Garzón y su apuesta firme contra las casas de apuestas: cerradas hasta las 22 horas y grandes limitaciones a su publicidad

Actualidad 15 de enero de 2020 Por
El nuevo ministro de consumo se enfrentada de esta forma a una multinacionales del juego que cuentan con gran poder, dinero, influencia y posibilidad de ejercer presión.
Alberto Garzon Izquierda Unida

PRENSALDIA150
Si quieres publicar artículos, fotografías o vídeos, envía el material junto con tus datos a [email protected], el material será moderado y publicado. ¡Participa!

Aprobar una Ley de Juego que ponga coto a la ‘barra libre’ que actualmente existe en las apuestas, es uno de los objetivos prioritarios de  Alberto Garzón en su nuevo Ministerio de Consumo y será una de los primeros reales decretos que se llevarán al consejo de ministros.

La lacra del juego online ha crecido en España de forma significativa durante los últimos años. Sólo en el tercer trimestre de 2018 movió 4.567 millones de euros, lo que representa el 1,29% menos que el mismo período del año anterior, pero el 55% más que en los mismos tres meses de 2016.

El crecimiento ha venido acompañado de importantes campañas publicitarias en medios de comunicación por parte de las empresas del sector, lo que, entre otras cosas, ha contribuido a incrementar el número de jugadores jóvenes. En 2018 hubo 397.570 usuarios de entre 18 y 25 años, es decir, el 12,5% más que el año anterior. El gasto medio anual de los jugadores de este rango de edad fue de 189 euros.

Se trata de una de las primeras guerras que libre el equipo de Pablo Iglesias en esta legislatura. Este proyecto cuenta ya con una base: se apoya en una medida que Podemos llevó por primera vez en su programa electoral a la Comunidad de Madrid en las pasadas autonómicas, por lo que no es una propuesta improvisada.

La iniciativa tiene dos aspectos importantes:

 1.- La futura ley prevé prohibir que los locales de apuestas puedan abrir antes de las 22 horas ni puedan instalarse cerca de centros escolares

2.- Restringir la publicidad de los operadores a niveles similares a los de las marcas de tabaco, de forma que no puedan anunciarse en eventos deportivos. El más perjudicado sería el fútbol, ya que una mayoría de los equipos profesionales se financia con el patrocinio de este negocio. Se pondría coto, por tanto, a la publicidad en las camisetas de los equipos o que jugadores puedan ser la imagen de estas casas de apuestas.

El nuevo ministro de Consumo se enfrenta de esta forma a las multinacionales del juego, quienes cuentan con gran poder, dinero, influencia y posibilidad de ejercer presión.

Con información de albacetealdia.es

Te puede interesar