El nuevo reto del premio nacional de fotografía de Isabel Muñoz, es una apuesta por nuestro ecosistema. Un sutil alegato contra la basura que se tira en nuestros mares.

Después de ver la exposición con calma y quietud, parándome  en cada fotografía, observando, “Mirando” cada detalle, me prometí volver, y así lo hice.

¿Sabéis que segundas percepciones, son necesarias a veces, e incluso mejoran ese concepto que ante ti esta?

Antes de comentaros algo más al respecto, deciros que podéis deleitaros con estas fotografías hasta el día 21 de Abril en la  Galería Blanca Berlin  de Madrid y los horarios son:

Miércoles y viernes de 10:30 a 14:30 y de 16:00 a 21:00. Sábados de 11:00 a 14:30 y de 17:00 a 20:30.

Isabel  comenzó este hermoso proyecto durante los años 2016 y 2017, tomando fotografías del entorno marino en lugares como Japón, Murcia y Gerona. En una de las muchas entrevistas realizadas quedaron estas palabras “El mar nos lo da todo sin pedir nada a cambio. Damos por sentado que su riqueza es inagotable, que puede con todos nuestros excesos y descuidos, y los plásticos son trampas mortales para muchas especies”

Cuando Isabel se planteó este proyecto, tuvo que aprender a bucear como una profesional y cuando le preguntan si fue complicado, su respuesta es “Los humanos somos agua, al fin y al cabo”

El mayor problema era comunicarse con los modelos a retratar, a veces, debían subir a la superficie para hacerlo.

La profundidad a la que trabajaron fue de unos cinco metros en aguas totalmente cristalinas y se llegó a alargar la jornada de trabajo hasta 12 horas.

Saltos congelados y piruetas de bailarina, un hombre crucificado y desnudos envueltos en la sensualidad del plástico.

La luz solar que deja pasar el agua es muy débil  y tuvo  que ayudarse de dos flashes para potenciarla, ya que la lente de la  cámara necesitaba ser protegida por una carcasa

La técnica utilizada es la platinotipia, que aunque su coste y dificultad es alto, constituye una de las mejores expresiones del arte fotográfico.

las impresiones en platino constituyen una de las expresiones más ilustres del arte fotográfico, destaca la galería madrileña.

Estas copias se caracterizan por su amplia rendición de tonos, que parte del negro cálido y se expande en una amplia gama de matices grises, con una reproducción de luces especialmente sutil.

Para los amantes de la fotografía y sus métodos, les dejó un enlace Platinotipia

Comentar que es un arte puramente artesanal, tuve la oportunidad de ver el proceso hace muchos años, por un taller que realizó un amigo de mi padre y es maravillosa la conversión conseguida.

Más que aconsejable si os gusta la fotografía o por el hecho de deleitar tu mirada ante algo tan hermoso, delicado, sutil e incluso seductor.

Marijose Luque

DEJA UNA RESPUESTA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.