Son de estilo moderno, minimalista, no resta espacio visual, fáciles de mantener. Todo son ventajas con los grifos y duchas empotradas.

El cuarto de baño es una estancia de la casa que a la hora de decorar pasaba un poco desapercibida. Pero últimamente se le está dando más importancia. Ahora todo el mundo quiere sentir que tiene un spa en casa donde, después de un día estresante de trabajo, puedan no solo darse una ducha sino tener un centro de relajación.

Para conseguir que el cuarto de baño sea un lugar cómodo y funcional es necesario prestar atención a diversos aspectos. Uno de ellos, muy importante, es tener en cuenta el espacio que hay. Si el baño tiene pocos metros y no se decora de manera adecuada no se conseguirá el espacio de relax que se está buscando.

Plato de ducha o bañera

Los platos de ducha se han convertido en una pieza importante dentro de la decoración del baño. Las bañeras, aunque todavía hay quien se decanta por ellas, están dejando paso a los platos de ducha que resultan más cómodos de usar y, gracias a sus diferentes diseños, se pueden adaptar al espacio disponible.

Junto con un plato de ducha o bañera a ras de suelo, que elimina barreras arquitectónicas, utilizar duchas empotradas es la mejor opción para evitar quitar demasiado espacio. Además tienen diseños muy actuales que permiten una decoración moderna pero con un estilo muy minimalista que evita ahogar el espacio.

La limpieza del baño es una de las cosas que traen más de cabeza pero con este tipo de duchas es mucho más sencilla porque casi todo se encuentra tras la pared. Su mantenimiento es muy fácil de realizar y esto alarga su vida útil.

Agua que cae desde el techo

A la hora de ir a la ducha se busca la comodidad y elementos que sean funcionales. Uno no quiere estar peleándose con el espacio que haya en la ducha y es importante suplir la necesidad de un baño agradable y relajante. Gracias a una ducha empotrada techo se puede conseguir.

Estas duchas dejan caer el agua como una fina lluvia sobre el cuerpo que ayuda a experimentar una tranquilidad y un relax que ningún otro modelo de ducha consigue.

Al estar empotradas en el techo se pueden colocar a diferentes distancias permitiendo que la persona se encuentre alejada de las paredes. Esto permite que haya más movilidad sin darse contra nada. Es mucho más práctico.

Además, como pasa con toda la griferia empotrada, su limpieza resulta muy sencilla y su diseño con menos florituras permite un estilo decorativo sencillo, discreto y elegante.

Colocar bidé ¿sí o no?

Este elemento que hasta ahora formaba parte de todos los baños se ha convertido en una pieza de discusión. Para algunos no es necesario disponer de bidé en el baño teniendo el plato de ducha, para otros, sea por costumbre o por gusto, creen que eliminar el bidé del baño es un error.

El bidé sirve para poder dar más atención a la higiene personal íntima así, en lugar de tener que darse una ducha completa, se puede usar esta pieza del baño para una limpieza más rápida.

Uno de los grandes problemas del bidé es que ocupa espacio y en baños pequeños puede ser más una molestia que una solución. Pero para aquellos que no quieren prescindir de este elemento existen modelos más pequeños que se pueden adaptar a las dimensiones del baño.

Otra cosa que puede ayudar a no tener que eliminar el bidé es el tipo de grifos que se coloque. Un grifo empotrado bide, al igual que el resto de grifos de este estilo, ocupa menos espacio, es más práctico y sus diseños crean composiciones modernas y muy refinadas.

DEJA UNA RESPUESTA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.