El sábado 19 de enero, más de 1000 manifestantes entre hombres y mujeres, participaron nuevamente en la Marcha de las Mujeres en Berlín.

La marcha, que se llevó a cabo por tercera vez, se origina como una acción de protesta poco después de que Trump llegara al poder en enero de 2017, puesto que el mandatario denigró repetidamente a las mujeres durante la campaña electoral, además de haber justificado o trivializado los casos de agresión sexual. No solo en los Estados Unidos, sino en muchos países del continente americano y europeo, el populismo de derecha avanza con su visión regresiva y despectiva del mundo.

Aunque el evento sigue siendo muy anglosajón, se señaló que esta marcha no concierne a Estados Unidos. Este año, la atención se centró en la abolición del artículo 218 sobre el aborto, la autodeterminación sexual y la lucha contra la discriminación.

Muchos participantes, en su mayoría jóvenes, corearon esta frase muchas veces: “Somos imparables, otro mundo es posible”

A continuación, el reportaje fotográfico de Reto Thumiger para Pressenza:


Traducción del francés por Rosalía Briones

Reto Thumiger


Administrador de empresas de origen suizo, ha sido un activista en el Nuevo Humanismo durante más de 25 años. Sus preocupaciones, como la diversidad cultural, la igualdad de derechos y oportunidades para todas las personas, así como una revolución interior y exterior – sobre la base de la no violencia activa – lo llevó a diferentes países, como Hungría, España, Togo y Sierra Leona. A través de su trabajo voluntario en Pressenza Berlín quiere dar una boquilla a la nueva sensibilidad y la nueva conciencia que va surgiendo en el mundo. A través de su compromiso con la organización “Convergencia de las Culturas”, él quisiera impulsar el proceso desde una convivencia multicultural hacia una nación humana verdaderamente mundial.