¡Esto si es motivo de celebración y agradecimiento!

Sociedad - Movimientos Sociales 10 de noviembre de 2022 Por Redacción
45 Aniversario de la FRAVM : Más de un millar de personas participa en una emotiva jornada de fiesta y reivindicación
manifiesta45aniosfravfm
El presidente de la FRAVM, lee el comunicado final de la manifiesta en el Cerro del Tío Pío / Foto: @fredgscott.


El pasado sábado, 5 de noviembre, en una jornada para el recuerdo, la FRAVM y el movimiento vecinal madrileño demostraron que, a pesar de su veteranía, se encuentran muy vivos y tienen mucho futuro. Más de un millar de personas participaron en los actos de celebración del 45º aniversario de la legalización de la Federación Vecinal en Puente de Vallecas.

La jornada arrancó como le gusta a nuestro movimiento, en la calle, con una marcha reivindicativa y festiva que, con el lema “Hoy como ayer, el barrio es de la gente, es nuestro. Unidad vecinal frente a la carestía de la vida, los ataques a la democracia y los derechos sociales”, salió de dos lugares diferentes, la estación de Metro Miguel Hernández y el barrio de Palomeras Bajas. En Palomeras lo hizo precisamente desde la escultura que, dedicada a nuestro movimiento, está formada por letras de ladrillo con el viejo grito de guerra vecinal “El Barrio es Nuestro”. Recordemos que el origen del movimiento vecinal madrileño se identifica con la legalización, en 1968, de la Asociación de Vecinos de Palomeras Bajas.

cabecera-768x384Cabecera de la manifestación que partió del metro de Miguel Hernández . Foto: @fredgscott

Para su celebración, la FRAVM había fletado un autobús desde Parla y otro desde San Fernando de Henares, que transportaron hasta Miguel Hernández integrantes de asociaciones y plataformas vecinales de esos municipios. Ambos grupos se hicieron muy visibles durante la manifestación. En el de San Fernando los miembros de las asociaciones vecinales Jarama y Parque Henares caminaron junto a un buen número de vecinos y vecinas afectados por los derribos y daños de las viviendas provocados por la línea 7B de Metro, a los que luego se unió el propio alcalde la localidad, Javier Corpa. Lo hicieron detrás de una pancarta en la que exigían a la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, soluciones duraderas a su grave problema. Recordemos que hasta el momento 120 personas han tenido que ser realojadas, 27 casas han sido derribadas y 411 edificios se encuentran afectados por la mayor chapuza de la historia del transporte público en la Comunidad de Madrid.

IMG_2886-768x512

Columna de Vallecas a su paso por la Asamblea de Madrid

En las dos columnas, que a las 12:00 confluyeron a la altura del estadio de fútbol del club Rayo Vallecano, desfilaron representantes vecinales de casi todos los distritos de la capital y de otros municipios como Alcalá de Henares, Leganés, Majadahonda, Tres Cantos y San Sebastián de los Reyes. Muchos de ellos y ellas llevaban carteles y pancartas alusivos a sus zonas, algunos con el viejo lema vecinal: “San Sebastián es nuestro”, “Usera es nuestra”, “Prosperidad es nuestra”, “Fuencarral es nuestro”…

 Columna de Vallecas a su paso por la Asamblea de Madrid
Entidades vecinales de Moratalaz, Vicálvaro, Chamberí, Centro, Villaverde, Chamartín, Ciudad Lineal, San Blas-Canillejas, Usera, Carabanchel, Hortaleza, Retiro, Villa y Puente de Vallecas, Tetuán, Arganzuela, Moncloa-Aravaca…marcharon unidas mostrando reivindicaciones locales como la paralización del macroparking del hospital Niño Jesús, la absolución de la activista contra los desahucios Nani de Alcalá o el cierre de la incineradora de Valdemingómez, y otras más generales como la defensa de una sanidad, una educación y unos servicios sociales públicos y de calidad.

