Fiesta del barrio de Sant Antoni: parlamento de Pressenza Barcelona

Ciudades 21 de enero de 2020 Por
Trascribimos aquí una versión de nuestro parlamento y algunas imágenes y vídeo del pasado sábado, en la Fiesta del barrio de Sant Antoni.
Fiesta del barrio de Sant Antoni

PRENSALDIA150
Si quieres publicar artículos, fotografías o vídeos, envía el material junto con tus datos a [email protected], el material será moderado y publicado. ¡Participa!

 Javier Belda Redacción Barcelona

15MNos alegra mucho estar hoy aquí, en este barrio de Sant Antoni, que lo sentimos como si fuera nuestro barrio.

Aquí tenemos muchos amigos desde hace años, como Maite, Esperanza, Enric, Pep y tantos otros. El barrio de Sant Antoni es un lugar de referencia, uno de los lugares donde nació el 15M allá por 2011. Pero desde siempre los vecinos han estado organizados en la lucha reivindicativa por los derechos humanos, que no ha cesado ni un momento.

Precisamente hoy que estamos de fiesta queremos recordar estas cosas, que hay que celebrar. Todos los servicios que vemos ahora: el centro vecinal Calabria 66, los centros de salud, los centros educativos… Todo ello ha sido construido por esta generación que tenemos delante.

Ante este ejemplo caemos en cuenta nuevamente de que la realidad es menos lineal de lo que parece, y de que todo está conectado.

¿Quién nos iba a decir hace 9 años que muchas soluciones a los caminos cerrados y las viejas castas políticas en Barcelona y en el estado de España tendrían como clave a aquellos activistas del 15M? No partían de la nada, ya venían actuando desde siempre en la defensa de los más desfavorecidos: reivindicando el derecho a la vivienda, a la salud universal, pública y gratuita, el derecho a no ser pobre y, en el fondo de todos estos derechos, el derecho a NO SUFRIR.

El caso es que a muchas de las personas de las Mareas les produce bienestar y gusto por la vida reivindicar este derecho al NO SUFRIMIENTO de la gente. Por eso, su causa sigue vigente y con tanta potencia como siempre. Lo vemos con claridad actualmente en el discurso de la Marea Pensionista, de la Marea Blanca, de la Marea Groga y de todas las otras Mareas.

Imágenes: Esther Vázquez

A nosotros nos corresponde hablar de Pressenza. No es algo separado de esta causa.

Somos una agencia de prensa internacional que encontrareis en internet muy fácilmente. Presssenza es otro de esos ejemplos del SI SE PUEDE.

¿Cómo un puñado de personas humanistas esparcidas en diferentes ciudades, ilusionadas por los derechos humanos, por la paz y por la filosofía de la no violencia iban a meterse en ese mundo de las agencias internacionales de información?

Pues esto ocurrió, no hace tanto, o quizá sí, allá por el 2009.

Pressenza se edita actualmente en: alemán, catalán, castellano, francés, griego, húngaro, inglés, italiano, portugués, turco y está en proyecto hacerlo en ruso y en árabe.

Pero sobre todo queremos invitaros a participar en el proyecto de Pressenza Cataluña. Comprobaréis que la participación es muy abierta. Se puede participar enviando una foto, un video, un texto. Podéis anotaros a las redes sociales de twitter, de WhatsApp, de Facebook. La línea editorial de Pressenza es plural, únicamente no vamos a difundir los contenidos violentos: el fascismo, el racismo, la xenofobia, etc.

Sabemos muy bien que desde los monopolios de la información se ejerce la manipulación y el control mental por parte del sistema. Ese sistema que lo codicia todo para unos pocos e impone el NO SE PUEDE a toda la sociedad.

Muchos jóvenes hoy se manifiestan en contra del machismo, por un cambio climático profundo o por el recorte de la libertad… Pressenza es una herramienta que ponemos en vuestras manos.

La vieja generación tiene este gran legado para una nueva generación, para construir el nuevo mundo. Queremos que esta herencia no sea ese mundo agotado, devastado y asfixiante que nos tocó vivir y que aún hoy aprisiona a tantos millones de personas.

Hoy el anti-humanismo se presenta de manera nítida en todo el mundo en la expresión de la derecha extrema y la ultraderecha.

Así que este no es un camino fácil, porque en él sois imprescindibles para que no se desvanezca.

Ahora bien, conviene matizar en que consiste este ofrecimiento. Quienes tenemos ya alguna experiencia en el activismo social sabemos que existe una gran variedad de posibles desvíos. Seguramente eso está en la condición humana y va a resultar muy difícil evitar las diversas formas de manipulación que surgen casi sin darnos cuenta, pero como mínimo es oportuno ser claros en este sentido.

Cuando se pretende delegar, hay que aceptar que lo nuevo no es una reproducción de lo viejo, sino que tendrá su propia dinámica y estilo. Igualmente hay que evitar la falsedad de delegar, pero en el fondo no estar dispuestos a soltar nada, sino más bien querer sumar instancias que se conviertan en instrumento de nuestra intención.

Esto lo hemos visto en la historia en las mejores causas y para ello se han usado formas más directas o indirectas. ¿Que las delegaciones no están bajo mis directrices?… Entonces se les hace el vacío.

Una cita de Silo sobre el tema de la memoria y el paisaje humano dice:

“…una generación cuando accede al poder tiende a plasmar externamente los mitos y las teorías, las apetencias y los valores de aquellos paisajes hoy inexistentes pero que aún viven y actúan desde el recuerdo social en que se formó ese conjunto. Y ese paisaje fue asimilado como paisaje humano por los hijos y como “irrelevancia” o “desvío” por sus padres. Y por más que luchen entre sí las generaciones, la que adviene al poder se convierte de inmediato en retardataria al imponer su paisaje de formación a un paisaje humano ya modificado o que ella misma contribuyó a modificar. De este modo, en la transformación que instaura un nuevo conjunto está el retraso que arrastra desde su época de formación. Y contra ese retraso choca un nuevo conjunto que se está formando”.

Siendo conscientes de que el motor de la historia es el relevo generacional, tener presentes estos matices nos puede servir para impulsar lo nuevo y para sacar el mejor provecho de todas las cosas valiosas ya construidas.

Te puede interesar