El delantero galés Gareth Bale marcó tres goles y metió al Real Madrid en la final del Mundial de Clubes de fútbol, tras superar por 3-1 al Kashima japonés.

La escuadra del país del sol naciente comenzó impetuosa en el partido, e incluso obligó a lucirse al arquero madridista Thibaut Courtois, quien realizó varias atajadas de mérito, sin embargo antes de llegar al medio tiempo las aguas tomaron su nivel.

En el 44′, cuando todo hacía indicar que se llegaría con empate sin goles al descanso, apareció Bale y puso al 1-0 tras realizar una excelsa pared con el brasileño Marcelo y luego mandar el balón al fondo de las redes, sin opciones para el arquero Sun Tae.

Nada más comenzar la segunda parte, específicamente en el 53′, la superestrella de Gales se aprovechó de un error garrafal de la zaga del Kashima para marcar a puerta vacía el segundo tanto merengue.

El lateral izquierdo del Real Madrid, Marcelo, dio dos asistencias. Foto: EFE.

Apenas dos minutos más tarde, Bale completó su triplete con un obús a la escuadra, un golazo en toda la extensión de la palabra, y sentenció el desafío.

Kashima tuvo su momento de gloria en el 79, cuando Shoma Doi marcó el único gol de los japoneses y de alguna manera salvó la honrilla.

Así, el Madrid, campeón de las últimas dos ediciones, aseguró su boleto a la final de la competición por tercer año consecutivo, algo nunca antes visto.

En el duelo por la corona, el próximo sábado, el club merengue chocará contra el Al Ain emiratí, sorpresivo verdugo del argentino River Plate en semifinales, en la tanda de penales tras empatar 2-2 en el tiempo reglamentario y las dos prórrogas.

El portero del Real Madrid Thibaut Courtois, evitó dos ocasiones de gol justo al comienzo del partido. Foto: Reuters.

Bale fue el héroe del Real Madrid con un hat-trick. Foto: Reuters.

(Con información de PL)