Una vez que estamos decididos por esta opción de mercado, ¿qué tenemos que tener en cuenta a la hora de encontrar nuestra mejor opción, para que lo barato no termine saliendonos más caro?.

Teniendo en cuenta las nuevas restricciones impuestas en algunas de las ciudades más importantes de nuestro país, son muchas las personas que se están animando a renovar su viejo automóvil. Una opción más económica a la hora de afrontar esa inversión es optar por la adquisición de un coche de segunda mano.

Si bien es cierto que si acometemos esta compra de una manera despreocupada o sin fijarnos en los pequeños detalles, puede que ese supuesto ahorro, nos termine costando más dinero del que teníamos presupuestado en un principio.

¿Dónde comprar?

Está claro que esta es una de las grandes preguntas, si no la más importante, a la que nos enfrentamos cuando empezamos siquiera a plantearnos la adquisición de un nuevo vehículo. Y es que tenemos que tener en cuenta principalmente dos opciones muy claras y diferenciadas:

 

  • Particulares: Esta opción que suele resultar en primera instancia, más económica que acudir a una empresa dedicada a ello, nos puede conllevar algún que otro quebradero de cabeza. Por lo que se recomienda hablar siempre con el vendedor sobre la posibilidad de una revisión mecánica en un taller de confianza, y dejar claro además del precio del coche los gastos del cambio de titularidad asociados.

 

  • Empresas/Concesionarios: Siempre conlleva una mayor seguridad para el comprador acudir a empresas o a concesionarios que ha particulares (pese a que en ambos casos están protegidos por una garantía). Pero es cierto que aunque conllevan normalmente un gasto mayor, el mantenimiento del coche a la hora de la entrega suele ser de mayor calidad y confianza. También deberíamos tener en cuenta que gracias a internet podremos encontrar multitud de ofertas que harán que esa diferencia de precios no sea tan grande, así podremos encontrar por ejemplo coches seminuevos de la marca renault, con un precio muy competitivo y con las anteriormente mencionadas ventajas.

Elementos a tener en cuenta

Es cierto que lo primero que se nos viene a la cabeza en cuanto pensamos en este tipo de adquisición es el tema del motor, del kilometraje y de la antigüedad del vehículo, esta última facilmente confirmable si tenemos en cuenta la Antiguedad de las matriculas, que nos dirá la la fecha en la que nuestro vehículo fue matriculado. Aunque tengamos información o ciertas nociones de mecánica siempre se recomienda confiar en un mecánico profesional y de confianza para que revise los dos primeros parámetros.

Ahora bien, ¿es esto lo más importante a que tener en cuenta cuando vamos a adquirir un coche de segunda mano? Son múltiples los factores que pueden hacernos decantar por un modelo o una marca distinta, pero además de eso, deberíamos tener presentes nuestros gustos estéticos, el estado de la pintura, si vamos a querer o no Tintar cristales de coche, para disfrutar de una mayor privacidad dentro de tu vehículo o si ya viene con ellos incluidos, y demás características que si bien sólo influyen en el aspecto estético, también son importantes y se deben tener en cuenta en una adquisición de este estilo.

Además de todos los elementos y parámetros expuestos con anterioridad el tipo de tapicería que tiene y la conservación de la misma también es muy importante, ya que si bien es cierto que el estado de la tapicería en los asientos se puede arreglar con unas fundas para coche, un mal estado de la tapicería en el salpicadero nos conllevaría un gasto agregado y probablemente no presupuestado con anterioridad.

Siempre tendremos que tener en cuenta que en casos como este donde haremos un desembolso importante y compraremos algo que utilizaremos en nuestra vida diaria, algo que nos puede ayudar a desplazarnos pero que mal utilizado o mantenido, también puede poner en riesgo nuestra integridad física. Deberíamos tener en cuenta no solo el precio del mismo, sino también la reputación y garantía que nos ofrece el vendedor al que se lo compramos, bien sea un particular o un concesionario.

Una vez hayas tenido en cuenta todas las circunstancias de las que hablamos, es más que probable que sientas la seguridad de haber hecho una buena compra y puedas disfrutar de tu nuevo vehículo al 100%