En la lucha contra la corrupción, España está reprobada. Lejos de avanzar en las políticas para combatir este flagelo, se mantiene como uno de los países de la Unión Europea (UE) considerado más corrupto.

Así se desprende del informe sobre Índice de Percepción de la Corrupción  (IPC) de 2018 que elabora Transparencia Internacional, el cual presentaron este martes.

Esta vez, España obtuvo 58 puntos (sobre 100), uno más que el de 2017, y se ubicó en la posición 41-44 entre los 180 países del mundo que estudió la organización. Mientras mayor sea la puntuación menor es la corrupción.

La sentencia de Transparencia Internacional al presentar los resultados es firme: “la corrupción en España sigue siendo un problema grave que debe llamar a la acción de nuestras autoridades y de la sociedad civil”.

Desde la organización, señalan directamente al Gobierno de Pedro Sánchez, pues tiene más de siete meses en el cargo, al que llegó tras una moción de censura precisamente por malos manejos, y “no ha realizado cambios sustanciales en la política anticorrupción”.

“La prometida regeneración democrática no parece estar entre las prioridades del Gobierno”, señalaron.

Entre 2012 y 2018 la calificación española pasó de 65 a 58, lo que significa que es el país del bloque cuya puntuación ha caído más en los últimos años. Es decir, cada vez se percibe como una nación más corrupta, reseñó El Mundo.

“Un plan integral contra la corrupción debe ir más allá de una ley: se deben tomar medidas en todos los ámbitos. Por ejemplo, los programas de oposiciones no incluyen nada sobre transparencia, rendición de cuentas y conflictos de interés”, reiteró Silvina Bacigalupo, presidenta de Transparencia Internacional España.

MIENTRAS MAYOR SEA LA PUNTUACIÓN MENOR ES LA CORRUPCIÓN.

(Extracto de nota de nuestro aliado El Ciudadano www.elciudadano.cl)

INFOGRAFÍA: EL MUNDO.