Las nuevas formas de turismo y su efecto en los seguros

0
139

Tener una propiedad puede llevarnos por caminos que nunca antes nos habíamos planteado en lo referente a ganar dinero. Ahora ya no solo tenemos la posibilidad de vivir en el lugar por el que hemos pagado o seguimos pagando una hipoteca, también podemos hacer que este mismo lugar se pague prácticamente solo al alquilarselo a alguien.

Si vivimos en una zona turística habremos notado que hay unos cuantos meses de temporada alta, una temporada durante la cual las visitas por parte de extranjeros provenientes de Europa y en algunos casos, incluso de Estados Unidos, ven un pico de afluencia. Cada vez más gente aprovecha este pico previamente mencionado para urdir planes de turismo que se beneficien de esta situación.

Uno de los más extendidos sería alquilar el piso que muchos de ellos poseen a cambio de un precio de alquiler muy alto, debido a la temporada turística y a la enorme demanda que un piso o casa medianamente centralizados en el entorno urbano reciben.

Esto es lo conocido como el alquiler de pisos turísticos, un concepto que no solo ha traído cosas buenas con su sorprendente aparición, dado que queda en un punto de la legislación en el cual la gente aún está intentando impartir alguna clase de orden.

La realidad es que los propietarios de pisos turísticos se encuentran vulnerables a la destrucción o mal uso de sus propiedades alquiladas cada año, sin la posibilidad de traer mucho castigo a aquellos que alquilan estas propiedades debido a lo temporal de su estancia en el país.

Pero esto está dejando de ser un problema con la aparición de seguros para propietarios de hogares alquilados, unos seguros muy centrados en las necesidades de estas personas. El mejor de estos seguros nos lo ofrece Proctea, que se encarga específicamente de alquileres turísticos, un concepto nuevo en nuestro país.

En este artículo hablaremos de este tipo de seguros y de cómo afectan a los nuevos tipos de turismo.

Seguro vacacional para propietarios y sus ventajas

Donde se encuentra el mayor punto de importancia de estos seguros es en a quién protege. Esto se debe a que no protege a una sola parte del trato de alquiler, sino que se hace cargo de las necesidades de ambos.

Este seguro vacacional para propietarios se parecen a los de responsabilidad civil, solo que están mucho más adaptados y personalizados para cumplir las necesidades de un público más concreto de forma más eficiente. En resumidas cuentas, es una versión mucho más funcional de este.

Su uso cada vez más extendido se debe a la novedosa popularidad de la que goza este sistema de alquileres en las zonas turísticas, pese a acarrear algunos problemas de carácter vandálico y también con la pérdida de bienes personales por parte de algunos turistas en estos mismos pisos turísticos, quienes se ven arrastrados a un proceso legal en un país que no es el suyo.

Esto se debe a que muchos turistas tienen la mala costumbre de darle menos valor al cuidado de los pisos turísticos que habitan debido al poco tiempo que tienen pensado pasar en estas. Esto acaba produciendo serios daños inmuebles a la larga, pero por suerte los seguros vacacionales para propietarios cubren este problema como el parche perfecto.

De forma resumida y simplificada, estos seguros se hacen cargo de que los derechos contractuales y legales de aquel que alquila no sean vulnerados, pero también de compensar a los inquilinos en el caso de que algo salga mal durante su estancia y afronten alguna clase de pérdida monetaria o de otra cosa.

Coberturas

Algunas de sus coberturas son ayudas a la hora de amueblar el piso u apartamento en cuestión o la posibilidad de contactar con un equipo jurídico, que estará preparado para responder a todas nuestras dudas sobre nuestros derechos legales y a confeccionar los mejores contratos arrendatarios para hacernos cargo de que no hayan vacíos legales en estos.

También contaremos con un presupuesto por parte de la aseguradora, de hasta un treinta por ciento del contenido del hogar para reparar actos vandálicos. Esto cubriría entre tres mil y cuatro mil euros de daños.

Por último, también contamos con una protección de hasta dos mil euros de bienes huéspedes, para asegurarles a ellos la misma protección que nos aseguramos a nosotros mismos sin un aumento en la póliza del seguro.