La policía de India mata a cuatro detenidos por una violación y asesinato

Mundo 06 de diciembre de 2019 Por
Los oficiales dispararon a los cuatro sospechosos en medio de un supuesto intento de fuga, que tuvo lugar durante la reconstrucción del crimen en las afueras de la ciudad de Hyderabad. La acción de los agentes fue celebrada por cientos de personas en movilizaciones.
Detenidos asesinados por la Policía, por Reuters
- Fuente: Reuters.

PRENSALDIA150
Si quieres publicar artículos, fotografías o vídeos, envía el material junto con tus datos a [email protected], el material será moderado y publicado. ¡Participa!

La policía de la India ha matado a tiros a los cuatro hombres que tenía bajo custodia como sospechosos del secuestro, violación, asesinato e incineración de una veterinaria de 26 años que ha conmocionado el país. Los cuatro habían sido trasladados al lugar en el que el pasado día 27 fue hallado el cadáver, en una zona apartada a las afueras de la ciudad de Hyderabad, para participar en la reconstrucción del crimen cuando, según la policía, intentaron huir y los agentes abrieron fuego. Los sospechosos murieron en el acto.

N. Prakash Reddy, subcomisario de Shamshabad, ha explicado esta mañana que los cuatro hombres –dos camioneros y dos limpiadores de camiones de entre 20 y 26 años– mantuvieron un enfrentamiento con los agentes que los custodiaban. "Se produjo un fuego cruzado. En él, los cuatro acusados han muerto", ha añadido, precisando que dos agentes han resultado heridos, informa Reuters. Por el momento no hay detalles sobre cuantos policías habían escoltado a los cuatro acusados y si estos estaban esposados o atados juntos, como suele ser habitual.

La policía india ha sido acusada con frecuencia de ejecuciones extrajudiciales, especialmente en su lucha contra las bandas en Bombay y las insurrecciones en el estado de Punjab y la disputada región de Cachemira.

Los detenidos estaban acusados de violar en grupo y matar a una veterinaria de 26 años, a la que engañaron antes de cometer el crimen. Primero le pincharon las ruedas de su motocicleta y después, mientras fingían que le ayudarían a repararla, la llevaron a la fuerza hasta un lugar donde la violaron en grupo y asfixiaron, para a continuación quemar su cuerpo con gasolina.
 
El crimen desencadenó la indignación en la India y provocó varios días de protestas de centenares de mujeres en distintas ciudades del país que pidieron más contundencia en los castigos de violación, y mayor celeridad en los juicios de vía rápida para estos casos.

Poco después de que se conociera la muerte de los cuatro acusados una multitud comenzó a llegar al lugar del suceso para aplaudir la acción policial y apoyar a los agentes: unos les lanzaron flores, mientras otros les felicitaban y alzaban en brazos entre vítores.

Las redes sociales también se hicieron eco de la satisfacción de una parte de la población, que ve con alegría lo que presumen fue una ejecución extrajudicial, compartiendo fotografías de los oficiales a los que llaman "héroes".

Las leyes contra las agresiones sexuales se endurecieron en la India después del caso de Jyoti Singh, que murió tras ser violada y torturada por seis hombres en un autobús en 2012 en Nueva Delhi, en un caso que trascendió las fronteras y que marcó un antes y un después, aunque no evitó que estos delitos sigan repitiéndose.

Te puede interesar