Ada Colau pierde la alcaldía en Barcelona. El municipalismo no puede rendirse

0
235

 Raquel Paricio

Mujer de fuerza, Ada Colau, ha demostrado con su partido “Barcelona en Comú”, poder liderar seguramente las políticas sociales más progresistas de la democracia no sólo en Barcelona sino comparativamente en todo el Estado Español. Surgió de los movimientos sociales, concretamente de la lucha por el derecho a la vivienda y ha llegado a liderar la alcaldía de una de las ciudades más deseadas del mundo. La primera mujer alcaldesa de la ciudad, que no provenía de las familias que siempre ocuparon el poder, que ha defendido los derechos públicos, como la educación y el derecho a servicios básicos, como vivienda y energéticas públicas, que ha tendido la mano a los inmigrantes, que se ha enfrentado a los lobbies, esta alcaldesa tan querida por algunos y tan menospreciada por muchos, no ha conseguido renovar su cargo por unos 4.000 votos.

Ernest Maragall, el representante por Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) su contrincante y con el que ha mantenido el pulso las últimas semanas de campaña, la ha superado en votos, pero no en regidores. Ambos se quedan con 10 regidores (Colau pierde 1) y Maragall por primera vez consigue la alcaldía en Barcelona dándole un triunfo electoral a ERC que no obtenía desde 1939. Ernest Maragall, hermano del tan aplaudido exalcalde y expresidente Pascual Maragall, pone como bandera la libertad de los presos políticos, y este ha sido el gran ganador municipalista en Catalunya: la izquierda independentista ha hecho piña y se enfrenta al ninguneo de la represión del Estado Español.
Pero con este predialogal como impulsor, el ciudadano de a pie pierde sus derechos en servicios públicos. Las políticas de Esquerra Republicana no son de izquierdas. No lo son. Algunos periodistas se han encargado de visibilizar el pasado de políticas altamente neoliberales de Ernest Maragall https://www.elcritic.cat/reportatges/el-passat-contradictori-dernest-maragall-25595  aún así la ciudadanía lo ha alzado hasta llevarlo a la alcaldía.

En pocos medios controlados por el poder hemos podido ver una defensa a Ada Colau, pero sorprendentemente, hasta los más contras, le cedieron un espacio de honor en manos del periodista Jordi Évole https://www.lavanguardia.com/opinion/20190518/462299589857/colau-y-los-principes-destronados.html
Han sido cuatro años donde la montaña que se enfrentaba al equipo de los Comunes fue escalándose sin pausa, con tenacidad y con todos los políticos en contra. En charlas informales con diferentes miembros de su equipo reconocían sentirse perdidos cuando llegaron al Ayuntamiento. Las oficinas de la casa grande se mostraban como un laberinto y los contactos y las puertas donde picar eran un secreto. ¿Dónde están los baños? Explica bromeando el teniente alcalde. Pero nada de ello ha sido un impedimento para llevar adelante su propósito de ofrecer un capítulo nuevo en la política de ciudad e internacional, un modelo en el que referenciar al mundo.

El cambio de los Comunes ha ido más allá de un listado de cosas hechas, confrontado por las que quedan por hacer y es que los deberes de 50 años no se resuelven en 4 años. Va más allá porque ha sido un efecto demostración de cómo la ciudadanía que no venía de las mismas familias de siempre, también podía acceder al poder para defender los derechos de la mayoría de las familias, las que nadie defendía. Y porque en sus ideas progresistas el movimiento municipalista, tejido internacionalmente, ha nacido para crecer como una fuerza de políticas contra el miedo, contra el avance de la ultraderecha. https://www.pressenza.com/es/2018/05/las-politicas-de-barcelona-inspiran-cambios-en-vivienda-y-feminismo-alrededor-del-mundo/
El movimiento municipalista global, que realizó su primer encuentro en Barcelona en 2017 bajo el nombre: Fearless Cities (Ciudades sin miedo) crearon una serie de propuestas, recogidas en un guía de acción municipalista que surgen del análisis del momento contemporáneo donde el miedo y a inseguridad se están convirtiendo en odio; donde las desigualdades están en aumento. https://www.pressenza.com/es/2017/06/jorge-sharp-truco-esta-no-mirarse-ombligo-convocar-la-gente/

“Vivimos un momento excepcional en la historia. EL sueño occidental de progreso se está rompiendo y todo cambia a una velocidad vertiginosa” dice la activista e investigadora ecofeminista Yayo Herrero, que con otras muchas otras declaraciones en el libro publicado  «Ciudades sin miedo», se ponen de manifiesto las políticas feministas; el auge en el s. XXI de las ciudades frente a los imperios del s.XIX y los estados nación del s. XX.

