Soberanía y europeísmo en la prueba del clima

0
240

Autor Guido Viale

La soberanía (que se expresa sobre todo en el rechazo de los refugiados y migrantes, porque por lo demás, el euro, el pacto fiscal, etc., las posiciones son diferentes o dudosas) va acompañada en casi todas partes de la negación del cambio climático. En Europa, Salvini, Orban y Afd son los exponentes más explícitos de esta combinación, que en cualquier caso une a todos los derechos. La prensa, los medios de comunicación y los socialistas que apoyan a estas fuerzas pueden ver bien la vida y la ignorancia de estas posiciones, que alcanzan su punto máximo en la farsa, a menudo vulgar, de Greta Thunberg y de aquellos que le dan crédito. Por otro lado, el europeísmo (hasta el final) en el campo económico y el reconocimiento (en palabras) de los acuerdos de París sobre el clima parecen unir a los partidos europeos del centro y la izquierda. Pero este no es el caso.

El rechazo y la marginación de los inmigrantes es promovido por la Comisión Europea y por las fuerzas de centroizquierda que lo expresan, que en Salvini, Orban y Afd sólo dejan la tarea de asumir el orgullo y la responsabilidad de ocultar la responsabilidad de toda la Unión, de hecho ligada a su extremismo.

En cuanto al clima, la imagen es la misma. Algunos tienen la tarea de tratarlo como un búfalo (una tormenta de nieve a mediados de mayo, ¿qué tipo de recalentamiento es?), pero los primeros en incumplir los compromisos de París son los partidos de centro-izquierda (y en Italia, las 5 estrellas). Los negadores dictan las políticas en este campo: ¡problemas para tomar medidas que perjudican al negocio petrolero o a otros relacionados (es decir, casi todos)! El hecho es que los partidos de centro-izquierda -y también los de izquierda- no saben en absoluto cómo abordar las transformaciones económicas y sociales que conlleva la transición energética. Nunca pensaron en ello porque nunca creyeron realmente en ello: prueba de una irresponsabilidad abismal, pero también de la ignorancia de toda la clase dirigente europea y mundial, que intentó, de una manera que les resultaba contraproducente, enmascarar su inercia con las invitaciones a Greta. Es fácil decir, durante las elecciones y después de la huelga climática mundial, que todo debe des carbonizarse y que debemos invertir en energías renovables. Entonces no hay ni siquiera el coraje para bloquear el Tav, por no hablar del Tap, que debería inundarnos de gas…

Así que, sea cual sea la composición del próximo Parlamento Europeo, la manfrina continuará durante (algunos) años, hasta que se encuentre con la realidad indiscutible de que todo lo que han hecho esos caballeros hasta ahora no tiene nada que ver con las cosas que tienen que ver.

Tratemos de delinear ese escenario. La «Fortaleza Europa» se consolidará para «defendernos» de los inmigrantes, confirmando las predicciones del Pentágono, que ya hace quince años había indicado este resultado para las (antiguas) ciudades del bienestar: Estados Unidos, Europa y Japón. Pero la foto de Salvini y Orban en una torrecilla rodeada de alambre de púas debería decirnos algo sobre el futuro de esta elección. Europa se convertirá en un campo de concentración para los que están dentro (las fortalezas son éstas) y en un campo de batalla para los que están fuera y no pueden entrar. Pero el deterioro del clima continuará, y a pasos agigantados. Los acontecimientos extremos en suelo europeo se enfrentarán al estado de excepción, es decir, a la suspensión de todos los derechos, la única respuesta que ofrece esta elección. Mientras que los acontecimientos extremos más allá de las fronteras europeas provocarán la migración de millones de personas que se verán obligadas a luchar por unos recursos cada vez más limitados.

Sabemos lo que estas situaciones conllevan en los Estados dictatoriales o en los territorios caóticos: las guerras de todos contra todos y la multiplicación del terrorismo. Situaciones en las que, sin embargo, a los ciudadanos europeos también les resultará cada vez más difícil hacer negocios. La lógica de la fortaleza sometida es la siguiente: si es difícil entrar en ella, también es cada vez más difícil salir de ella y extraer y «llevarse a casa» los recursos de los que se alimenta la economía europea. Luego, en Europa, hay 40 millones de residentes, en parte «naturalizados», en parte «huéspedes» y en parte marginados, a los que cada vez les resulta más difícil emigrar, que tienen su lugar en las poblaciones excluidas y que se verán obligados a trasladar esos conflictos a Europa. Para algunos de ellos significará masacres que ofrecerán nuevas oportunidades para reforzar el estado de excepción. ¿Es eso lo que queremos?

Si este es el camino hacia el que se dirige la extrema derecha del mundo entero (Trump en la delantera), no existen indicaciones diferentes de las fuerzas que no quisieran tal resultado: ni en el campo climático, ni en el campo político y social. Sean o no conscientes de ello, todos están a remolque del remolque soberano y negador, y ya lo podemos ver hoy. Porque la alternativa es radical y esas fuerzas no están equipadas para perseguirla ni siquiera para entenderla. Sólo los movimientos formados por el «despertar»  invocado por Greta han marcado la pauta, pero desde aquí para estar preparados en el momento en que el deterioro del clima y el avance de este fascismo del siglo XXI habrán dejado claro que debemos correr a refugiarnos, el escalón es largo y no será fácil viajar por él.

Pero estamos seguros de una cosa: ese momento llegará pronto. Aterrorizará a muchos políticos, pero sobre todo a una población que se descubrirá sin ningún punto de referencia.  A menos que reconozcamos inmediatamente que el clima está en el centro de todo; que todos los objetivos de una política saludable -empleo, ingresos, alimentos, salud, educación, vivienda, habitabilidad, acogida de inmigrantes- dependen de la lucha contra el calentamiento global, que por lo tanto debe tratarse como una cuestión prioritaria e imperativa.

Muchos gobiernos locales y algunos parlamentos han declarado la emergencia climática, pero aún no han tomado medidas concretas que puedan servir de ejemplo y de estímulo para el resto del mundo. Este es el camino correcto para nosotros también. Cada colectivo, asociación, movimiento o lucha tiene la tarea de identificar -en el contexto de una empresa, una escuela, un departamento, un barrio, una ciudad- los vínculos que vinculan las medidas concretas en las que la lucha por el clima debe articularse con la formulación de políticas generales que ya no persigan el «crecimiento» y el consumo, sino una convivencia diferente, dentro de la cual se compartan todas las cargas y beneficios de un cambio radical pero esencial.