El debate sobre la marihuana y la extensión (o no) de su uso sigue latente en la calle tras muchos años de reflexión social. El principal motivo es que continúa siendo un tema tabú para gran parte de la sociedad debido a que todavía suele asociarse indistintamente con las drogas y con los porros. Pero nada más lejos de la realidad. Esta lectura es simplista y denota una gran falta de profundidad para con esta temática, puesto que esta especie de una sola planta abarca muchas variedades que, a su vez, tienen objetivos dispares.

Lo primero que hay que tener claro es que no es lo mismo el cáñamo industrial – o marihuana CBD – que la marihuana. Aunque ambas provienen de la Cannabis Sativa, su cultivo da respuesta a diferentes propósitos, por lo que varían en su composición. La marihuana CBD tiene mayor cantidad de cannabidiol (CBD) y una cantidad ínfima de THC (Tetrahidrocannabinol), o lo que es lo mismo: su compuesto psicoactivo se fija en un máximo del 0,2%, hecho que precipita que no se la pueda considerar una droga. Es más, lejos de generar efectos negativos para la salud, contiene propiedades curativas y de alivio medicinal.

Gracias al conocimiento de la estructura interna del cáñamo, el Parlamento Europeo aprobó nuevas regulaciones para su cultivo, impulsando iniciativas como Cañamera Española. Se trata de la primera marca española de marihuana legal que apuesta por la producción y la distribución de productos de calidad cuyo objetivo es estrictamente el de brindar salud y bienestar a sus clientes. Pero no solo eso, sino que también lucha para dar un giro de 180 grados en la controversia que genera la CBD, lucha que está ganando consiguiendo acercar este producto natural a cualquier cliente potencial. Siempre desde una perspectiva de modernidad y comodidad ejemplificadas con el uso de Internet, se puede decir que los beneficios del cáñamo ya no están constantemente en tela de juicio.

Las propiedades curativas de la marihuana CBD

¿Por qué comprar marihuana CBD es una buena idea? Hemos dicho que el CBD o cannabidiol se diferencia en gran medida del THC. Básicamente, el primero es un producto seguro que tiene propiedades curativas, que se diferencia del segundo por no crear adicción en sus consumidores y que, además, actúa como inhibidor de los efectos que genera el THC en el organismo. Principalmente, dispone de propiedades medicinales cuyo objetivo base es ofrecer hábitos de salud y bienestar. Sobretodo suele utilizarse en patologías que tienen relación con problemas de inflamación o, por ejemplo, el estrés oxidativo.

¿De qué se trata? El estrés oxidativo está causado por un desequilibrio entre la producción de especies reactivas del oxígeno y la capacidad de un sistema biológico de decodificar rápidamente los reactivos intermedios o reparar el daño resultante. Además participa de forma positiva en enfermedades como el Parkinson, la periodontitis, la arteriosclerosis, encefalopatía miálgica o Alzheimer. De este modo, el uso del CBD resulta muy llamativo para tratar este tipo de problemas médicos (siempre de forma complementaria y bajo la supervisión de un médico).

Las propiedades curativas han demostrado que ya no se puede considerar el uso de la CBD como un tema tabú en la sociedad actual

Empresas como Cañamera Española han encontrado en esta revolución un potencial motor de venta y un nuevo nicho de mercado efectivo y eficiente a gran escala. Tanto es así, que su valor comercial ha despegado. Y es que además de ser un producto asociado a procesos curativos y medicinales, el cannabidiol también tiene usos como la producción de aceites, alimentos, papel, textiles, fibra y pomadas tópicas.

¿Pero de qué manera se ha generado tal expansión? El uso de la red ha ayudado mucho. Gracias a iniciativas digitales como TeleCogollo este negocio es una posibilidad rentable que va haciendo raíz a nivel social. La prueba está en los propios números estadísticos de la empresa: experimenta mensualmente un crecimiento medio de entre el 150% y el 200%.

El gran secreto del éxito de Cañamera Española es, sobretodo, ofrecer al cliente la garantía inequívoca de que va a recibir un producto de calidad. Por ejemplo, flores de cáñamo industrial que tengan un porcentaje de THC igual o inferior a 0,2% y porcentajes de CBD que oscilan entre el 6% y el 19%. El fomento comercial de la marihuana legal se da de la mano de un creciente aumento de la demanda del mercado, que ha visto en esta posibilidad una ventaja para explorar nuevas alternativas antes inexploradas.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.