Quieres compartir esta publicación

Empresas

El triunfo de los sex shop en Internet

El triunfo de los sex shop en Internet

En plena era cibernética, hay negocios que surgen de la nada y otros se renuevan. Vivimos en una época en la que nos hemos tenido que adaptar a las circunstancias que venían, cuando nuestro estado de bienestar se desmontaba. Y es que la crisis nos dejó a más de uno en cueros.

Gracias que la tecnología nos aportó un poco de luz en todo este entramado, y la oportunidad de abrir paso en nuevo modelo de negocio, basado en las compras por Internet. Es así como los sex shop comienzan a formar una parte más activa de nuestras vidas.

En los últimos años hemos asistido a una nueva era, en la que, no solo disponemos de más herramientas para disfrutar de nuestra sexualidad sin tapujos, sino que además, la sociedad cada vez está más abierta a reconocer este tipo de prácticas. Y en todo este entramado, podemos analizar el éxito de las tiendas eróticas online.

Un cambio de mentalidad

Uno de los principales factores por los que cada vez tenemos más fácil comprar artículos eróticos en la red es el avance de la sociedad. Lejos de los tiempos en los que la homosexualidad estaba gravemente condenada y el sexo era un tema tabú, hoy en día se puede reconocer públicamente sin que nadie se escandalice demasiado, que disfrutamos del sexo de una forma sana.

Herederos de una educación católica, no solo no se podía hablar de sexo, sino que las mujeres ni siquiera podían disfrutarlo. Hoy, la situación cambia, y gozar de tu vida sexual no es solamente aceptable, sino que además, es una forma saludable de vivir.

El gran acceso a información sobre prácticas sexuales y la liberación mental que supone para muchos los avances de la sociedad de hoy en día, han hecho que podamos comprar consoladores grandes en un sex shop sin remordimientos de conciencia ni sentirnos mal por cuidar nuestra salud y nuestra calidad de vida.

La privacidad que aporta la red

Otra de las características esenciales que tienen las tiendas eróticas online y que las hace tan atractivas para el comprador es la privacidad. Si bien es cierto que, como hemos dicho, hoy en día se puede mencionar sin problemas que disfrutamos con el sexo, también es verdad que hay ciertas preferencias que está bien guardar para tu dormitorio.

Acudir a una tienda física tiene sus partes buenas. Puedes mirar, tocar y elegir los productos que más te gusten. Sin embargo, la preferencia por hacerlo desde casa llega a la hora de ir a pagar. Para muchos no es agradable que un desconocido sea testigo de tus gustos sexuales, por lo que, hacerlo por Internet, se vuelve una opción cada vez más interesante.

Cuando compramos por Internet tenemos muchas ventajas, y una de ellas es no tener que enseñar a nadie lo que hemos comprado. Tratándose de artículos eróticos esta ventaja se revaloriza, y es que, ni siquiera el mensajero que te lleva la compra, sabrá que te está entregando. Así que no importa si compras juguetes anales o bolas chinas, nadie que no quieras, sabrá qué estás adquiriendo.

Un amplio catálogo

Disponer de variedad donde elegir siempre ha sido argumento para ir a comprar a determinados sitios, y en el caso de los sex shop online, es otra ventaja a añadir. Vibradores, bolas chinas, alargadores de pene o ropa íntima. Aquí podrás encontrar ropa BDSM, un auténtico lugar lleno de variedad.

Cuando pensamos en una tienda erótica enseguida se nos viene a la cabeza la imagen de un consolador, pero lo cierto es que existen multitud de elementos que ni conocíamos que pueden mejorar enormemente nuestras prácticas sexuales.

Dar una vuelta por la red y observar catálogos nos puede abrir un mundo nuevo y mejorar enormemente nuestra calidad de vida. Además, hoy disponemos de un sinfín de artículos que pueden ayudarnos a entender cómo usar estos productos.

Desde cualquier sitio y a cualquier hora

Y hablando de Internet, no podemos obviar la maravilla que es, no tener que desplazarte. Para comprar aquello que deseas solamente tienes que contar con un dispositivo con conexión a Internet. En el sofá de tu casa, en el baño o en la oficina. Tus deseos están a tan solo un clic de distancia.

Por otra parte, los horarios nos condicionan de sobremanera. Vivimos en una sociedad en la que el estrés nos acompaña allá donde vayamos. Tenemos que llegar a tiempo a la reunión, a clase, a recoger al niño… Las compras y el placer quedan en el último puesto, y muchas veces no tenemos tiempo de darnos ese capricho que tanto deseamos. Con la red no hay problema, ya que no importa si son las 9 de la mañana o las 2 de la madrugada. Puedes comprar a cualquier hora y en cualquier lugar.

Quieres compartir esta publicación

Deja una respuesta

Ir a la barra de herramientas