Caos y más de 100 detenidos en la marcha por el primer aniversario de los chalecos amarillos

Europa 16 de noviembre de 2019 Por
Sin una organización en bloque ni reclamos puntuales, miles de personas se movilizaron en París. Se reiteraron los actos vandálicos y la quema de automóviles. Se prevén nuevas manifestaciones para el 5 de diciembre.  
Fuente: Euronews.

PRENSALDIA150
Si quieres publicar artículos, fotografías o vídeos, envía el material junto con tus datos a [email protected], el material será moderado y publicado. ¡Participa!

Los chalecos amarillos celebraron el sábado el primer aniversario del movimiento con manifestaciones muy minoritarias y marcadas por la violencia. En París, los actos de vandalismo y los altercados con la policía se prolongaron durante buena parte del día en la place de l’Italie, en el sur de la ciudad, donde se congregaron unas 3.000 personas. El prefecto de la policía suspendió la marcha. La incógnita es si la protesta en la calle, que empezó el 17 de noviembre de 2018 y se ha reproducido cada fin de semana, está finiquitada o si puede tomar un nuevo impulso en coalición con otros movimientos sociales.

La manifestación del primer año en París reflejó el ambiente caótico que ha rodeado la revuelta desde el principio: la mezcla de personas con el chaleco amarillo y otras de negro y encapuchadas. La ausencia de lema o servicio de orden en la marcha. Los destrozos, entre otros a un monumento al mariscal Juin, que se unió a De Gaulle durante la Segunda Guerra Mundial para derrotar el nazismo. Los lanzamientos de piedras e incendios de automóviles y barricadas, y los gases lacrimógenos de las fuerzas del orden. Ni siquiera había una sola marcha, sino dos, pero los Campos Elíseos, escenario de los tumultos más espectaculares, quedaron a salvo. Por la tarde había 103 detenidos, y los disturbios se habían trasladado al céntrico barrio de Les Halles.

En los últimos meses las protestas han perdido fuerzas, pasando de decenas de miles de participantes a solo unos pocos miles, sin embargo, los líderes del movimiento de protesta hicieron un llamamiento para conmemorar el primer aniversario del mismo. En su apogeo a fines de 2018, el movimiento creció hasta llegar a 300,000 personas. Por último las protestas han sido prohibidas cerca de lugares turísticos como la Torre Eiffel y 20 estaciones de metro.

La jornada conmemorativa dejó constancia de la habilidad de los agitadores para atraer el foco mediático, pero posiblemente el futuro de los chalecos amarillos se juegue en su capacidad para confluir con los múltiples descontentos sociales en la Francia de Emmanuel Macron. Desde la huelga en las urgencias de los hospitales a las protestas estudiantiles por la precariedad, pasando por la jornada de movilizaciones que se prepara para el 5 de diciembre contra la reforma de las pensiones, hay un malestar de fondo, más allá de los chalecos amarillos, en amplios sectores de la sociedad.

Te puede interesar