Es necesario estar afiliado a la Seguridad Social, tener la edad legal mínima de retiro y cotizar un mínimo de 15 años

La jubilación es uno de los temas que más preocupa a la población. Sobre todo a las personas que tienen la edad más próxima a la jubilación. ¿De cuánto será mi jubilación? ¿Puedo jubilarme ya? ¿Llego al mínimo? Son muchas las preguntas que se hace la gente con respecto a la jubilación y a la pensión que les va a quedar. Por ello, vamos a responder a continuación a algunas de las preguntas más recurrentes con respecto a este tema.

En primer lugar hay que señalar que España ofrece dos tipos de pensiones a los jubilados. Por un lado, está la pensión contributiva, que es la derivada de las propias cotizaciones que durante nuestra vida laboral hemos hecho a la Seguridad Social. Por otro lado, están las denominadas pensiones de régimen asistencial, que se conceden a aquellas personas que cumplen una serie de requisitos específicos. En el artículo de hoy, vamos a centrarnos en las pensiones contributivas.

Para acceder a una pensión contributiva el ciudadano debe cumplir cuatro condiciones fundamentales: haber cumplido la edad mínima de jubilación (67 años en 2027, o 65 si se han cotizado 38 años y medio), haber cotizado al menos 15 años y encontrarse en situación de hecho causante de jubilación según los estándares legalmente establecidos.

¿Y cuánto cobraremos en la jubilación? Esto dependerá de la vida laboral de cada una de las personas, de su situación personal, de los años trabajados, etcétera. Para hacerse una idea lo más cercana a la realidad se puede hacer la consulta en un simulador plan de pensiones en el que a través de una calculadora se puede conocer cuál va a ser la pensión que se nos va a quedar.

A través de esta herramienta, el interesado puede conocer de una forma fácil y sencilla cuándo se va a jubilar y cuánto se cobrará cuando llegue el momento de la jubilación. Esta herramienta está pensada para todo tipo de personas, no sólo para los más próximos a la edad de jubilación, ya que ofrece la oportunidad a la gente de planificar su futuro y organizarse para tener la mejor jubilación posible.

Con esta calculadora, realizada por Abanca, el usuario conocerá el año en el que se jubilará y de cuánto será la pensión. No obstante, esta herramienta online da un paso más allá, ya que también ayuda a conocer cuánto se debería de ahorrar para que el futuro sea como el afectado quiere que sea y organizarse para alcanzar sus objetivos. A la hora de poner los datos, el interesado deberá conocer el  período mínimo de cotización al que deberá acogerse en función de sus especificidades como trabajador.

Hay que tener en cuenta también que es obligatorio que el trabajador tenga, al menos, dos años de cotización comprendidos dentro de los 15 años anteriores al momento de generarse el derecho de jubilación y pensión. En caso contrario, el trabajador pierde el derecho a su pensión contributiva, aunque puede acceder a una pensión de carácter asistencial en determinados casos.

Con todos estos datos y al saber la pensión que se le va a quedar, el interesado puede ver si va a cobrar la pensión mínima y, en ese caso, plantear opciones para conseguir una mayor disponibilidad de dinero cuando llegue la jubilación. Para ello, es oportuno contar con recursos aparte como, por ejemplo, un plan de jubilación que genere de mayores ingresos en esta nueva etapa de su vida personal. A través de estos productos financieros pueden conseguir un rendimiento sobre tus ahorros en torno al 3 % o 4 %.

El hecho causante en la jubilación

Para acceder a la jubilación, España establece que se debe haber producido lo que se llama en la ley: “El hecho causante”. Esto implica una serie de condicionales con las que se podrá acceder a una pensión contributiva. Según la normativa vigente los casos son los siguientes:

  • El día en el que termine la actividad laboral, cuando el trabajador está en alta en la Seguridad Social.
  • El día de presentación de la solicitud, en las situaciones asimiladas a la de alta (con dos excepciones: en caso de excedencia forzosa, el día del cese en el cargo que dio origen a la asimilación; y en caso de traslado fuera del territorio nacional, el día del cese en el trabajo por cuenta ajena).
  • El día de presentación de la solicitud, en las situaciones de no alta.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.