Colectivos ecologistas y agrupaciones feministas también estuvieron presentes en la marcha de la FRAVM, así como la Plataforma Respira Madrid, la Plataforma de Afectados por la Vivienda Pública y Social (PAVPS) y la Plataforma Maestra Justa Freire, que lucha por la restitución de nombres democráticos al callejero de la capital. Además, hay que destacar la presencia de un buen número de representantes políticos que, esa mañana, quisieron festejar junto a las asociaciones vecinales el aniversario de su federación. Representantes como Mónica García, portavoz de Más Madrid en la Asamblea de Madrid; Alejandra Jacinto, la portavoz de Unidas Podemos; Juan Lobato, el portavoz del Grupo Socialista, o los diputados/as María Pastor y Alejandro Sánchez (Equo) y Diego Cruz (PSOE). Tampoco faltaron la portavoz del grupo municipal socialista Mar Espinar, la concejala del Grupo Mixto Marta Higueras, el candidato a la alcaldía por Podemos Roberto Sotomayor y la portavoz de IU Carolina Cordero. Además, acompañó a las asociaciones vecinales el concejal de Más Madrid y ex presidente de la FRAVM Nacho Murgui, además de otros ediles de su grupo, como el vallecano Paco Pérez.

IMG_2317-768x512

 Las y los manifestantes marcharon animados en todo momento por los sones de dos charangas, la Charanga de Palomeras y Somos Agua, y por los de los grupos de percusión Batutribu y Rakatuí, conformando una ruidosa serpiente multicolor que, una vez que dejó atrás el estadio del Rayo y la avenida de la Albufera, ascendió lenta pero muy alegre, hasta el Cerro del Tío Pío, donde finalizó. Allí, en el conocido como “parque de las siete tetas”, uno de los miradores más espectaculares de la ciudad, el presidente de la FRAVM, Quique Villalobos, leyó un comunicado en el que, además de mostrar su agradecimiento a todas aquellas personas, colectivos y organizaciones “que nos han acompañado en estos 45 años”, puso en valor la labor de las agrupaciones de barrio y de la federación, “una organización actualmente compuesta por 292 asociaciones y que hoy, en 2022” está guiada por “el mismo anhelo de defender una sociedad libre, justa e igualitaria que haga de sus barrios y municipios lugares más amables, solidarios y comprometidos con una vida digna para sus vecinas y vecinos”.

En su alocución (que reproducimos íntegramente al final de esta noticia), Villalobos repasó algunas de las prioridades y batallas actuales del movimiento vecinal, entre las que destacan la lucha contra la carestía de la vida y por el derecho a la alimentación de toda la población, el apoyo a los afectados por la línea 7B de Metro y a las familias damnificadas por la venta de viviendas públicas a fondos buitre, la batalla contra el ruido y las formas de ocio poco respetuosas con el vecindario, el cierre de la incineradora de Valdemingómez, el problema de la limpieza en la capital, la demanda de dotaciones y equipamientos en los nuevos barrios, la defensa del reequilibrio territorial de nuestras ciudades y, por supuesto, la lucha por una sanidad pública de calidad, un derecho hoy en crisis en la Comunidad de Madrid. “Nadie podría imaginar que en 2022, bien entrado el siglo XXI, tardasen diez, quince, veinte días en darte una cita médica en atención primaria, que fueses una noche a las urgencias de tu zona y te encontrases el centro cerrado, o que tuvieses que esperar un año para conseguir que te vea una especialista o que tarden ocho meses en hacerte la operación que precisas. Pero ocurre, vaya que si ocurre y por eso tenemos que salir a la calle organizadas con nuestras asociaciones vecinales, semana tras semana, a manifestarnos frente a nuestros centros de salud y nuestros hospitales. Todas lo sabemos, la próxima será el domingo 13 de noviembre. Ese día vamos a llenar Madrid, como ya hicimos el 22 de octubre, para defender una sanidad pública de calidad y universal. Y que lo haremos las veces que sean necesarias hasta obligar a la Comunidad de Madrid a que renuncie a sus planes privatizadores”, aseguró el presidente de la FRAVM ante un mirador repleto hasta la bandera.

Música para todas las edades

IMG_2985-768x512
 Tras su intervención, peques y mayores pudieron disfrutar de las fantásticas actuaciones de Yo Soy Ratón, un grupo que ha revolucionado la música infantil, y de Tongo, un conjunto que mezcla con maestría estilos y ritmos de acá y de allá, del otro lado del Atlántico. En un concierto que finalizó en torno a las 15:30, con sus sones hizo moverse hasta a los más siesos. Entre los dos grupos, el “coro autogestionado y horizontal de Madrid” Corofon, que tiene su sede en el Centro Social Seco, hizo las delicias del público con la interpretación, a capela, de cuatro temas clásicos de pop-rock.

