalmente, el 14 de mayo de 1977, en una sencilla y breve ceremonia celebrada en el ámbito familiar del palacio de la Zarzuela, renunció oficialmente a sus derechos dinásticos, cediendo a su hijo la jefatura de la Familia y Casa Real de España.

Juan Carlos I, mujeriego y corrupto.

El penúltimo rey de España, ha tenido que huir dejando la residencia oficial que mantenían los españoles por sus constantes casos de corrupción y líos amorosos, aunque eso sí, llevándose una fortuna económica y su título de monarca vitalicio, gracias al permiso de de una parte del Gobierno. 

El apoyo de los monárquicos a un rey corrupto. 

En España existe dos clases de monárquicos, los ilustrados tertulianos y periodistas de casa real, como Pilar Urbano y la otra clase sería los ignorantes monárquicos de clase media y trabajadora. 

La primera categoría podría entenderse su defensa de la monarquía, ya que siempre han vivido de lo que sucedía en Zarzuela, sería difícil imaginar como podrían subsistir en un país sin monarquía.

La segunda categoría, es la de esos ignorantes que defienden al rey aunque les robe, de clase media y trabajadora, aceptan ser los siervos del rey  y pagar con sus impuestos la vivienda, sueldo, educación y golferías de la familia real, algo que es absurdo, ridículo y estúpido en los tiempos que vivimos. 

Esta claro que tarde o temprano la monarquía en España desaparecerá, es cuestión de tiempo, y no van a se los republicanos los que la derriben, serán los mismos Borbones los que harán que desaparezca su dinastía en España con sus latrocinios, golferías y prácticas corruptas. 

(Fuentes consultadas de contrainformacion y apuntes históricos)

Redacción

Periódico digital de actualidad, abierto a la participación de sus lectores, seleccionando las últimas noticias para opinar, compartir y transformar la realidad.

 prensaldia.com es un periódico para tomar posición, opinar y participar 

Si quieres publicar artículos, fotografías o vídeos, envía el material junto con tus datos a [email protected], el material será moderado y publicado. ¡Participa!

Te puede interesar