Papa Francisco asegura que la Iglesia Católica está herida por su pecado

0
142

El Papa Francisco reconoció este sábado durante una misa en Panamá, que la Iglesia Católica está “herida por su pecado”, en momentos en que la institución religiosa se encuentra sumida en un torrente de escándalos de abusos sexuales.

Francisco habló ante sacerdotes, consagrados y laicos en la catedral de Panamá, país a donde llegó el miércoles, por primera vez, para participar de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), un evento trienal que reúne al máximo jerarca de la Iglesia católica con decenas de miles de jóvenes.

“El cansancio de la esperanza nace al constatar una Iglesia herida por su pecado y que tantas veces no ha sabido escuchar tantos gritos en el que se escondía el grito del Maestro: ‘Dios mío, ¿por qué me has abandonado’”, dijo Francisco en la iglesia Santa María la Antigua, patrona de Panamá.

“La fe se desgasta y degenera”, agregó el primer Papa latinoamericano, quien asumió en 2013 con la esperanza de modernizar la Iglesia, cuyos fieles latinoamericanos le están siendo arrebatados por los evangélicos.

En los últimos años, diversos escándalos han golpeado la imagen de la iglesia con mayor número de fieles en el mundo. A principios de 2012, se filtraron a la prensa una serie de documentos secretos del Vaticano -conocidos como Vatileaks- que involucran eventos de corrupción, chantajes y abusos sexuales.

Y en los años siguientes salieron a la luz denuncias de abusos a menores por parte de sacerdotes católicos en varios países del mundo, algo que volvió a sacudir los cimientos de la Santa Sede.

Ante ello, Francisco pidió el sábado una “renovación” a sus fieles y “calmar y saciar la sed, refrescar sus pasos y recuperar fuerzas para continuar con la misión”.

“Horrible crimen”

El Papa hizo el llamado de atención cuando el Vaticano se prepara para recibir, del 21 y al 24 de febrero, una reunión de obispos que tratará el espinoso tema de los abusos sexuales, que ha erosionado la credibilidad de la milenaria institución.

El Pontífice espera salir de ese encuentro con “medidas concretas” para combatir “esta terrible plaga”, manifestó en la víspera el vocero interino de la Santa Sede, Alessandro Gisotti.

Al término de la misa, Francisco visitó el Seminario Mayor de San José y almorzó, en privado, con un grupo de 10 jóvenes, dos de cada uno de los cinco continentes.

Tras la comida, Brenda Noriega, una joven nacida en México que vive en California, Estados Unidos, contó en rueda de prensa que el Pontífice describió como “un horrible crimen” los casos de pederastia en el clero.

“El Papa nos dijo que esto era un crimen horrible y que la Iglesia no puede tolerar ese tipo de crímenes”, dijo Noriega.

La joven explicó que preguntó al Papa qué puede hacer ella en su función de ministro juvenil, ya que “algunos empiezan a perder la fe, no en Dios sino en la estructura de la Iglesia”.

Francisco le respondió que “los jóvenes están sufriendo” y “las víctimas están sufriendo” y que lo que tienen que hacer es acompañarlos y “rezar por ellos y por los obispos”.

Más tarde, durante una masiva vigilia en la que participaban centenas de miles de personas en un enorme campo frente al océano Pacífico, el Papa lanzó un mensaje a los jóvenes para que le digan “sí” a las ganas de servir, en momentos en que retroceden los números de sacerdotes en la Iglesia católica.

Durante su gira, que se extenderá hasta el domingo, el Papa visitó una cárcel de menores, abogó por los migrantes y condenó la violencia y la “plaga” de feminicidios en Latinoamérica, una región que apenas alberga al 9 por ciento de la población mundial, pero donde se comenten el 39 por ciento de todos los homicidios del planeta.

Antes de partir, Francisco celebrará una masiva misa y visitará un hospicio para enfermos de sida.

(Con información de Reuters)