La Fiscalía española mantendrá la acusación de rebelión contra los líderes independentistas catalanes

Este órgano considera que hubo violencia permitida y dirigida por los acusados en el curso del proceso separatista.

0
148
El líder independentista Oriol Junqueras en el Congreso de los Diputados, el 21 de mayo de 2019. Angel Navarrete / Reuters

El Ministerio Fiscal español considera que ha quedado acreditada la existencia de una violencia permitida y dirigida por los líderes responsables del proceso independentista catalán que están siendo juzgados en el Tribunal Supremo, razón por la cual mantendrá previsiblemente su acusación por el delito de rebelión, según informa la Agencia Efe este martes.

Para ello, la Fiscalía tiene previsto invocar la decisión del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, que rechazó este martes la demanda presentada por el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont, la expresidenta del Parlamento catalán Carme Forcadell y otros 74 diputados contra la anulación del pleno de octubre de 2017, en el que se intentó declarar la independencia de Cataluña.

Los cuatro fiscales del caso –Consuelo Madrigal, Javier Zaragoza, Fidel Cadena y Jaime Moreno–  re reunirán para concretar los términos exactos de su informe final, pero todo apunta a que no modificarán la acusación por rebelión contra los principales encausados.

Los acusados de rebelión en este juicio son:

  • Oriol Junqueras, exvicepresidente de la Generalitat de Cataluña.
  • Carme Forcadell, expresidenta del Parlamento de Cataluña.
  • Joaquim Forn, exconsejero de Interior.
  • Josep Rull, exconsejero de Territorio y Sostenibilidad.
  • Jordi Turull, exconsejero de Presidencia.
  • Raül Romeva, exconsejero de Asuntos Exteriores.
  • Dolors Bassa, exconsejera de Trabajo.
  • Jordi Sànchez, expresidente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC).
  • Jordi Cuixart, expresidente de la asociación Ómnium Cultural.

La Fiscalía solicita para ellos penas de entre 16 y 25 años, siendo esta última, la más alta, para el exvicepresidente Oriol Junqueras.