Por otro lado, en unas carpas situadas en un extremo del mirador, más de 200 niños y niñas participaron en los talleres que, durante tres horas y con enorme éxito, fueron organizados para la ocasión por las y los profesionales del Proyecto de Dinamización Vecinal de la FRAVM. En el mismo recinto de los conciertos, la federación instaló además un stand informativo y una exposición que repasa, por ejes temáticos, sus 45 años de historia.

escala-humana-1536x836

Galería de imágenes: TODAS LAS FOTOS de la ManiFiesta Vecinal en Flickr ->

 Comunicado del presidente de la FRAVM, Quique Villalobos, con motivo de la jornada de celebración del 45 aniversario de la legalización de la entidad:
Saludo y agradecimiento general

Como sabéis, el 2 de noviembre de 1977 la Federación Provincial de Asociaciones de Vecinos de Madrid, por fin, era legalizada tras dos años muy duros e intensos, plagados de protestas ante la negativa del régimen a reconocer aquella incipiente organización, fruto de la unión de varias decenas de asociaciones vecinales, que llevaban ya años haciendo de sus barrios y municipios lugares más amables, solidarios y comprometidos con el anhelo de una sociedad libre, justa e igualitaria.

Por eso estamos hoy aquí, para celebrar el 45 aniversario de la legalización de la FRAVM, una organización actualmente compuesta por 292 asociaciones y que hoy, en 2022, nos mueve el mismo anhelo de defender una sociedad libre, justa e igualitaria que haga de sus barrios y municipios lugares más amables, solidarios y comprometidos con una vida digna para sus vecinas y vecinos.

Y es que, pese a lo que cualquiera podría imaginar, nuestra región no vive sus mejores momentos de estos últimos 45 años, más bien al contrario. En Madrid parece confirmarse que cada crisis hace más pobres a las pobres y más ricos a los ricos. Y que es la gente y sus asociaciones quienes tienen que salir a proteger a quien más lo necesita, como ocurrió recientemente en la pandemia con las redes de solidaridad vecinal y sus despensas. Aquí mismo, donde estamos, Somos Tribu VK recibía el Premio Ciudadano Europeo y lo hacía extensivo a todas aquellas redes que lo dieron todo en aquellos difíciles momentos.

Cualquiera podría pensar que en 2022, si tu casa se hunde porque el metro que pasa por debajo está mal construido y ha debilitado el terreno, la Comunidad de Madrid asumiría al momento la responsabilidad y te daría una solución habitacional digna y una justa indemnización. Pero no, tienen que ser las vecinas y vecinos quienes organizados en torno a una asociación reclamen y persigan al gobierno para que asuma su responsabilidad y haga su trabajo.

O que si vives en una vivienda pública porque lo necesitas, ni el ayuntamiento ni la Comunidad de Madrid la vendería a un fondo buitre desentendiéndose de tu situación y de lo que te pueda pasar. Y es entonces, cuando las vecinas y vecinos se tienen que organizar en una asociación y litigar hasta que la justicia les da la razón. Y seguir protestando y litigando hasta que la Comunidad de Madrid cumple una sentencia y recupera esas 2935 viviendas. Y seguir protestando y litigando hasta conseguir que todas y cada una de las familias consiguen regularizar su vivienda.

Nadie podría imaginar que en 2022 El Ayto de Madrid mantuviese a la intemperie miles de sacas con cenizas toxicas, degradándose hasta verter su contenido y exponer a las vecinas y vecinos al peligro de respirar aire contaminado con esos tóxicos. Pero ocurre, y tienen que ser estas vecinas y vecinos quienes organizadas en asociaciones vigilen el mal hacer del ayto. y lo denuncien.

Nadie pensaría que 2022 en España, en Madrid, a 45 años del final de la dictadura franquista, seguirían existiendo calles con nombres vinculados a aquella fatídica época y su terrorífico régimen. Pero existen, y tienen que ser vecinas y vecinos, organizadas en asociaciones quienes persigan que dichas calles lleven nombres dignos como el de la Maestra justa Freire.

