Con un gol de Messi y otro de Jonathan Calleri, por la vía del penal, el Barcelona y la Unión Deportiva Las Palmas empataron a uno en Gran Canaria como parte de la jornada 26 de la Liga Española.

Con este resultado, el Atlético, que ganó su partido ayer (4-0 frente al Leganés, con todos los tantos marcados por Griezmann), se coloca a cinco puntos del líder.

La crónica del partido:

La Liga está viva. Recobró aliento de la forma más insospechada, con un penalti por mano de Digne señalado por Mateu Lahoz que cerró dos años sin penas máximas en contra del Barça. Era lógico que costara puntos cuando le pitaran uno. El líder jugó mal, arbitraje al margen, y mereció el empate tanto como Las Palmas, la mejor versión del equipo canario en lo que va de temporada. Se puede soñar con la salvación.

Arriesgó con la alineación Valverde, metiendo a Suárez en el once pese a la amenaza de sanción.El uruguayo ya demostró en Copa que es capaz de medirse cuando la situación lo requiere, y no estaba el asunto para hacer muchas concesiones después de la victoria contundente del Atlético. Así que Lucho junto a su vecino e Iniesta entraron al partido a todo trapo para liquidarlo cuanto antes. Resultado: 0-1 a los 21 minutos y tres de los cuatro zagueros canarios amonestados.

Llegó el gol a balón parado, en la segunda falta próxima a la frontal, ideal para Messi. A la primera, colocada por encima de la barrera, respondió bien Chichizola, junto al palo.En la segunda cambió de palo y sorprendió al meta con un remate violento a su escuadra. Imposible.Empeñado en ampliar el repertorio, el argentino es casi tan letal con una barrera de por medio como sin ella.

Los negros precedentes frente al Barça no desanimaron a Paco Jémez. Quién dijo miedo. Ordenó sacar la pelota jugada siempre y los futbolistas canarios sortearon con nota la presión alta azulgrana. Llegaron además con cierta frecuencia al área contraria, pero sin claridad en el remate. Un buen zurdazo de Halilovic que no pudo embocar Gálvez en el otro palo, y un servicio estupendo de Vicente que Calleri bajó con el pecho y remató a las nubes fueron las mejores opciones canarias, con poca puntería. La grada, eso sí, estaba entretenida reclamando al árbitro.

Mateu no contentó a nadie. Empezó castigando cada falta en el ataque delBarça como amarilla.Después no consideró una mano de Iniesta en un centro de Aguirregaray. Según el reglamento hay que hacer intención de golpear con la mano.Correcto.Pidió Paulinho un penalti por agarrón, y todo el Barça al borde del descanso una mano de Chichizola fuera del área.Innegable.Eso sí, le dio tras tocar antes con el pie, tras un rechace.La protesta de Valverde, al descanso y camino del vestuario, no surtió efecto, porque al poco de iniciar el segundo tiempo el colegiado valenciano cobró un penalti extraño. Posiblemente lo hubo de Sergi Roberto sobre Aguirregaray, que cabeceó al palo, pero dio la impresión de castigar la mano de Digne a rebote del poste. Si es voluntaria o no queda a interpretación del colegiado. Convirtió Calleri con una clase excepcional, colocando en la escuadra.

Total, que Mateu acabó con dos años sin penaltis en contra del Barça, desde el 14 de febrero de 2016. Y claro, las protestas ante lo extraordinario estuvieron en consonancia.No dijo ni mu Suárez, punto positivo en comportamiento. El caso es que el partido estaba empatado, así que exigía respuesta de Valverde. Coutinho y Rakitic al verde por Aleix y Paulinho. De entrada, el brasileño ya ofreció desborde, y el croata, blindaje en el centro del campo. El Barça ganó consistencia y sufrió menos, pero tampoco generó demasiado en ataque.

Hay que aclarar que no hubo noticias de la blandura de la defensa canaria. Al revés, rozó incluso Gálvez la roja al interceptar a Messi con una entrada por detrás. Durísima. Entró Dembélé para abrir más el campo, pero en la izquierda tuvo mala pareja de baile con Aguirregaray. Enorme el uruguayo.

El partido ganó al final en emoción lo que no había tenido de calidad. Acabó el Barça embotellando al contrario, que se defendió con un orden desacostumbrado en la temporada. Crecido en el castigo, el equipo amarillo se dispuso a resistir incluso los seis minutos de prolongación. Un buen centro de Sergi Roberto sin rematador y un disparo blando de Dembélé blocado por Chichizola fue lo más claro del tramo final. Mal bagaje, en juego y puntos, frente a un equipo heroico, que acabó incluso con un córner a favor. La que nos espera el domingo a las 16.15. Media Liga en el Camp Nou.

Messi abró la cuenta. Foto: @UDLP_Oficial.

Hubo una jugada polémica que pudo terminar en penal sobre Iniesta. Foto: @FCBarcelona_es.

(Tomado de Marca)

El Manchester City golea 3-0 al Arsenal y está cada vez más cerca del título

Foto: @futtmais.

El partido disputado en el Emirates Stadium estuvo enmarcado por la historia que podía hacer el Manchester City. Si bien el Arsenal tenía la intención de recortar distancias con el líder de la Premier League, los Ciudadanos festejaron las 100 presentaciones de Pep Guardiola al frente del equipo.

Sobre el primer cuarto de hora la visita logró imponer su jerarquía con un golazo de Bernardo Silva. La asistencia de Sané pasó desapercibida por la resolución del portugués, quien dejó sin posibilidades a Petr Cech por su extraordinario remate que cayó en el ángulo superior izquierdo: 1 a 0 y promesa de entretenimiento.

La fórmula se volvió a aplicar antes de llegar a la media hora. Una triangulación perfecta interpretada por Sané, Agüero y David Silva derivó en el 2 a 0. En ese caso el que concluyó la acción fue el canario, pero lo que los hinchas estaban esperando era el festejo del Kun, para que el ídolo argentino celebre sus 200 conquistas.

No conforme con la ventaja, el Manchester City continuó lastimando a la vulnerable defensa de los Gunners y transformó la victoria en goleada luego de otra combinación ofensiva que llevó el sello del entrenador catalán. Nuevamente Sané, Agüero, Kevin De Bruyney y Kyle Walker fueron los que improvisaron la obra que terminó el atacante que representa a la selección alemana. Con el 3 a 0, el monólogo estaba garantizado para el complemento.

En la reanudación del duelo el Arsenal tuvo un penal para llegar al descuento. La infracción de Nicolás Otamendi sobre Mkhitaryan le dio la chance a Aubameyang de achicar la distancia, pero el gabonés no pudo con la resistencia de Ederson Moraes y confirmó la desilusión en Wenger. El débil disparo favoreció al arquero brasileño, quien se lució con una tapada notable.

La única cuenta pendiente en el City fue el grito de Agüero. El Kun postergó su bicentenario y buscará celebrar la cifra histórica en su próximo compromiso frente al Chelsea. En cambio, el Arsenal deberá reaccionar si desea clasificar a las competencias internacionales de la próxima temporada.

(Tomado de Infobae)

Publicado en cubadebate

DEJA UNA RESPUESTA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.