Después de la mesa romana sin muros en octubre, Focsiv participó, con ocasión de la Epifanía, en el encuentro de la comunidad cristiana y musulmana de Anguillara Sabazia.

Al final de la celebración eucarística, la comunidad cristiana acogió a la comunidad musulmana en la iglesia de la parroquia Regina Pacis para rezar juntos por un mundo de paz basado en la justicia social.

Luego, en el jardín de la parroquia, se plantó un olivo, donado por la comunidad musulmana, mientras que la comunidad cristiana donó una lámpara con la luz de Belén, con la inscripción “Bienaventurados los pacificadores”.

La paz se construye con un compromiso de aceptación mutua, de convivencia para la construcción del bien común.

Desde Anguillara Sabazia una invitación a las comunidades cristianas y musulmanas de 10, 100, 1000 ciudades italianas a caminar juntas para mostrar que la paz es posible. Las religiones tienen la gran responsabilidad de sembrar el conocimiento mutuo, la comprensión y la colaboración para el bien común, contrarrestando la retórica del miedo, el resentimiento y la violencia.

Hoy, más que nunca, es indispensable frente a una política que divide y discrimina.

DEJA UNA RESPUESTA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.