Quieres compartir esta publicación

Viajes

Roma, la ciudad eterna a la que todos quieren llegar

Roma, la ciudad eterna a la que todos quieren llegar

La historia, la religión, el amor; todo se mezcla en un relato sin fin que comienza y termina en una de las ciudades más emblemáticas del mundo: Roma. La capital italiana es una metrópoli cosmopolita en la que han ocurrido grandes episodios de la historia universal.

Desde la caída de la República, el nacimiento del Imperio Romano, la figura de la Iglesia y hasta la ocupación de Napoleón Bonaparte, la historia de Europa ha estado ligada a esta ciudad que otrora fue consolidada como el principal centro de poder.

Los vestigios de esa dominación aún se mantienen en pie, como el antiguo Coliseo Romano, el Foro Romano y el Palatino, que se han convertido en los monumentos más visitados por los turistas que llegan a Italia.

De hecho, el país de la bota es uno de los preferidos por los viajeros internacionales, que deciden pasar semanas recorriendo sus grandes ciudades o sus singulares pueblos.

El encanto que despierta Roma es un hecho relevante que le ha permitido impulsarse durante más de 2.700 años. Conocida como la “Ciudad Eterna”, la capital se ha perpetuado en la historia exhibiendo su majestuosidad y los infinitos detalles de sus museos.

Redescubrir sus rincones

Más de 40 millones de turistas llegan cada año a Roma para redescubrir sus rincones de arte, gastronómicos y escuchar relatos sobre el ascenso y la caída del poder imperial.

Sin duda, el turismo en Roma sigue expandiéndose con nuevos visitantes del lejano oriente y del sur de Asia. En estos mercados, Internet ha jugado un papel fundamental para dinamizar el incremento de llegadas a la capital.

En páginas como centraldevacaciones.com es posible encontrar toda la información sobre cómo viajar a Roma, así como reservar vuelos y habitaciones de hotel. El portal también ofrece paquetes con visitas a los lugares más solicitados, como la Fontana di Trevi, la Basílica de San Pedro o la Piazza del Popolo, entre muchos otros.

Llegar a Roma es también visitar la Ciudad del Vaticano, que representa el estado-país más pequeño del mundo y desde donde se dirige la Iglesia católica.

La comida es uno de sus puntos fuertes. Incluye la tradicional pasta, el café y hasta los helados. Las carnes, los pescados y las buenas botellas de vino también son de lo más buscado.

Es tanta la herencia histórica del lugar que prácticamente en cada calle existe un monumento en el que hay que hacerse una selfi.

No solo se trata de las plazas o las iglesias, también hay que incluir los palacios y los castillos. Para conseguir visitarlos todos harían falta meses de preparación. La recomendación para los aventureros es utilizar unas zapatillas cómodas para caminar durante largos trayectos.

Al igual que muchas otras ciudades europeas, Roma mantiene un ajetreado ritmo de vida que simboliza la modernidad que ha alcanzado durante el siglo XXI. La urbe se mantiene activa con sus casi 3 millones de habitantes y las oleadas de viajeros que dejan miles de euros cada día en el lugar.

Todos los caminos conducen a la Ciudad Eterna, que cuenta con un toque romántico, pero a la vez histórico y monumental, lo que despierta el interés de los turistas que buscan la forma de viajar a Roma y visitar sus ruinas y sus sitios de mayor renombre.

Una vez tomada la decisión de visitar la ciudad, hay que considerar la época del año en la que se realizará el viaje, ya que el clima puede jugar a favor o en contra de los recorridos planificados.

Entre los meses de enero y febrero el clima predominante es frío, especialmente de noche, cuando se deben tomar las previsiones necesarias para que no se dificulten las cosas. Durante el día, la temperatura es agradable.

Si el viaje se realiza entre julio y agosto, es importante saber que se trata de los meses más calurosos del calendario. Los niveles de humedad pueden ser altos, lo que se traduce en vestir ropa cómoda, llevar una botella de agua y gafas de sol.

Opciones gastronómicas

La oferta gastronómica de la ciudad es variada y puede ajustarse a todos los presupuestos disponibles. Respecto a los restaurantes, están desde los más lujosos hasta los más baratos, aunque las pizzerías destacan entre todos.

Las hay de 2 tipos: los establecimientos de pizza al taglio, donde se sirven porciones al corte, y las pizzerías tradicionales, en las que los comensales se sientan para comer o cenar.

En sitios web como turismoyviajes.info se encuentra disponible toda la información sobre qué comer en Roma y descubrir la gastronomíaitaliana.

Para los presupuestos más generosos está la opción de los ristorantes, en los que se pueden conocer de primera mano los sabores de la cocina mediterránea. Un toque más tradicional lo dan las trattoria, donde las familias locales preparan sus recetas de toda la vida por un buen precio.

Los platos típicos pueden incluir: supplí alla romana, spaghetti alla carbonara o el bucatini all’amatriciana.

Aprovechar el tiempo

Uno de los consejos más difundidos entre los turistas que llegan a Roma es saber aprovechar el tiempo, ya que los lugares a visitar son muchos y el reloj siempre será el enemigo a vencer.

Hay quienes afirman que para hacer un recorrido completo se requieren 4 días como mínimo. Sin embargo, hay aventureros que solo disponen de un fin de semana, por lo que es necesario priorizar a la hora de elegir los monumentos a visitar y controlar el tiempo de permanencia en cada uno de ellos.

Si la familia, la pareja o cualquier mochilero desean visitar Italia, es probable que decidan efectuar sus vacaciones en Roma, entre la variedad de opciones que existen.

En páginas como bacaciones.com hay decenas de recomendaciones para poder disfrutar las vacaciones en cualquier parte del mundo, desde Dubái hasta Sevilla.

Roma enamora y sorprende al mismo tiempo con su arquitectura y magia ancestral. Antes de visitarla, hay que gestionar todas las actividades con los profesionales para vivir una experiencia única e inolvidable.

Quieres compartir esta publicación

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir a la barra de herramientas