Viajar por Europa es uno de los placeres de los que uno puede disfrutar más a menudo y de mejor forma si es residente de alguno de los países que conforman la Unión, disponiendo de esta manera de la misma manera si el destino forma parte también de esta –salvo honrosas excepciones– y de unas comodidades al desplazarse que permiten ir únicamente con el DNI encima para ser reconocido. Ventajas que, desde luego, son utilizadas de manera constante por un gran número de personas.

Porque si a estas se le suman la mejora general en infraestructuras de todo tipo y la aparición y expansión durante los últimos años de las agencias de viaje y aerolíneas de bajo coste, visitar nuevos lugares es ahora más sencillo que nunca. Entre los muchos destinos a los que viajar, por supuesto, destacan algunos que concentran un número mayor de turistas a lo largo del año, como es el caso de París y Venecia, dos de las ciudades históricas con una fuerza de atracción mayor sobre el turismo.

A día de hoy, no hay nadie que no conozca buena parte de lo que hace especiales a estas ciudades, como son la Torre Eiffel, los Campos Elíseos o el Museo del Louvre, en el caso de París, o la Plaza de San Marcos, el Palacio Ducal o los canales, si hablamos de Venecia. Elementos únicos y diferenciadores que han provocado una afluencia de visitantes que se mantiene alta a lo largo del año, pero variando notablemente según la temporada.

Siempre con visita guiada

Si se va a visitar una de las grandes ciudades europeas, repletas de historia y de detalles anecdóticos, lo más recomendable es hacer uso de un guía o un Free Tour que permita conocerlos todos de manera fácil, entretenida y sencilla. Muchos no contratan este tipo de visitas guiadas bajo el pretexto de ser caras o no merecer la pena, pero esto es algo que no puede distar más de la realidad, pues ni son caros ni son, desde luego, inútiles.

Los Free Tours están actualmente en boga por ser uno de los mejores métodos de realizar visitas por la ciudad, por lo que si decides viajar a París no olvides reservar gratis tu Free tour París para conocer a fondo todo lo que guardan sus calles y monumentos. En estas visitas no hay un precio fijado de inicio, sino que será cada uno el que decidirá de manera libre en cuánto valora su experiencia y cuánto ha de pagar al guía que ha invertido sus últimas horas con el grupo.

En el otro casi, naturalmente, también una opción muy interesante es contratar un Free tour Venecia para conocer los aspectos más importantes que esconde la ciudad. Esta urbe es, por lo atípico de la misma, una en la que merece la pena sí o sí contratar un Free Tour que sepa contar de manera minuciosa las decisiones y los hechos del pasado que han terminado por forjar una metrópolis que es conocida en todo el mundo por la singularidad de sus calles estrechas y sin coches.

Por qué visitar París y Venecia en otoño e invierno

Tanto París como Venecia son dos ciudades que se verán mejor y se disfrutarán más si se acude en otra épica del año que no sea primavera o verano, las más típicas por el buen tiempo que las suele acompañar y las que se traducen en una mayor afluencia de turistas. A esto hay que sumarle el calor, que puede resultar ciertamente agobiante con las aglomeraciones y que es especialmente patente en el caso de la ciudad italiana, donde el bochorno y la humedad acrecentan esta sensación.

Por ello, merece la pena de manera indudable acudir en los meses menos habituales para el turismo, que permitan ahorrarse las colas de los principales monumentos y disfrutar, en general, de una mejor sensación cuando se pasea por la ciudad. Además, a esto hay que sumarle que el precio del alojamiento y de los servicios suele disminuir también en las temporadas de menos afluencia, por lo que será posible también salir ganando en el apartado económico. Razones muy poderosas que, en definitiva, hay que considerar si se está pensando en visitar dos de las ciudades que forman parte

DEJA UNA RESPUESTA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.