La odisea de pasar la ITV

Denuncias Públicas 15 de octubre de 2020 Por Hugo Ghiara
La ITV cumple con una función vital, asegurar que nuestros coches están aptos para funcionar... salvo este caso.
auto-mechanic-2834414_1280

Inspirada en hechos reales...

Esta historia comienza en el verano de 2018 y con la llegada de la fecha para pasar la ITV, nuestra protagonista tiene un hermoso Volkswagen Passat del año 2004, bastante bien cuidado, siempre en garaje y con muy pocos arañazos típicos de la edad, por lo demás siempre a pasado las inspecciones sin mayor problema, ya que su motor también siempre ha recibido los cuidados de su dueña en cuestiones de niveles, cambios de aceite, etc, etc...

El caso fue, que en esa oportunidad y debido a los rumores de muchos vecinos, habría que poner atención a la revisión de los gases, ya que se habían escuchado comentarios en el barrio, muchos coches habían tenido problemas con este tema. Nuestra amiga confiada de su experiencia anterior durante las revisiones periódicas se ocupó de que todo estuviera bien vigilado y el día de la prueba llevó su coche bien acelerado para que el mismo motor limpiara toda su cañería.

La 1º prueba

Llegó a la ITV a la hora de la cita, pagó unos 53,88 € y esperó su turno como todos, el coche entró en revisión y fue pasando por todas las pruebas, como siempre ella obedecía lo que el mecánico le indicaba y así paso a paso, hasta llegar al final. El hombre le indicó, aparque su coche en la salida que le acercaré la documentación, bien, al parecer todo había salido normal... Cuando el hombre se acercó con los papeles le informó... el coche no ha pasado, tiene que arreglar un problema con los gases, sus indicadores están elevados, no se preocupe la segunda cita no le costará dinero, lo arregla y vuelve a pasar, solo por los gases...

La señora pillo una tensión en su barriga, le vino a la cabeza los comentarios de los vecinos... también su precaria situación económica y el incordio de tener que arreglar algo de lo cual no tiene ni idea y que nunca le había pasado.

Dejó pasar unos días, habló con un mecánico amigo que le dijo que no se preocupara, él le pondría unos líquidos en el diesel y un día antes, con un poco de carretera no tendría ningún problema, muchos coches pasan la ITV con estos líquidos, solo hay que asegurarse de acelerar a más de 3500 revoluciones el día de la prueba y ya está.

El mecánico amigo le cobró unos 30 € por los líquidos y ella tuvo que cargar unos 50 € más de diesel para que la mezcla y la carretera acelerada hiciera el resto.

2º prueba

Llegó el día, muy por la mañana y todo preparado para la limpieza de los gases nuestra amiga se va a la autovía a recorrer unos cuantos kilómetros de forma acelerada y asegurándose de que el motor esté bien revolucionado, pasa 2 horas de carretera y llegado el momento accede al banco de prueba, termina y el mecánico le indica, nuevamente no ha pasado la inspección, su coche tiene los gases elevados, debe arreglarlo y tiene un tiempo limitado para hacerlo, por otra parte, la próxima prueba la tendrá que pagar con un recargo y será revisado nuevamente el coche de forma completa.

El día fue peor que el anterior, ahora tendría que pagar más dinero, tendría que buscar un nuevo taller mecánico porque su amigo ya no inspiraba ninguna confianza, para colmo volver a pasar el coche y encima con recargo...

Hablando con amigos y consultando la guía de talleres, se acerca a un especialista en estos temas, le cuenta la historia al mecánico que, le propone una limpieza completa del tubo de escape y por supuesto le agregará otros líquidos al diesel para que esta vez no tenga problemas, el presupuesto sería de 250 € y el coche quedaría muy bien después del tratamiento, el pasaría por su propia máquina para asegurarse que todo está en orden.

Tirando de los pocos ahorros y con ánimo de terminar con este asunto acepta el presupuesto de 250 € y lleva el coche al taller. Ya lleva unos 383 € gastados más el tiempo y el disgusto... pero en fin, pronto acabará y el coche quedará reparado definitivamente.

