De acuerdo con los resultados semi oficiales, podemos hablar de una victoria significativa obtenida por los partidos de la oposición. Primero, la capital, Ankara, y luego Estambul, la ciudad más grande del país, pasaron a manos del principal partido de la oposición, el CHP.

48,304,511 personas participaron en las elecciones, alrededor del 85% de las 57,093,410 con derecho a una participación, ligeramente más baja que la elección administrativa en 2014. Cerca de 2 millones de los votos no se consideraron válidos.

La Coalición de la República, integrada por el Partido para el Desarrollo y la Justicia, AKP, junto con su nuevo aliado, el Partido del Movimiento Nacionalista, MHP, recibió aproximadamente 24 millones de votos. En cambio, por otro lado, la coalición popular, la de la oposición compuesta por CHP e Iyi Parti con el apoyo externo parcial de HDP y Saadet, obtuvo un poco más de 21 millones de votos.

Las derrotas de la coalición del gobierno

Más allá de las dos ciudades más grandes de Turquía, la coalición de la oposición ha logrado un consenso considerable en la costa mediterránea: Burdur, Antalya, Mersin, Adana y Hatay. Como siempre, la coalición renovó su victoria electoral en la ciudad de Izmir, reuniendo alrededor del 60% de los votos. Incluso en la costa del mar Egeo hay casi la victoria absoluta de la oposición, a excepción de la ciudad de Balikesir, donde el partido gobernante declaró su victoria con una diferencia del 1%.

Algunas ciudades históricamente pertenecientes al partido conservador que ha gobernado Turquía durante más de 15 años han sido conquistadas por partidos como Bolu, Ardahan, Artvin, Bilecik y Kirsehir. La coalición que creó el partido gobernante con su nuevo aliado ultranacionalista se ha llevado otras 7 ciudades que serán gobernadas por el MHP: Amasya, Kastamonu, Erzincan, Karaman, Çankırı, Bayburt, Kütahya.

El presidente de la República, en la noche de las elecciones, el 31 de marzo, pronunció un breve discurso. Durante la intervención pública admitió que su coalición perdió varias ciudades grandes, pero continúa controlando la mayoría de los municipios del país. Erdogan hizo hincapié en que las operaciones a través de la frontera en Siria continuarán, con el objetivo de permitir que los refugiados sirios en Turquía regresen a sus hogares y mantengan la seguridad del país. También especificó que su partido continuará gobernando por otros 4 años y medio y no prevé elecciones anticipadas.

El éxito del HDP

Además de las grandes ciudades y áreas de alta densidad del país, los resultados más esperados son del sureste de la península de Anatolia. Un área poblada principalmente por ciudadanos kurdos en los que el Partido Popular Democrático está muy presente como actor político. Este joven grupo de izquierda, en 2015, hizo una jugada contra el AKP, eligió a 80 parlamentarios en el parlamento nacional y logró evitar que el partido gobernante formara, por primera vez, un gobierno de partido único.

Hoy en día, esta fuerza política todavía cuenta mucho en esa área geográfica, por lo que en esta ronda electoral ha conquistado 8 grandes ciudades y un total de 58 municipios. Al hacerlo, el HDP recuperó la mayor parte del consenso en 6 de las 10 ciudades principales, donde han gobernado comisionados extraordinarios durante más de 2 años. En los últimos años, debido a un decreto de ley lanzado bajo el estado de emergencia, 73 alcaldes fueron retirados del lugar de trabajo bajo el cargo de tener “vínculos con organizaciones terroristas”. A pesar de esto, en el 67% de los casos, los candidatos HDP fueron elegidos nuevamente como nuevos alcaldes. El partido gobernante que había propuesto a los mismos comisionados extraordinarios que los futuros alcaldes, ganó solo en el 33% de los casos.

En la victoria de los principales partidos que conforman la coalición de oposición, obviamente, también se debe tener en cuenta el papel del HDP. En ciudades “estratégicas” como Estambul, Ankara, Esmirna y Antalya, donde se concentra alrededor del 70% de los votantes, el Partido Popular Democrático no ha nombrado ningún alcalde, sino solo concejales municipales. En algunas ciudades con el 2% y en otras con alrededor del 7% de los votos, los votantes del HDP ayudaron a la victoria de los partidos de la coalición de la oposición. En esta perspectiva, se debe enfatizar el recurso crítico del ex co-presidente del partido, Selahattin Demirtas, que ha estado en prisión por más de dos años y que invitaba a los votantes a que apoyen a los candidatos de la oposición para derrotar a la coalición gubernamental.

El primer alcalde comunista

En la ciudad de Dersim, que, además de su belleza natural, entra en los libros de historia con los genocidios cometidos contra las poblaciones de Alevi, el lugar del alcalde fue conquistado por Fatih Mehmet Maçoglu. El alcalde saliente de la pequeña ciudad de Ovacik, en la misma ciudad, era el candidato del Partido Comunista de Turquía. Este joven candidato se convirtió así en el primer alcalde comunista de una ciudad importante en la historia del país.

Las mujeres ganadoras

De las 81 grandes ciudades de Turquía, solo 4 serán gobernadas por mujeres; estas son Gaziantep, Aydin, Van y Siirt. En la gran metrópolis, Estambul, la única mujer que logró ganar la carrera fue Seyma Dogucu, candidata del Partido para el Desarrollo y la Justicia del municipio de Sancaktepe, por lo que se convirtió en la primera alcaldesa con velo en la historia de esta ciudad.