“El fascismo llama a la puerta, esperando hacerse con el botín de la frustración. Ha sido así, desde que tenemos memoria. Siempre”. Dirá Iago Martínez, jefe de gabinete de la alcaldía de A Corunha.

El municipalismo libertario surge de la voz de la periodista y escritora Debbie Bookchin, recuperándolo de su padre, el teórico municipal y socialista Murray Bookchin en los años 60, siendo su dilema: “ ¿Cómo construimos una sociedad más igualitaria?… “Qué tipo de organización política es la mejor para contrarrestar el poder del Estado?”…. Murray estaba convencido de que el municipalismo ofrecía una tercera vía para salir del punto muerto al cual habían llegado las tradiciones marxista y anarquista. Que el cambio radical no se conseguiría nunca por el voto en las urnas.
En palabras de Boochin, “El municipalismo se pregunta: qué significa ser un ser humano? ¿Qué significa vivir en libertad? ¿Cómo organizamos la sociedad en formas que propongan una ayuda mutua, el cuidado y la cooperación?”.

El movimiento municipalista construye para la ciudad pero sus horizontes son mucho más abiertos, grandes e inclusivos. El hasta ahora teniente alcalde Gerardo Pisarello nos lo decía, somos la única fuerza capaz de frenar a la ultraderecha https://www.pressenza.com/es/2018/02/encuentro-hirsch-pisarello-somos-la-alternativa-al-ascenso-la-extrema-derecha/
En estos días tensos de campaña todo sale a la luz, Ada lo ha dejado bien claro: “¿Que qué hemos hecho nosotras en 4 años? ¿Y ustedes en 50?
¡Claro que Barcelona tiene problemas! ¿Somos acaso conscientes de la herencia que nos han dejado los anteriores ayuntamientos?
La estrategia de un cambio político no puede medirse sólo por los km de carril bici construidos (que si fuese por eso Ada hubiese vuelto a ganar) sino por el modelo social al que se quiere llegar.
En resumen, las principales acciones del gobierno de los Comunes han sido:
• Definirse como una política de “No al miedo” en red con numerosas alcaldías internacionales
• Defensa constante a los derechos a los inmigrantes (acogidas, apoyo al salvamento en el mediterráneo)
• Apoyo a los afectados por la violencia criminal del 1-O y defensa por la misma causa de la República y el derecho a decidir
• Plantar cara a los lobbies
• Impedir más de 7000 desahucios
• Poner las políticas de género en el debate central. Definir la ciudad, como una ciudad feminista, creando una agencia política que ayude a ello, así como la creación del centro para los derechos LGTBI
• Poner la problemática de la contaminación como uno de los pilares a resolver
• Municipalización de servicios (como dentista gratuito)
• Creación del operador eléctrico municipal más grande del Estado.
• Se ha planteado la gestión pública del agua
• Defender la educación pública con numerosas acciones
• Han aprobado la ley de que el 30% de la vivienda social construida por privados sea vivienda social protegida
• Se han cerrado 5000 pisos turísticos ilegales
• Se han detectado más de 70 millones de fraude fiscal de las grandes empresas que no pagaban impuestos
• ….

Y esto ha sido el inicio de algo que no se hizo en 50 años. Pero para muchos ha sido insuficiente y
ningún poder fáctico reconocerá el mérito de los Comunes. Ellos han tenido los medios para atacar constantemente a la alcaldesa, para mostrar su cara más improvisada en las fotos, para atacarla con fakes o giros avispados en las formas y el contenido.
El apoyo de la izquierda local no ha existido. Así que la izquierda intelectual progresista internacional, con más de 200 personalidades ha venido a apoyar o a enviar sus mensajes de solidaridad: la periodista y escritora Naomí Klein; la expresidenta de Brasil Dilma Rousself; el filósofo Noam Chomsky; el alcalde de Nueva York Bill de Blasio; el político y senador estadouniderse Bernie Sanders y un largo  etcétera.

La puerta al progreso quedó abierta y tuvo su efecto demostración. Esperemos que unas políticas hechas para la gente no pierdan su fuerza y su lucha para seguir construyendo. Esperemos que los nuevos resultados en las elecciones españolas no sigan el temible camino sin retorno sobre la acción del miedo, sobre la represión de las libertades y sobre la esperanza de un ser humano que pueda ascender en el camino de la inspiración.