Esta pequeña ciudad fue fundada por el sultán Hassan I quien bautizó a un conjunto de edificios ubicados al nordeste de Marruecos como Saïda, “la ciudadela feliz” en español. Sus arenas finas, las cuales constituyen una de las playas más largas del país africano, sus cálidas y cristalinas aguas hicieron que los franceses (a principios del siglo XX) fueran los primeros en ver en sus claras olas y apacible viento un sitio para veranear.

Saïdia cuenta con un clima cálido durante casi todo el año, pues sus temperaturas difícilmente rebasan los treinta grados y no bajan a menos de 12 grados en invierno por lo que pasar las vacaciones en Saïdia es una excelente opción. También es un lugar cercano a los mayores conjuntos de biodiversidad marroquí, pues se encuentra a pocos kilómetros de la reserva natural del estuario del Río Muluya. Actualmente es un conjunto de desarrollo turístico digno de visitar por lo que te presentamos las cinco cosas que debes conocer en Saïdia.

Paseo por la medina de Saïdia

Aunque relativamente no es una ciudad tan vieja, uno no puede dejar de visitar la medina durante tus vacaciones en Saïdia. Sus pequeñas calles, sus estrechos callejones y tiendas con productos locales invitan a vivir una breve aventura en el tiempo. En los comercios uno puede sentarse a beber un té de menta, aunque lo ideal es visitar esta parte de la ciudad un domingo pues se levanta un mercado al aire libre con tradicionales productos y artesanías.

El Boulevard Mohamed V

También llamado La Cornisa es el paseo marítimo donde los veraneantes y lugareños se juntan por las tardes y noches a convivir y observar el mar tranquilo y azul de las costas de Marruecos. Las caminatas por aquí son ideales para conocer nuevos amigos o encontrar el amor en tus vacaciones en Saïdia.

El mar

El azul turquesa del mar de Saïdia sólo invita a adentrarse en él. En sus tranquilas aguas se puede bucea e ir en busca de fauna marina y, si uno corre con suerte, puede observar pececillos de colores nadando de un lado a otro. También se pueden contratar servicios de catamarán, esquí acuático, motos de agua, pesca y todo aquello que lleve a una aventura en el mar.

El Alcazaba

Edificada con adobe la impresionante fortaleza de finales del siglo XIX se encuentra en el boulevard Moulay Richid y al margen izquierdo de donde desemboca el río Oued Kiss. Originalmente el sultán Hassan I la mandó construir como puesto de vigilancia con la frontera de Argelia y hoy en día sus 15 mil 600 metros cuadrados sirven como un atractivo más en tus vacaciones en Saïdia.

La comida

Con el mar tan cerca la principal comida en Saïdia son los frutos del mar. En la zona se pueden encontrar mariscos y pescado fresco a buen precio casi en cualquier lado. Las delicias van desde sardinas asadas hasta almejas, doradas y gambas. Pero en los comercios locales también se puede encontrar los típicos platillos marroquís, como cuscús, pastela (una masa salada de hojaldre rellena de pollo y almendras) o karán.