El primer alcalde con discapacidad

El abogado Turan Hancerli, en cambio, fue candidato al Partido Popular de la República, CHP, para el municipio de Aviclar en Estambul. Hancerli ganó cerca del 52% de los votos, por lo que se convirtió en el primer alcalde con capacidades diferentes en la historia de la República de Turquía. El nuevo sindaco había perdido el uso de sus manos en un accidente automovilístico hace unos años.

La madre de Ankara gana en Suruç

En Suruç, en la provincia de Sanliurfa, en la frontera con Siria, la elección fue ganada por la candidata Hatice Çevik, perteneciente al Partido Popular Democrático, HDP. El 10 de octubre de 2015, en el ataque organizado por ISIS, frente a la estación de ferrocarril de Ankara, perdió a su hija y su cuñado. Çevik obtuvo alrededor del 60% de los votos.

Periodista encarcelado gobernará las islas

Erdem Gul, por otro lado, es una de las muchas características nuevas de esta elección. El ex periodista del periódico nacional Cumhuriyet fue candidato para gobernar las islas del Mar de Mármara, en la provincia de Estambul. Su candidatura fue promovida por la CHP; Erdem Gul recibió alrededor del 45% de los votos. Estas nueve islas tienen cerca de veinte mil habitantes y desde 2002 están bajo el gobierno de CHP. El nuevo alcalde permaneció en la prisión especial de Silivri en Estambul durante aproximadamente 3 meses junto con otro periodista, Can Dundar, como parte de un juicio máximo contra el periódico Cumhuriyet. Gracias a una decisión del Tribunal Constitucional el 26 de febrero de 2016, Gul fue liberado de la prisión con Dundar. Mientras que en el verano del mismo año Dundar decidió emigrar a Alemania, Gul permaneció en Turquía y posteriormente fue absuelto. La acusación dirigida al periodista fue de “espionaje militar” debido a un artículo que él y un colega firmaron y publicaron sobre el transporte secreto de armas a la frontera siria con camiones conducidos por agentes del servicio secreto.

Una fuerte señal

Sin duda, la crisis económica que está haciendo a la población cada vez más pobre es el factor principal de este resultado electoral. En algunos casos, sin embargo, las razones de la derrota pueden atribuirse a la desconfianza de la gente en el AKP. Después de unos 30 años de gobierno en Estambul y Ankara, no hay riqueza, bienestar, seguridad o salud para todos los ciudadanos. En estos años, la corrupción, los delitos menores, el tráfico, los servicios sociales precarios y el fuerte cambio demográfico han sido algunos de los resultados de la cultura política, urbana y económica del partido gobernante. Además de estas razones, debemos tener en cuenta el malestar generalizado relacionado con el tema de la libertad de expresión, una razón importante que llevó al votante a dejar de apoyar al AKP.

La derrota de los principales medios de comunicación

Fue un periodo electoral totalmente desequilibrado. Como se puede ver en el caso del espacio que ha dedicado el canal de televisión estatal, TRT, a los partidos en competencia. Del 1 de febrero al 20 de marzo, se produjeron 135 horas de transmisión a favor de la coalición gubernamental. En estos 48 días, la coalición de oposición ha encontrado solo 20 horas de espacio televisivo. La pregunta se vuelve aún más increíble si nos referimos al Partido Popular Democrático, que cuenta con 11 parlamentarios en prisión; 15 horas de anti-propaganda y ni siquiera un segundo de espacio de medios para el partido.

En este período electoral se lanzó una estrategia de manipulación y desinformación, como intenté contar en mi artículo anterior. Ahora se sabe que en Turquía la mayoría de los medios de comunicación principales están en manos de varios empresarios vinculados, directa o indirectamente al diseño político y económico de quienes controlan el país. Desde un solo programa de televisión hasta la primera página de un periódico local, los medios están sirviendo propaganda del gobierno. Además, los centros de detención afirman tener entre los miles de opositores, incluidos periodistas, políticos, abogados, estudiantes y activistas.

Esta situación de gran desequilibrio se ha logrado, quizás por primera vez, publicar gracias a un evento mediático muy importante. Alrededor de las 3 am, la agencia de prensa nacional, Anadolu Ajansi, dejó de publicar los resultados en tiempo real. Al hacerlo, los ciudadanos no pudieron mantenerse informados sobre la ciudad más importante del país, Estambul. El caso se volvió muy sensible, especialmente porque los dos candidatos de las coaliciones tenían una diferencia de unos 20 mil votos, a favor de Ekrem Imamoglu, candidato a alcalde de la oposición.

El 1 de abril, alrededor de las diez de la mañana, el presidente de la Comisión Electoral Suprema (YSK) presentó a Sadi Guven, frente a las cámaras, diciendo que en el 99% de los asientos abiertos Imamoglu estaba ganando. Lo más interesante que dijo el presidente de YSK fue: “La agencia de prensa nacional no es nuestro cliente. No sabemos cómo obtiene los datos”. Dado que la agencia, Anadolu Ajansi, no tiene un sistema de corresponsales en todos los asientos en el país que pueden obtener datos en tiempo real, lo más probable es que los datos publicados en el sitio nunca hayan sido los oficiales, pero los datos han sido comunicados por los partidos.

Por lo tanto, la agencia, cuya confiabilidad siempre ha sido cuestionada hasta ahora debido al hecho de que en elecciones anteriores ha comunicado por adelantado los resultados “finales”, en comparación con el YSK y con su presidente que pertenece al partido en el poder, ha logrado perder totalemte la confianza de los ciudadanos.


Traducción del italiano por Michelle Oviedo

 

Por: