ELCA es una compañía del sector tecnológico independiente de Suiza. Con sus 50 años de experiencia en el sector, actualmente es una de las empresas más destacadas, todo un referente a nivel internacional.

Precisamente esta internacionalidad de la empresa constituye la base de muchas ventajas que son identificadas por profesionales interesados en formar parte de su equipo. De hecho, el crecimiento de la compañía es constante y en la actualidad ya cuenta con más de 900 profesionales, para las distintas especializaciones que ofrece en sus servicios y productos.

Trabajar en una empresa internacional permite afrontar proyectos más importantes

ELCA comenzó en Suiza como empresa independiente de tecnología. Con el paso de los años, comenzó a abrir más sedes en el país y a exportar sus servicios al extranjero.

Actualmente ELCA está presente en varios países de Europa y Asia. Tiene sedes en Suiza, Inglaterra, Francia o España, así como también en Vietnam.

Por descontado, esta internacionalización permite conseguir proyectos diferentes en cada uno de los países, pero sobre todo ofrece la oportunidad de abordar proyectos cada vez más importantes, sobre todo aquellos de índole internacional.

El sector tecnológico no puede obviar el factor internacional de sus servicios, lo que implica que los proyectos que se desarrollan más decisivos a día de hoy, tienen un carácter inevitablemente internacional. Por ello, trabajar en ELCA implica formar parte del desarrollo de estos trabajos, lo que siempre constituye un atractivo adicional para los profesionales interesados.

Ventajas de trabajar en ELCA como compañía tecnológica

Los productos y servicios que ELCA pone a disposición de sus clientes tienen la tecnología como base de su desarrollo. La seguridad informática, plataformas virtuales, almacenamiento en la nube… todos estos servicios disfrutan de una demanda en auge actualmente, porque el sector tecnológico cobra prioridad en los mercados de todo el mundo.

La propia dedicación profesional a la tecnología es sinónimo de trabajo durante los próximos años, siempre que se obtenga el conocimiento y la especialización adecuados.

Lo mejor de este ámbito laboral es que la tecnología disfruta de este crecimiento de forma internacional, algo que beneficia a ELCA en su constante expansión en diferentes países de todo el mundo.

Sus servicios son útiles y necesarios en cualquier país donde abre una nueva sede. Esto es lo que le permite seguir creciendo tanto en plantilla como en cuanto a oficinas internacionales. A su vez, esto amplía su oferta laboral e incentiva el crecimiento de todo su equipo de profesionales.

Trabajar en las principales capitales con ELCA

La presencia de ELCA se extiende a Basilea, Berna, Ginebra, Lausana, París, Zúrich, Madrid o Granada, entre otras muchas importantes capitales.

El trabajo en estas ciudades supone también un atractivo adicional y una oportunidad única para establecer contactos profesionales con empresas, instituciones y organismos de gran importancia en el sector tecnológico, como también en otros ámbitos relacionados con el desarrollo del trabajo.

En la compañía una de las principales características de las responsabilidades de sus empleados es que van incrementándose, conforme cogen experiencia y pueden abordar proyectos cada vez más relevantes.

Estas nuevas funciones permite a los profesionales establecer un contacto directo con los máximos responsables de cada compañía e institución que trabaje con ELCA, una experiencia que no siempre está accesible para una gran parte de los empleados de una empresa.

La especialización tecnológica de ELCA

Los conceptos de tecnología e internacionalización son actualmente inseparables. Precisamente es una de las razones por las que el desarrollo del sector sigue imparable.

Cada día se descubre nuevos servicios, innovaciones informáticas o recursos digitales que pueden aprovecharse profesionalmente. Por ese motivo desde ELCA no infravaloran la importancia que tiene la formación continua y la investigación y desarrollo en tecnología.

Uno de los valores que más se destaca de la compañía es que incentiva esta formación a todos sus empleados, con el fin de que adquieran los conocimientos necesarios y más actuales para el desarrollo de su trabajo y para estar al día en el sector.

Por otra parte, desde ELCA siempre se explica a los nuevos empleados en plantilla, que su desarrollo profesional no termina con haber encontrado un trabajo, sino que precisamente empieza al entrar en la compañía.

Es así como se busca que estos especialistas en distintas ramas de la tecnología dediquen suficiente tiempo y recursos a una mejora de su propio conocimiento respecto a lo que ya sabe desarrollar, como también a novedades del sector, que pueden abrir nuevas líneas de negocio para la empresa.

Una filosofía profesional internacional

Más de 900 empleados, más de 21 idiomas compartidos y un origen en las ventajas laborales del sistema suizo, presentan unas condiciones de trabajo en ELCA más prometedoras que en otras compañías.

Por ejemplo, destaca el plan de pensiones incluido en el contrato laboral de la compañía. Esta medida, que es muy común en Suiza, tiene un claro objetivo con el trabajador y es que considere a la empresa como un proyecto para toda su trayectoria profesional.

En la actualidad no es tan común considerar que la empresa en la que se trabaja será la última dentro de la longeva carrera profesional. Para ELCA y empresas que mantienen esta filosofía, esto puede implicar un menor compromiso con los intereses de la compañía y, sobre todo, comprometer su viabilidad a largo plazo.

No obstante, esta es una de las muchas ventajas heredadas el espíritu internacional de ELCA, que se suman a un conjunto de condiciones laborales óptimas para la plantilla y que presentan a la empresa con preferencia a la hora de querer trabajar en una compañía referente en el sector tecnológico.

DEJA UNA RESPUESTA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.