El plástico calienta el planeta dos veces más que la aviación

Así es como logramos que sea amigable con el medioambiente

0
107
Todos somos muy conscientes de las consecuencias de los plásticos en los océanos y en la tierra. Sin embargo, más allá de la contaminación visible de nuestros hábitats, que antes eran prístinos, los plásticos también están teniendo un grave impacto en el clima.

Una investigación recientemente publicada calcula que, a lo largo de su ciclo de vida, los plásticos representan el 3,8% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero. Eso es casi el doble de las emisiones del sector de la aviación. Si fuera un país, el «Reino Plástico» sería el quinto emisor más alto del mundo.

La demanda también va a aumentar. Con 380 millones de toneladas anuales, producimos 190 veces más plástico que en 1950. Si la demanda de plástico sigue creciendo a su ritmo actual del 4% anual, las emisiones de la producción de plástico alcanzarán el 15% de las emisiones mundiales para el 2050.

El plástico a lo largo del ciclo de vida

Más del 99% de los plásticos se fabrican a partir de productos petroquímicos, más comúnmente a partir del petróleo y el gas natural. Estas materias primas se refinan para formar etileno, propileno, buteno y otros componentes básicos de plástico, antes de ser transportadas a los fabricantes.

La producción y el transporte de estas resinas requieren una gran cantidad de energía y, por lo tanto, de combustible. Las emisiones de gases de efecto invernadero también se producen durante el propio proceso de refinado: el «cracking» de hidrocarburos de mayor tamaño procedentes de la industria petroquímica en hidrocarburos de menor tamaño adecuados para la fabricación de plásticos libera dióxido de carbono y metano. Según el estudio, alrededor del 61% del total de las emisiones de gases de efecto invernadero de los plásticos proviene de la etapa de producción y transporte de resina.

Otro 30% se emite en la fase de fabricación del producto. La gran mayoría de estas emisiones provienen de la energía necesaria para alimentar las plantas que convierten las materias primas plásticas en botellas, bolsas de basura y cascos de bicicleta que utilizamos hoy en día. El resto ocurre como resultado de procesos químicos y de fabricación – por ejemplo, la producción de espumas plásticas utiliza HFCs, particularmente gases de efecto invernadero potentes.

Imagen de SmerbyStudio/Shutterstock: La ignición de bolsas de metano atrapadas en los vertederos puede provocar incendios masivos, liberando el carbono almacenado en el plástico. 

La huella de carbono restante se produce cuando se tiran los plásticos. La incineración libera a la atmósfera todo el carbono almacenado en el plástico, así como contaminantes atmosféricos como dioxinas, furanos, mercurio y bifenilos policlorados, que son tóxicos y perjudiciales para la salud humana.

Como los plásticos tardan siglos en degradarse, la eliminación en vertederos sólo contribuye en teoría en una pequeña medida a las emisiones. Sin embargo, hasta un 40% de los residuos de los vertederos se queman en cielos abiertos, lo que acelera drásticamente la liberación de carbono que de otro modo estaría bloqueado.

Haciendo que los plásticos sean amigables con el medioambiente

Si queremos combatir la degradación del medioambiente, es evidente que es necesario reducir las emisiones de plástico. Afortunadamente, la solución con el mayor potencial ya está en marcha, aunque lenta. Al mostrar que la transición a un sistema de energía de carbono cero tiene el potencial de reducir las emisiones de plástico en un 51%, el estudio proporciona otra razón más para eliminar rápidamente los combustibles fósiles.

Sin embargo, más allá de la descarbonización global urgentemente requerida, necesitamos reducir nuestra aparentemente insaciable demanda de plásticos a base de carbono. El aumento de las tasas de reciclado es una forma sencilla de hacerlo. Los plásticos de la más alta calidad pueden ser reciclados muchas veces, y casi todo el plástico puede ser reciclado hasta cierto punto – pero sólo el 18% fue reciclado en todo el mundo en 2015. Aunque cada proceso de reciclaje requiere una pequeña cantidad de plástico nuevo, podemos aumentar enormemente el ciclo de vida del material reutilizando eficientemente lo que fabricamos.

Una solución más fundamental es cambiar a la fabricación de plásticos a partir de fuentes biodegradables como la madera, el almidón de maíz y la caña de azúcar. Los propios materiales son neutros en carbono, aunque la energía renovable es esencial para eliminar el impacto climático de los costes energéticos durante la producción, el transporte y el tratamiento de residuos.

Ahora bien, un aumento masivo de la producción de bioplásticos -que en la actualidad representan menos del 1% de la producción total de plásticos- requeriría grandes extensiones de tierras agrícolas. Con el dramático aumento de la población y el espacio cultivable que cada vez es más codiciado, puede no alcance a satisfacer la demanda.

Imagen del Estudio BKK/ShutterstockNo se requieren combustibles fósiles.

El resultado final, por lo tanto, es que tendremos que reducir nuestra demanda de plástico. Según el estudio, la simple reducción del crecimiento anual de la demanda de plásticos del 4% al 2% podría resultar en una reducción del 60% de las emisiones del sector en 2050. Si bien una vida sin plásticos puede parecer inimaginable, vale la pena recordar que su prevalencia es un fenómeno reciente de relatividad. El primer plástico artificial, la baquelita, fue desarrollado en 1907, pero no fue hasta la década de 1950 que comenzó la era del plástico. Si mostramos un verdadero apetito por abordar la contaminación plástica, el mundo podría cambiar de nuevo con la misma rapidez.

Los gobiernos, las corporaciones y los individuos deben hacer de la investigación de alternativas una prioridad, y apoyar alternativas a los desechos plásticos innecesarios. Si la mayoría de la gente llevara una botella de agua reutilizable, por ejemplo, podríamos eliminar la necesidad de las aproximadamente 20.000 botellas de un solo uso que se compran cada segundo en todo el mundo.

Por supuesto, cualquiera de estas soluciones por sí sola no será suficiente. Como señala el reciente estudio, sólo combinando la reducción de la demanda, el reciclaje de primera clase, la descarbonización de la energía y la adopción a gran escala de bioplásticos podremos hacer frente a la contribución del plástico a la crisis climática. Pero si logramos hacer todo esto, entonces podremos reducir las emisiones de plásticos a sólo el 7% de los niveles actuales.

No es necesario demonizar completamente a los plásticos como plagas ambientales. Asequibles, duraderos y versátiles, aportan una gran cantidad de beneficios a la sociedad y, sin duda, desempeñarán un papel importante allí donde no sea posible encontrar reemplazos. Pero décadas de uso desenfrenado y una cultura de usar y tirar están teniendo graves consecuencias que van mucho más allá de la contaminación visible de nuestra tierra y del agua. Es esencial que reduzcamos drásticamente el uso de plásticos evitables y eliminemos la huella de carbono de los que necesitamos utilizar. Nuestra relación con el plástico puede ser tóxica, pero no tiene por qué ser para siempre.