El Barcelona venció 2-0 en su estadio al Villarreal y recuperó el primer puesto, en una jornada en la que empataron el Sevilla (1-1) frente al Alavés y el Atlético (1-1) ante el Girona.

Esta liga es monstruosa. Todos los partidos son complicados, ningún adversario es sencillo y para el público es magnífico”, resumió el entrenador del Atlético Diego Simeone.

En el Camp Nou, en un partido pobre de los jugadores azulgranas, dos acciones aisladas significaron los tres puntos. En el primer gol el francés Ousmane Dembele centró para que Gerard Piqué rematara de cabeza y en el segundo Lionel Messi encontró al espacio al joven de 20 años Carles Aleña, que levantó el balón con clase frente a Sergio Asenjo.

Con Luis Suárez de baja por una lesión en la rodilla, Dembele mostró su repertorio, resumido en una jugada en la que tiró cinco regates. Además estuvo cerca de marcar (13, 23 y 31) y protagonizó una aceleración supersónica por la derecha (47).

El buen partido del francés sirve para poner calma a su situación extradeportiva, después de que varios actores del club le pidieran que fuera más profesional tras varios episodios de indisciplina. En una semana marcó ante el Atlético el empate in extremis (1-1) y dio una asistencia ante el PSV Eindhoven en Champions (2-1).

La mejor opción del Villarreal llegó en el minuto 13, cuando Gerard Moreno se topó con el poste.

En Girona, con un Antoine Griezmann bastante discreto en la víspera de la atribución en París del Balón de Oro, el Atlético se vio por detrás tras un penal cometido por el arquero esloveno Jan Oblak y convertido por el uruguayo Cristhian Stuani (45+2), sorprendente máximo realizador del campeonato con 11 dianas.

Pero Costa, lastrado en las últimas semanas por dolores en un pie que le podrían llevar al quirófano, corrió en un pase largo de Ángel Correa y provocó que Jonas Ramalho marcara en propia puerta (83).

En el pequeño estadio de Montilivi, el Atlético dominó, pero recibió una buena ración de su propia medicina; un adversario enérgico, disciplinado y efectivo al contraataque.

Los Colchoneros no se mostraron efectivos, al contrario que el equipo local. En una presión de los catalanes, el medio Rodrigo falló un pase y Stuani se fue hacia el gol hasta que recibió la entrada de Oblak.

El árbitro, que inicialmente señaló falta, finalmente otorgó penal después de recurrir al VAR (Asistencia por Vídeo al Arbitraje). Además Oblak vio amarilla.

Los rojiblancos tenían varias bajas en defensa (Diego Godín, José María Giménez, Filipe Luis…), por lo que Saúl jugó como improvisado lateral izquierdo.

El portero suplente del Girona, Gorka Iraizoz, tuvo que entrar a falta de 20 minutos por la lesión de Yassine Bounou, aportando dos paradas de reflejos delante de Saúl (77) y Gelson (90+3).

Con este nuevo empate el Atlético suma cinco fuera de casa, además de una victoria y una derrota, evidenciando que tiene un problema para ganar fuera del Metropolitano.

En el otro partido disputado este domingo, el Betis venció 1-0 a la Real Sociedad con un tanto de Junior Firpo (33).

 

(Con información de AFP)

DEJA UNA RESPUESTA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.