El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, confirmó que escuchará el «mandato del pueblo» para que «Cataluña se convierta en un estado independiente en forma de república», pero a continuación propuso «suspender los efectos de la declaración de independencia» para abrir la puerta al diálogo , cosa que el presidente de España Mariano Rajoy no hizo en su debido momento ,sin asumir su función como presidente , generando controversia sobre el tema .

En su comparecencia ante el pleno del Parlament, en un discurso de casi media hora, Puigdemont evitó optar por la vía más directa a la independencia, en un intento de «desescalar la tensión» con el Estado, un «gesto de generosidad y responsabilidad» con el que espera «abrir un tiempo de diálogo con el estado español».

«Asumo presentarles los resultados del referéndum ante todos ustedes y ante nuestros conciudadanos, el mandato del pueblo para que Cataluña se convierta en un estado independiente en forma de república», dijo con sensatez Puigdemont.

No obstante, acto seguido, añadió: «Con la misma solemnidad el Govern y yo proponemos que el Parlament suspenda los efectos de la declaración de independencia para que en las próximas semanas se emprenda el diálogo».