El rey resalta la «irrenunciable» libertad de expresión en democracia

0
48

Madrid, 1 oct (EFE).- El rey ha elogiado este martes la labor que durante sus treinta años de historia ha realizado el diario El Mundo en defensa de la democracia, el derecho a la información y la libertad de expresión, valores que ha considerado «fundamentos irrenunciables de todo Estado de derecho».

Felipe VI ha presidido junto a doña Letizia la cena organizada en Madrid con motivo del 30 aniversario de este periódico, en la que su director, Francisco Rosell, ha comenzado su intervención agradeciendo al rey que, con su actitud frente al desafío independentista en Cataluña, haya sido «un ejemplo para todos».

«Gracias por haber sabido estar en su sitio cuando se hace el desorden y la descompostura», ha proclamado Rosell el día en el que se cumplen dos años del referéndum de autodeterminación impulsado por los independentistas catalanes.

El rey no ha hecho referencia alguna en su discurso a la situación en Cataluña y lo ha centrado en elogiar la contribución de El Mundo a la España democrática en tres décadas que ha considerado decisivas para España.

El Mundo, a su juicio, se ha convertido en uno de los periódicos más influyentes del país y una institución en el ámbito mediático no sólo por cumplir treinta años, sino principalmente por su contribución a la defensa de la democracia desde que fue fundado.

Asimismo ha considerado que ha sido un «defensor de las libertades y de los derechos de todos los ciudadanos, especialmente del derecho a la información y a la libertad de expresión, como fundamentos irrenunciables de todo Estado de derecho».

A ello cree que ha contribuido los firmes principios fundacionales del periódico, al que ha calificado de «claro defensor de nuestros valores constitucionales».

Un periodismo de calidad, la independencia, el compromiso con la verdad, la pluralidad en las opiniones y la voluntad de poner la información al servicio de sus lectores han sido otras virtudes del diario destacadas por el rey.

El jefe del Estado ha tenido palabras de recuerdo para el fundador y presidente de la editora de El Mundo hasta 2005, Alfonso de Salas (del que ha destacado que contribuyó a fortalecer el papel de la prensa libre e independiente en España), así como para todos sus directores.

También ha mencionado a algunos de sus periodistas y columnistas que perdieron la vida bien cubriendo conflictos bélicos, como Julio Fuentes y Julio Anguita Parrado, o a manos de ETA, como fue el caso de José Luis López de Lacalle.

El rey ha elogiado el programa de apoyo a la lengua española que El Mundo prevé desarrollar en los próximos meses y ha animado a ahondar en el valor de este idioma al servicio de la comunicación entre pueblos y personas de todos los continentes.

A ellos se ha referido en su intervención el escritor y académico Arturo Pérez Reverte.

«Todos tenemos obligación de hacer más», ha señalado en relación con esa defensa de un idioma que ha considerado como «una patria común» cuya bandera es el Quijote.

Por su parte, Rosell ha remarcado la importancia de la prensa «crítica e independiente» por ser «la sangre que riega y vigoriza la democracia».

«La libertad y la democracia se deprecian y se desvirtúan al compás que lo hacen sus medios de comunicación. Cuando la prensa falla, la democracia e, incluso, la nación quedan desguarnecidas», ha reflexionado.

También ha intervenido el presidente de Unidad Editorial, Antonio Fernández Galiano, quien ha hecho una cerrada defensa de la búsqueda de la verdad ante el riesgo de que ésta pierda terreno, se dé pábulo» al fantasma de la confrontación, y los nacionalismos, los populismos y la xenofobia menoscaben las libertades individuales.

«La opinión pública debe estar informada, no manipulada», ha añadido.

Al acto, que ha contado unos 300 invitados, han asistido la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, y otros cuatro ministros: Isabel Celaá (Educación), Margarita Robles (Defensa), José Guirao (Cultura) y Pedro Duque (Ciencia).

También ha habido una destacada representación del PP, encabezada por su presidente, Pablo Casado, y la portavoz parlamentaria, Cayetana Álvarez de Toledo, así como dirigentes de Cs, como Ignacio Aguado, y de Vox, como Iván Espinosa de los Monteros.

A ellos se han unido la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, la de la Comunidad de Madrid, Isabel Ayuso, y el alcalde de la capital, José Luis Almeida, y las exdirigentes del PP Soraya Sáenz de Santamaría y María Dolores de Cospedal.

Entre los invitados, ha habido empresarios, como el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, y figuras del periodismo y directivos de grupos de comunicación. EFE