La pandemia redujo los fuegos forestales a la segunda cifra más baja desde 1987 en España

Ecología y medio ambiente 09 de febrero de 2021 Por Servimedia
Con casi 66.000 hectáreas quemadas, según el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
fuegos

El año pasado fue el segundo con menos siniestros forestales (esto es, la suma de incendios y conatos) en España desde 1987 y la superficie quemada fue un 30,7% inferior a la media del decenio entre 2010 y 2019, para lo cual influyeron en parte las medidas de confinamiento y de reducción de la movilidad por la pandemia del coronavirus.

Así se desprende de datos del Centro de Coordinación de la Información Nacional sobre Incendios Forestales (CCINIF), dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, a partir de la información suministrada por las comunidades autónomas.

Los datos provisionales del CCINIF, recogidos por Servimedia, indican que 7.745 siniestros forestales se registraron en España a lo largo del año pasado, lo que supone un 33,7% menos en relación al promedio de la última década y el segundo dato más bajo desde 1987, sólo por detrás de los 6.672 conatos e incendios contabilizados en 2018.

De ese total de siniestros forestales, 5.168 fueron conatos (es decir, con menos de una hectárea afectada) y 2.577 incendios (al menos una hectárea quemada), que son la segunda y la tercera cifra más baja del decenio, respectivamente.

Los siniestros arrasaron 65.923,08 hectáreas de superficie forestal durante el año pasado, lo que representa un 30,7% menos respecto al promedio de la década y un 21,6% menos en relación a 2019. También es la cuarta cifra más baja del último decenio, la sexta más pequeña del siglo y la séptima desde 1974.

En 2020 se declararon 19 grandes incendios forestales (cuando la superficie calcinada supera las 500 hectáreas), dos menos que la media de la última década.

La pandemia de la Covid-19, enfermedad causada por el último coronavirus, influyó en la mejoría de los datos. "En cierto grado, podemos decir que el confinamiento y las medidas de restricción de la movilidad han influido para que haya menos incendios porque cerca del 90% de ellos están relacionados con la actividad humana, aunque no todos son intencionados. Entendemos que es un factor que ha influido, pero no el único", apuntaron desde el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

No en vano, el año pasado fue normal en cuanto a lluvias, con una precipitación acumulada media en la España peninsular de 606 litros por metro cuadrado, esto es, un 5% menos del valor promedio anual del periodo de referencia entre 1981 y 2010, según la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). Se trata del 25º año más seco del registro histórico, que comienza en 1961, y el octavo menos lluvioso del siglo XXI.

Además, 2020 fue extremadamente cálido con una temperatura media en la España peninsular de 14,7ºC, lo que supone 1,0ºC más respecto a la media entre 1981 y 2010. Fue, junto con 2017, el año más cálido desde 1961.

ZONAS GEOFRÁFICAS

De la superficie arrasada por el fuego en 2020, que supone un 0,237% del territorio nacional, un total de 9.291,90 hectáreas corresponden a vegetación herbácea (pastos y dehesas) y el resto, a vegetación leñosa, concretamente 39.252,81 hectáreas de matorrales y monte abierto, y 17.378,37 de superficie arbolada.

El noroeste (Asturias, Cantabria, Galicia, País Vasco y las provincias de León y Zamora) concentró un 44,43% de los incendios y conatos forestales en 2020, en tanto que el resto de siniestros se repartieron entre las comunidades interiores (las provincias de las regiones no costeras, salvo León y Zamora), con un 35,53%; el área mediterránea, con un 19,12%, y Canarias, con un 0,92%.

En cuanto a la superficie forestal arrasada por el fuego, un 47,61% pertenece al noroeste; un 24,58% a las comunidades interiores; un 24,58% también al área mediterránea, y un 3,22% a Canarias.

La superficie arbolada calcinada se produjo fundamentalmente en el área mediterránea (58,11%), por delante del noroeste (20,72%), las comunidades interiores (17,96%) y Canarias (3,21%).

El mayor incendio forestal fue el declarado el pasado 27 de agosto en Almonaster la Real (Huelva), que quemó 12.101,35 hectáreas y se convirtió, de largo, el más dañino de 2020. El siguiente de la lista también comenzó ese mismo día en Cabezuela del Valle (Cáceres), con 4.118,78 hectáreas afectadas. Esos dos fuegos abarcan un 24,6% de lo quemado durante todo el año pasado.
(SERVIMEDIA)

Te puede interesar