Pablo Bustinduy hace un análisis lúcido de la situación de Venezuela durante su intervención en el Congreso de los Diputados, llamando al diálogo de las partes en conflicto.

Mientras la derecha española apoya la intervención estadounidense y Pedro Sánchez, presidente del gobierno, amenaza a Nicolás Maduro con reconocer a Juan Guaidó si no convoca inmediatamente elecciones, se ha podido escuchar la voz de Pablo Bustinduy, diputado y responsable de la Secretaría de Asuntos Internacionales de Podemos, llamando al diálogo en Venezuela durante la sesión de ayer lunes en el Congreso de los Diputados.

“…He intentado sintetizar en 5’ lo que está sucediendo en Venezuela, qué implicaciones tiene, y cuál debería ser la posición del Gobierno de España”, con estas palabras Bustinduy ha publicado en su cuenta de facebook, el vídeo de su intervención en la diputación permanente del Congreso, cuyo contenido transcribimos a continuación:

“Con toda rotundidad yo les digo: no puede llamarse demócrata quien apoye un golpe militar o una guerra en Venezuela.

¿Qué van a hacer al día siguiente de reconocer a Guaidó?, ¿qué plan tienen para el lunes que viene?

El plan es el siguiente: Trump ha nombrado enviado especial para Venezuela a Elliot Abrams, arquitecto intelectual de la invasión de Irak, el golpe de estado en El Salvador y la contra paramilitar en Nicaragua. De hecho fue condenado judicialmente por vender ilegalmente armas a Irán para financiar a la guerrilla nicaragüense. Luego fue indultado por el presidente Bush. Craig S. Faller, jefe del Comando Sur de los EEUU, ha declarado que hay dos soluciones para el problema: o le sacamos como a Noriega o le sacamos como a Marcos. El vicepresidente de Bolsonaro ha informado de que el papel de Brasil será liderar las fuerzas de paz tras un golpe victorioso.

Y si todo esto les parece insuficiente o anecdótico, el propio señor Guaidó ha afirmado literalmente que la intervención militar es un elemento de fuerza que está encima de la mesa y ha pedido abierta y reiteradamente al ejército que se levante contra el Gobierno. Así que este es el plan para el día siguiente: un golpe militar, una insurrección armada o una intervención extranjera.

Si cualquiera de esas operaciones es parcial o fallida, existe el riesgo cierto y real de que haya una guerra civil en el país, guerra civil que va a pagar con su sangre el mismo pueblo venezolano que ustedes dicen defender.

¿Va el Gobierno de España a apoyar un golpe militar, una guerra o una intervención extranjera en Venezuela? ¿Lo va a apoyar la Unión Europea? Al señor Casado, que lleva meses denunciando un golpismo tan ubicuo como imaginario, le pregunto: ¿va a apoyar el señor Casado un golpe de estado en Venezuela? ¿El señor Rivera va a apoyar una intervención militar extranjera?, ¿va a apoyar uno de los bandos de una guerra civil?

La única salida pacífica y democrática a la crisis que vive el país pasa por la negociación y el diálogo político entre las partes, como pide Uruguay, México, las Naciones Unidas y el Vaticano. Esa es la única posición legítima, legal y aceptable para nuestro país.

Sumándose a esta operación de Trump para derrocar a un gobierno por la fuerza, España y la Unión Europea pierden su razón de ser y su lugar en el mundo. Ya lo hizo el señor Aznar con el señor Bush para defender la democracia en Irak. Nos legaron 130.000 muertos y un mundo más peligroso, injusto y desquiciado. Si no reconducen su postura, las consecuencias de esta decisión les perserguirán para siempre”.