Convertirse en la primera persona en cruzar en solitario la Antártida ha sido el objetivo de un deportista extremo estadounidense y un militar británico, que ya han recorrido por separado la mayor parte de la ruta.

Desde el pasado 3 de noviembre el estadounidense Colin O’Brady, de 33 años, y el británico Louis Rudd, de 49, han estado esquiando y acarreando un trineo con víveres y equipaje. Cada uno ha recorrido más de 1.000 kilómetros de un viaje que podría terminar antes de Año Nuevo.

Ambos están siguiendo la ruta del militar británico y compañero del capitán Rudd, Henry Worsley, quien falleció a los 55 años de disfunción multiorgánica en 2016, cuando estaba a solo 48 kilómetros de la meta.

La ruta, de 1.482 kilómetros de extensión, comienza en la barrera de hielo Filchner, en el oeste de la Antártida, pasa por el Polo Sur y termina en la plataforma de Ross.

Inicialmente se planeó que la expedición duraría al menos 65 días, pero O’Bradly rechazó parte de los alimentos para alivianar el trineo, que pesaba 170 kilogramos. Ahora los víveres le alcanzarán solo para 61,5 días.

Al principio, Rudd fue más rápido, recorriendo aproximadamente 7,5 kilómetros por día, pero el 8 de noviembre O’Brady aceleró, avanzando 19 km en 12 horas. Desde entonces ha mantenido el liderazgo, habiendo recorrido 1.316 km para el 23 de diciembre, 32 km delante de Rudd, según The New York Times.

Captura de pantalla del perfil de Instagram de uno de los actores de la hazaña.

O’Brady alcanzó el Polo Sur el día 40.º de la expedición, y Rudd lo hizo el día 41.º. Ambos han empezado a perder peso. Pese a esto y a síntomas de congelamiento en la nariz y las mejillas, el estadounidense se desplazó a razón de entre 30 y 40 kilómetros al día entre el 16 y el 18 de diciembre.

Para su expedición ambos reunieron 200.000 dólares cada uno de patrocinadores. Su equipaje incluye una carpa, una bolsa de dormir, un hornillo, un navegador GPS, un teléfono satelital, un módem y paneles solares portátiles.

Cuando ambos se reunieron en la ciudad chilena de Punta Arenas el pasado mes de octubre, al principio no se llevaban muy bien. Pero gradualmente se acostumbraron a la presencia rival y acordaron el arranque de sus expediciones.

“¡Buena suerte! Creo que ambos lo conseguiremos”, dijo Rudd antes del viaje.

(Con información de RT)