3º prueba

Llega el día de la prueba, vuelve a pedir el turno, pagar con recargo cerca de 70 € y nuevamente a hacer la cola de vehículos, entrega los papeles al mecánico y este comienza a hacer todas las pruebas pertinentes. Cuando llega a los gases le indica, señora tiene unos niveles elevados por lo que tendrá que volver y arreglar este desperfecto, la señora entra en cólera y le dice que no puede ser, que ella arregló todo lo que tenia que arreglar, que no tiene dinero y que no puede seguir con este tema, le cuenta que lo llevó a un taller especializado, que antes se le aseguró que los niveles eran correctos para pasar la inspección... el mecánico tratando de entenderla le dice que lo siente, pero es lo que hay, tiene que reparar el coche nuevamente, que no le costará dinero, pero que no lo deje estar porque puede ser multada.... 

Desesperada deja la estación de ITV y se dirige a reclamar al taller, al llegar le cuenta lo sucedido al mecánico y este no daba crédito, el había hecho las cosas bien y la culpa era de la estación de ITV ya que controlan muchos coches cada día y sus máquinas están sucias, la suya es nueva etc, etc, la discusión siguió hasta que la buena señora desesperada increpó al mecánico con amenazas y esté se ocupo de echarla del taller... esta relación no prosperó y nuestra amiga se volvió a encontrar como al principio pero con 453 € menos.

El tiempo corría y ella decidió de todas maneras arriesgar dejando pasar un mes, entre otras cosas porque no tenía dinero para pagar. Comenzó a investigar consultando con más mecánicos que podría hacer, porque tampoco sabía cual era el fallo de su coche, hasta ahora sabía que su marca había tenido problemas y que esos coches eran vigilados in extremis.

Solución definitiva

Llegó a otro taller que le recomendaron, le contó todo lo sucedido al mecánico y este en un acto de solidaridad le dijo, yo le puedo dar la solución definitiva para que Ud. pase la ITV. La señora resignada y dispuesta a todo para acabar con el tema le presta atención... ¿Que es lo que se puede hacer? El mecánico con total seguridad le dice... tiene que dejarme el coche aquí, nosotros desmontamos el ordenador del coche, lo enviamos a un lugar especializado y lo re-programan, es como si le cambiaran la potencia al motor. Ud, va y pasa la ITV sin problema, vuelve, me deja nuevamente el coche, volvemos a re-programar el ordenador y el coche vuelve a quedar como ahora, con su potencia normal... La señora no daba crédito a lo que escuchaba, el caso es que el mecánico le garantizaba 100% que pasaría la ITV, pero que el tratamiento no le servía nada al coche y si a pasar el trámite de la revisión.

Con todo lo que había pasado hasta ahora estaba decidida a hacer lo que haga falta para terminar con todo esto, el problema era que el tratamiento costaría unos 340 € (220 € el programador y 120 € de mano de obra, desmontar y montar) Sacó cuentas, pediría dinero prestado pero al fin acabaría esta historia y aceptó.

4º Prueba

Llegó el día, después de dejar el coche en el taller un par de días, se dirigió nuevamente a la ITV, durante el trayecto notaba como su coche se comportaba como uno más pequeño, eso le dio confianza y cuando llegó al mecánico, le pidió que acelerara, ella lo hizo y los niveles de gases no pasaron los 0,80 que indicaba la máquina, por fin había pasado la prueba de gases y la revisión anual de la ITV. 

Conclusión

Nuestra amiga gastó aproximadamente unos 800€ en pasar la ITV, sin resolver en absoluto el nivel de gases que exigía el examen, el coche por lo tanto estaba igual que antes de hacerla, si sumamos el tiempo invertido y los malos momentos no podemos dejar de pensar que esto ha sido un desastre total y además para nada.

Nunca sabrá nuestra amiga si el problema lo tenía su coche, lo tenía la máquina del la estación de ITV o la mala suerte, pero esto sucedió aproximadamente así.

Al año siguiente decidió cambiar de ITV, resuelta a no volver a vivir esto decidió comprar unos líquidos sin recomendación de nadie, se los puso y se prometió, que si no llegaba a pasar la ITV, llevaría su coche a un desguace y lo dejaría ahí para siempre.

Nuestra protagonista pasó ese año la ITV a la primera quedando sorprendida para siempre y su coche rodando hasta el día de hoy, lo sucedido el año anterior deja mucho que reflexionar, me pregunto cuantos miles de personas pasan por esta angustia cada año al tener una economía precaria que no permite comprar un vehículo nuevo.

 prensaldia.com es un periódico para tomar posición, opinar y participar 

Si quieres publicar artículos, fotografías o vídeos, envía el material junto con tus datos a [email protected], el material será moderado y publicado. ¡Participa!

Te puede interesar