Cualquier tipo de adicción conlleva los mismos perjuicios

0
1615

El cuerpo humano, posee una gran sensibilidad frente a las adicciones, y aunque esto parezca algo no muy común, la realidad completamente diferente, pues desgraciadamente podemos volvernos adictos a casi cualquier cosa. Desde la comida, alcohol, tabaco y otras drogas, sexo y hasta las nuevas tecnologías. Las adicciones se han convertido en un problema mundial bastante difícil de controlar.

Afortunadamente, existen sitios como un Centro de Desintoxicación, donde encontraremos personas dispuestas a ayudarnos a mejorar y dejar atrás ese trastorno que suele causar tanto daño, pues no importa el tipo de adicción que se tenga, todas tienen graves daños y por ello hay que superarlas.

Principales adicciones que se pueden sufrir

Generalmente las adicciones suelen estar divididas en tres categorías, basándose en si la adicción es hacia una sustancia, una conducta o actividad u otras dependencias que se encuentren vinculadas al pensamiento.

Sin embargo, dentro de estas pocas categorías se pueden encontrar un sinfín de conductas dependientes hacia una gran variedad de cosas inimaginables.

Problemas con sustancias químicas

En primer lugar siempre encontraremos las adicciones a sustancias químicas, las cuales conllevan consecuencias más que graves pues, afectan directamente a la salud y en muchas ocasiones estos daños pueden llegar a un nivel en el que no hay vuelta atrás.

Actualmente algunas de estas sustancias son consideradas legales, caso del alcohol y el tabaco, pero esto no quiere decir que dichas sustancias sean inofensivas, las consecuencias siguen estando ahí.

Por otro lado, existen adicciones a sustancias químicas ilegales como la marihuana o heroína, por nombrar algunas de las más comunes, que sin duda causan un daño mayor a nuestra salud en un periodo de tiempo mucho más corto del que se cree.

Problemas de conducta

Ahora, si se padece una adicción a una actividad o conducta, encontraremos una gran variedad de posibles patologías. Existe dependencias muy variadas, desde problemas y relaciones tóxicas con la comida, hasta adicciones a los videojuegos, al trabajo, al sexo, al deporte, o incluso a las compras. Algo que a simple vista en muchas ocasiones no parecen causar ningún daño grave pero, sin embargo, la mayoría trae consigo problemas que afectan el día a día y el estilo de vida de quien las sufre y están a su alrededor.

La mayoría de las adicciones, pueden tener graves consecuencias económicas. Otras dependencias como las originadas a malos hábitos o consumos de drogas, terminan afectando además de la salud a las relaciones sociales y familiares incluso podrían transformarse en todo un aislamiento social del que luego podría costar mucho salir.  

Dependencia emocional

También existen dependencias relacionadas con las emociones. Este tipo de adicción, aunque suele nombrarse más como dependencia emocional,  en la mayoría de los casos se ve reflejada en personas que necesitan de manera incontrolable a otra para poder sentirse bien. Las consecuencias de esta dependencia afectiva son múltiples y van desde la ansiedad, pérdida de individualidad, depresión e incluso sufrir ideas suicidas.

Afortunadamente es posible superar las adicciones y dependencias

Por suerte, los seres humanos también poseemos una gran capacidad para desarrollar estrategias y tratamientos que proporcionan la cura de este tipo de trastornos o enfermedades. En 1951, fundado por Jaroslav Skála, nace el primer Centro de Desintoxicación en Checoslovaquia, con el objetivo principal de brindarle ayuda a personas adictas al alcohol, es decir, desembriagar a una persona alcoholizada y ofrecerle un tratamiento completo de rehabilitación.

Desde entonces, cada vez se ha tenido una mayor certeza y conciencia sobre este tipo de enfermedades. Muestra de ello, es como a la par de las adicciones han ido surgiendo centros especializados en los que superar estos errores o problemas tanto de conducta como de consumos.

Tratamientos y métodos de rehabilitación

  Entre los tratamientos que se ofrecen para superar estas dependencias o adicciones, podemos encontrar los tratamientos con sustancias y tratamientos sin sustancias.

En el primer grupo podemos encontrar remedio para adicciones como las ocasionadas por el consumo de alcohol, cocaína, heroína, benzodiacepinas, entre otras sustancias químicas.

Por otro lado, entre los tratamientos sin sustancias, encontramos el tratamiento adecuado para adicciones como las ocasionadas en torno al juego, sexo, videojuegos y a las compras.

Es imprescindible ponerse en manos de especialistas

Aún así, solo un especialista puede emplear una rehabilitación con unos medios u otros, dependiendo del paciente, la adicción, el tiempo de exposición y más factores que determinan el grado de dependencia.

Lo cierto es que, sin importar cuál sea la adicción que se padezca, para poder tratar la mayoría de estos problemas de manera correcta, se debe llevar a cabo la realización de ciertas fases en las que el paciente será sometido a diferentes procesos que le ayudarán a completar su recuperación con éxito.

Por último, los mejores centros, suelen disponer de instalaciones que se encuentran divididas según las fases de tratamiento. En el centro de ingreso se llevan a cabo las primeras fases (desintoxicación y deshabituación) con la intención de que los pacientes puedan pasar por estas fuertes etapas del tratamiento en un entorno tranquilo, cómodo y muy discreto.

En el centro ambulatorio se cumplen las últimas etapas del tratamiento (rehabilitación y reinserción). En la mayoría de los casos, el paciente suele residir en su casa y asiste al centro ambulatorio según los horarios estipulados durante todo el periodo de tiempo que duren ambas etapas.

Para terminar, ten presente que si eres consciente de que sufres una adicción o conoces a alguien que padezca esta enfermedad, no lo dejes pasar, ayuda y déjate ayudar.