Tampoco parece razonable que en 2022 el ruido siga sin ser considerado algo grave y que el ayto pueda cambiar las normas para extender por toda la ciudad terrazas hasta altas horas de la noche, ocupando grandes extensiones de espacio público, sin importarles los perjuicios que se pueda causar a quienes viven encima. Pero ocurre y las vecinas y vecinos, con sus asociaciones al frente, tenemos que organizarnos, protestar y recurrir ante estos abusos.

Como tampoco parece razonable que te vayas a vivir a un nuevo barrio, que metas todas tus ilusiones y tus recursos en una vivienda y que no puedas desarrollar tu proyecto de vida porque pasan los años y el transporte no llega, los parques son eriales, no hay centros escolares o los que hay son privados concertados, no hay biblioteca, ni centro cultural, ni polideportivo ni nada de aquello que cualquiera asocia a la existencia de un barrio. Y, como no, tienen que ser las vecinas y vecinos, organizados en una asociación vecinal quienes reclamen y luchen hasta por un simple semáforo.

En 2022 ¿quién podría imaginar que en la capital del reino pudiera darse tal fenómeno de desigualdad que se pudiera trazar una diagonal de SW a NE que separase un norte rico de un sur pobre? Pues ocurre y son las vecinas y vecinos quienes con sus asociaciones vecinales vienen luchando por romper ese desequilibrio territorial que se traduce en muchas realidades injustas como, por ejemplo, que no se limpien barrios porque nadie los ha incluido en el contrato de limpieza correspondiente.

Nadie podría imaginar que en 2022, bien entrado el siglo XXI, tardasen diez, quince, veinte días en darte una cita médica en atención primaria, que fueses una noche a las urgencias de tu zona y te encontrases el centro cerrado, o que tuvieses que esperar un año para conseguir que te vea una especialista o que tarden ocho meses en hacerte la operación que precisas. Pero ocurre, vaya que si ocurre y por eso tenemos que salir a la calle organizadas con nuestras asociaciones vecinales, semana tras semana, a manifestarnos frente a nuestros centros de salud y nuestros hospitales. Todas lo sabemos, la próxima será el domingo 13 de noviembre. Ese día vamos a llenar Madrid, como ya hicimos el 22 de octubre, para defender una Sanidad Pública de calidad y universal. Y que lo haremos las veces que sean necesarias hasta obligar a la Comunidad de Madrid a que renuncie a sus planes privatizadores.

Todo esto y mucho más nos tiene ocupadas a diario junto con cientos de proyectos que surgen de la iniciativa de la gente y que confirman sus potencialidades en proyectos culturales, en fiestas, en talleres, espacios de encuentro, de escucha, de crianza, de ayuda mutua. En todo esto llevamos 45 años y en ello seguimos porque tenemos claro que no queremos ser parte del menú, queremos ser parte de la mesa y que nadie va a venir a regalarnos nada. ¿Lo tenemos claro, verdad?

En este camino no hemos estado solas, hubiera sido imposible abordar tanto trabajo, tanta pelea sin estar acompañadas de otras organizaciones, colectivos y profesionales. Porque las desposeídas, las “sin poder”, el recurso que tenemos es la unión, porque nos hace más fuertes. Y en ese trabajo de construcción de una sociedad libre, justa e igualitaria hemos tenido la inmensa suerte de compartir espacios con los sindicatos de clase, con organizaciones ecologistas, asociaciones feministas, con ONGDs, con asociaciones juveniles, de grupos defensores del derecho a la vivienda y de los demás derechos humanos, con asociaciones de consumidores, culturales, comerciantes… a todas vosotras nuestro reconocimiento y agradecimiento.

Quiero acabar agradeciendo a todas las asociaciones federadas por creer en la FRAVM, por construir en común y por sostenerla, al igual que a todas aquellas personas que de forma directa o indirecta, asumiendo más o menos responsabilidades han hecho de la FRAVM la gran organización que es hoy y especialmente a quienes me han precedido en el cargo que tengo el inmenso honor de ejercer. También quiero trasladar un especial agradecimiento a todas las trabajadoras y trabajadores de la FRAVM, sin quienes todo habría sido mucho más difícil e incluso imposible. Y, por último, nuestro recuerdo y homenaje a todas las compañeras y compañeros que nos han dejado en todo este tiempo.

Únete a la COMUNIDAD de usuarios del grupo GLOBATIUM para redactores, fotógrafos, periodismo ciudadano, etc...

Intercambiar, aprender y abrir nuestras posibilidades de expresión y participación.

Te puede interesar