Coronavirus: ¿Algunos políticos de los Estados Unidos solo se permiten decir tonterías y no permiten que otros sospechen?

Mundo 17 de marzo de 2020 Por Redacción
Dado que Estados Unidos reconoce que los casos de neumonía por el nuevo coronavirus se han incluido en las muertes por influenza, es lógico que el mundo exterior cuestione el origen del nuevo coronavirus
Coronavirus-chequeo-prensa-Casa-Blanca-marzo-2020
- Un miembro del equipo médico de la Casa Blanca chequea a un miembro de la prensa antes de una rueda de prensa. Foto: Reuters.

PRENSALDIA150
Si quieres publicar artículos, fotografías o vídeos, envía el material junto con tus datos a [email protected], el material será moderado y publicado. ¡Participa!

Durante una comparecencia reciente sobre el brote de neumonía por el nuevo coronavirus en la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, el diputado Harry Rouda dijo: “Parece que algunos estadounidenses murieron de influenza, ¿pero pueden haber muerto por infección con el nuevo coronavirus?”. El director del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), Robert Redfield, respondió: “Hasta ahora, Estados Unidos ha diagnosticado algunos casos de esa manera”.

Tan pronto como salió la noticia, la opinión pública se alborotó. Esta respuesta es equivalente a reconocer la existencia de casos de muerte debido a la neumonía por el nuevo coronavirus en los Estados Unidos y que sean confundidos con muertes por influenza, proporcionando evidencia adicional para el cuestionamiento del origen del nuevo coronavirus en el mundo exterior. Con la aparición continua de gazapos en la prevención y el control de la epidemia en los Estados Unidos, más y más escépticos ojos se centran en los Estados Unidos.

De hecho, desde que una pareja que viajó a Hawái y Japón regresó a su hogar en febrero de este año y se confirmó que estaban infectados con el nuevo coronavirus, ha habido más dudas sobre el origen del virus en los Estados Unidos. El 21 de febrero, la televisión japonesa Asahi TV hizo un programa, mostrando el mal estado del examen físico de los estadounidenses y la similitud entre la neumonía por el nuevo coronavirus y la influenza, y cuestionó si algunos pacientes con neumonía de nuevo coronavirus fueron tratados como pacientes con influenza. Pero en ese momento, el CDC de los Estados Unidos lo negó categóricamente. Como resultado, 20 días después, el director del CDC de los Estados Unidos reconoció que este era el caso.

Vamos a ver el cronograma: la temporada de influenza de los EE.UU. comenzó en septiembre de 2019; en octubre, los atletas militares estadounidenses llegaron a Wuhan para participar en los VII Juegos Militares Mundiales, durante los cuales los atletas extranjeros contrajeron enfermedades infecciosas importadas; apareció en Wuhan en diciembre el primer paciente infectado con el nuevo coronavirus.

Dado que Estados Unidos reconoce que los casos de neumonía por el nuevo coronavirus se han incluido en las muertes por influenza, es lógico que el mundo exterior cuestione el origen del nuevo coronavirus. Además, la prevención y el control del brote en el lado estadounidense queda en un caos. El CDC no solo reconoció que algunos de los kits de prueba originales del nuevo coronavirus eran defectuosos, sino que también a muchos pacientes con síntomas sospechosos se les negaron las solicitudes de prueba.

Las recientes noticias sobre el cierre del Instituto Médico Top Secret del Ejército de EE.UU. para Enfermedades Infecciosas en Fort Detrick, en julio de 2019, han aumentado las sospechas sobre los Estados Unidos.

Sin embargo, la respuesta de algunos políticos estadounidenses ha sido sorprendente. Estaban ocupados negando de nuevo y protestando con ira. Por ejemplo, Newt Gingrich, expresidente de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, dijo que el origen del virus en los Estados Unidos era una “mentira”.

La fuente del virus es una cuestión científica y requiere asesoramiento profesional. Algunos políticos estadounidenses ignoran la investigación científica y fabrican rumores para difamar a otros sin fundamento, pero no se permite cuestionarlos en base a la lógica y el sentido común.

Esta es una práctica típica de doble estándar. Después de que Robert Redfield reconoció que algunas muertes de la neumonía por el nuevo coronavirus en los Estados Unidos son malentendidas como muertes por influenza, la gente tuvo que preguntarse: Estados Unidos pone desesperadamente difamación y derrama agua sucia a China, ¿es porque quiere desviar la vista del mundo y culpar a otros?

(Tomado de CRI Español)

Te puede interesar

Boletín de noticias

 Ayudar a GLOBATIUM 

Apoya nuestro proyecto editorial GLOBATIUM empresa editora de prensaldia.com para que podamos continuar en este momento que la publicidad no podrá sustentarnos, creemos que entre todos podremos superar esta pandemia, gracias por tu participación y comprensión

Te puede interesar

Prensaldia es un periodico digital colaborativo con noticias de hoy, lo mejor de la prensa digital