Los días son más largos y las temperaturas aumentan, señal inequívoca de que el verano está a la vuelta de la esquina. A esta temporada le acompañan los baños en la piscina o la playa, las vacaciones y algunas costumbres que no son muy saludables, como comer deprisa. Y es que a nadie le apetece pasarse media mañana en la cocina, ni elaborar platos de cuchara para comer.

Sin embargo, podemos comer muy bien sin renunciar a disfrutar del verano. Solo necesitas tener ideas con las que disfrutar de la comida, como elaborar distintos aliños para ensaladas o aprovechar los avances en tecnología gastronómica cocinando pescados y mariscos como una sepia en Thermomix. ¿Quieres algunas propuestas?

Dale vida a las ensaladas

En verano podemos encontrar deliciosos ingredientes frescos como los tomates o los pepinos. Perfectos para las ensaladas, nos permiten hacer platos ligeros pero muy nutritivos. Aunque a veces puede que nos aburra un poco comer siempre lo mismo.

La solución es variar. Puedes echar un vistazo en el mercado y combinar otras hortalizas, incluso añadirle frutas o semillas. También es muy interesante usar aliños para ensaladas que vayan más allá del clásico aceite y vinagre. Algunos de estos son igual de sencillos, como añadirle a una vinagreta clásica un poco de miel y mostaza o convertir una mayonesa en una estupenda salsa rosa. Prueba a hacer cada día una salsa nueva y verás cómo incluso la misma ensalada cambia por completo.

Aprovecha los productos de temporada

Otros productos de temporada dan mucho juego en la cocina de verano y no necesitas estar demasiado tiempo preparando recetas. Nada como un revuelto para comer bien y de plato único, con verduras que en esta época están en su mejor momento. Las encontrarás a buen precio y además llenas de vitaminas.

Por ejemplo, unas judías verdes con jamón son tan fáciles de hacer que ni siquiera necesitas saber cocinar para prepararlas. Y en menos de 5 minutos tendrás un plato de 10. Otras ideas son unos guisantes preparados de la misma manera, unas espinacas preparadas en revuelto con un poco de ajo y huevo, o unos calabacines cortados en tiras finas y salteados de forma parecida a las judías verdes, que además tienen una textura de lo más interesante.

Gazpacho, la bebida isotónica natural

El gazpacho es un clásico veraniego que no debe faltar en ninguna cocina. Se elabora con los productos más de temporada y aporta nutrientes esenciales para afrontar el calor. Si no tienes tiempo de comer o no te apetece algo contundente, con un par de vasos de gazpacho estarás comiendo de fábula. Solo tienes que asegurarte de que los ingredientes que utilizas son lo más frescos posibles.

Además de la receta clásica puedes encontrar muchas variantes, como los gazpachos de zanahoria, melón o sandía. Pruébalos y te sorprenderán.

Pescados y mariscos, proteína con muchas posibilidades

Verano y marisco también van de la mano. Protagonistas de muchas de las tapas que acompañan los refrescos que tomamos para combatir el calor en la terraza o el chiringuito de turno, también son geniales para hacer deliciosos platos en pocos minutos, como las judías verdes con jamón de las que hemos hablado antes.

Si tienes Thermomix, puedes aprovechar las posibilidades de esta máquina para realizar elaboraciones clásicas pero deliciosas, como la sepia en Thermomix acompañada de un alioli que puedes hacer en la misma máquina.

En definitiva, que estemos en verano no quiere decir que tengamos que renunciar a comer bien. Puedes disfrutar de deliciosos platos elaborados con productos de temporada listos en unos minutos.

DEJA UNA RESPUESTA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.