Patrimonio Cultural y Natural para la «Paz con Justicia»

0
140

El carácter evocativo y memorial del patrimonio cultural y natural puede generar un impacto profundo y positivo, no sólo de índole cultural en el sentido general, sino también, y en especial, de índole social.

Como ya se sabe, la UNESCO, fundada en 1945 y con sede en París, tiene como objetivo proteger la ciencia y la cultura, promover la difusión de la educación e instar a los Estados a proteger y promover su patrimonio cultural. Al promover y difundir la conciencia del valor del patrimonio cultural, la paz, en particular la «paz positiva», la paz con la justicia, no es un contenido indiferente.

En el momento en que promueve el desarrollo social de los Estados y las comunidades del mundo a partir de la protección y la conservación del patrimonio cultural y del patrimonio natural; cuando señala el camino hacia la innovación y la apertura hacia el futuro, preservando al mismo tiempo su memoria y sus conocimientos; alentando, desde la » unificación» entre el carácter universal del patrimonio cultural, la expresión de la diversidad cultural y el diálogo entre las distintas culturas, el fomento de los patrimonios cultural y natural puede llegar a ser, a su vez, un poderoso medio de fomento de la paz y los derechos humanos.

En la actualidad, la UNESCO reconoce más de mil sitios del patrimonio cultural y natural en más de dos tercios de los países del mundo; para ser precisos, hasta la fecha, la UNESCO ha reconocido un total de 1092 sitios (845 sitios culturales, 209 sitios naturales y 38 sitios mixtos) en 167 países. Como es conocido, Italia es el país que alberga el mayor número de sitios del Patrimonio Mundial, con 54 sitios reconocidos (49 de los cuales son sitios culturales -7 de los cuales son «paisajes culturales»- y 5 sitios naturales).

En particular, para nuestro país, la definición de «paisaje cultural» empieza a ser especialmente importante, ya que los paisajes culturales son «paisajes que representan las «creaciones conjuntas del hombre y la naturaleza» y que ilustran la evolución de una sociedad y su asentamiento, a lo largo del tiempo, bajo la influencia de las limitaciones u oportunidades que se presentan, tanto dentro como fuera de ella, por parte del entorno natural y de los impulsos culturales, económicos y sociales. Su protección puede contribuir a las técnicas de uso sostenible de la tierra y al mantenimiento de la diversidad biológica.

En la región mediterránea, los Balcanes albergan una cantidad importante de patrimonios: tres en Albania, incluido el bello Butrinto; tres en Bosnia, con la histórica ciudad de Mostar, ya devastada por la guerra; diez en Croacia, con Split (Split), Dubrovnik (Ragusa), Poreč (Poreč); el maravilloso complejo histórico -cultural y arqueológico-naturalístico- de Ohrid, en el norte de Macedonia; cuatro en Montenegro, con la región de la bahía de Kotor; y cinco en Serbia, entre los que se encuentran los impresionantes monumentos medievales y bizantinos de Kosovo: Dečani monasterio, Peć patriarcado, Gračanica monasterio y complejo Bogorodica Ljeviška en Prizren.

Sin embargo, en lo que respecta a la guerra, se sabe ahora universalmente que, sobre todo en el contexto del conflicto etnopolítico, en el que las matrices de la identidad se manipulan y explotan con fines violentos, no sólo el patrimonio cultural, con su significado semántico y simbólico, se ve a menudo sumergido en la espiral de la guerra, sino que, en particular, se convierte en objeto de una acción sistemática, brutal, vandálica y destructiva: Hay no menos de 1.700 sitios culturales, monumentales y religiosos, algunos de los cuales son patrimonio de la humanidad de la UNESCO, destruidos o dañados durante el ciclo de guerras en la antigua Yugoslavia de los años noventa, durante el ataque de la OTAN contra Serbia en 1999 o en los violentos pogroms de 2004 en Kosovo.

Si bien es cierto que, por una parte, el arte y la cultura pueden constituir una base positiva para fomentar la reapropiación compartida y el reconocimiento mutuo, la recomposición y, en perspectiva, la reconciliación, no es menos cierto, por otra parte, la guerra devasta y destruye, y la protección del patrimonio representa también la defensa de la historia y la memoria, las culturas y el conocimiento de una comunidad. Hoy, sometida a repetidas amenazas de injerencia y agresión, una vez más por parte de Estados Unidos, es la Venezuela bolivariana la que se encuentra en la mira y con ella se expone su patrimonio cultural y natural: la bella arquitectura colonial de la ciudad de Coro, el complejo de arquitectura contemporánea de la Ciudad Universitaria de Caracas, los «Diablos Danzantes» de Corpus Christi y el histórico Carnaval del Callao.

La conferencia sobre «Patrimonio Cultural y Natural» se celebrará el jueves 16 de mayo, a partir de las 10:00 horas, en la Biblioteca Nacional de Nápoles, con la presencia, entre otros, de Elena Coccia, Consejera Delegada para el Cuidado del Patrimonio Cultural y Red de Sitios UNESCO de la Ciudad Metropolitana de Nápoles, y la presentación de mi libro «Paisajes Kosovares 1998-2018», publicado por Multimage, Florencia, 2018.