Quieres compartir esta publicación

Cultura

El ocaso de los (pseudo)ídolos y el amanecer del Guía Interno

El ocaso de los (pseudo)ídolos y el amanecer del Guía Interno

Pocas veces sentí al leer las obras de un filósofo la ira y el veneno destilados por Nietzsche en El ocaso de los ídolos. Aquí tenemos un pensador muy enfadado, medité. Mi error fue, por supuesto, asumir que los filósofos son personas con desapego intelectual y emocional.

Me acordé de su ira cuando recibí las últimas noticias sobre paraísos fiscales, los papeles del paraíso, el seguimiento de los Panama Papers y otra prueba más de que los súper ricos escapan de sus deberes para con la sociedad en su conjunto. Y entonces me di cuenta de que ha habido un sentido de surrealismo enfadado observando a muchos de los “líderes” mundiales. De hecho, es muy difícil entender cómo alguien puede votar por un Trump, o por su admirada Duterte. De hecho, el “líder” mundial se ha convertido en tantos casos en sinónimo de “déspota trastornado o psicópata” que es difícil recordar que todavía hay unos pocos políticos preocupados tratando de cambiar la ola de deshumanización.

El supuesto de que los poderosos, ya sea en la política, el comercio o cualquier otro campo de acción, se ajustan a algún tipo de meritocracia ha sido inculcado en la conciencia pública. Tantos creen que son ricos o poderosos por sus propios esfuerzos o capacidades, que también asumen que tienen derecho a estar en la cima. O que pueden hacer un mejor trabajo que nosotros. Esto, junto con la creencia de que el dinero es el sentido de la vida, son los dos mitos más penetrantes y destructivos de nuestro tiempo. Mitos que se han implantado con éxito en el corazón de la gente común y corriente.

El problema es que este enojo que siento y muchos sienten por la desigualdad, la discriminación y el levantamiento de la derecha alternativa (también conocida como fascismo) es precisamente lo que pone en el poder a tales “líderes”, ya que el sistema ha aprendido a explotar y manipular inteligentemente las legítimas preocupaciones de los oprimidos para que voten en contra de sus propios intereses y necesidades. Y la historia muestra muy claramente que la ira no es la mejor manera de cambiar las cosas para bien.

Es posible que los papeles del paraíso hayan seguido concientizando a la gente sobre cómo los ricos (pero no sólo ellos) ocultan sus activos para evitar pagar impuestos absolutamente necesarios para pagar los servicios en sus países. Los mismos políticos que presiden la desaparición de Salud, Educación, Vivienda y Bienestar se aseguran de que el movimiento de dinero a los paraísos fiscales siga siendo legal y secreto. La cuestión de “qué hacer al respecto” no es tan difícil de responder: elegir un gobierno que se comprometa a cerrar las brechas. Diseñe un sistema que prevenga en lugar de promover la concentración. Poner a los seres humanos en lugar del Dinero y el Poder como el valor central.

Pero para contribuir a la confusión podemos ver intentos de personas como el ex Canciller del Tesoro del Reino Unido, el ex-Primer Ministro Gordon Brown, que desea encauzar la indignación del público pidiendo al G20 que modifique las leyes para regular los paraísos fiscales y evitar la evasión y el fraude fiscal, intentando recoger un millón de firmas para enviarlas al Presidente de Argentina, que ahora ocupa la presidencia rotatoria del G20. En la actualidad este sería Mauricio Macri, que estaba él mismo implicado en las listas off shore de los Panama Papers y que tiene al menos tres de sus Ministros en la misma situación con los Paraíso.

¿Qué es la referencia interna?

Para que la población con derecho a voto pueda elegir líderes comprometidos con la mejora de la vida de la gente común y corriente, cada uno debe darse cuenta de cómo está siendo manipulado, evaluar las opciones y elegir aquellas que lleven a la sociedad a un estado de solidaridad y beneficio mutuo. Está claro que esto no está sucediendo, la propaganda más ruidosa de los partidos políticos logra hacer creer a la gente en falsas promesas y programas autodestructivos. Para que aprendamos a confiar en nuestros propios criterios necesitamos desarrollar una referencia interna, una forma de preguntarnos cuál es la mejor opción para mí y para mi comunidad.

La educación, tal como se entiende en el sistema actual, no es de gran ayuda ya que incluye los valores que la sustentan: individualismo y competencia. Las instituciones educativas más buscadas por su calidad y prestigio, son también las más elitistas.

¿Cuáles son las cualidades internas que necesitamos para crear una sociedad diferente? Necesitamos bondad, sabiduría y fuerza. Estas son las cualidades de un Guía Interno, una imagen, una sensación, una presencia que nos acompaña ayudándonos a tomar decisiones en nuestra vida personal y como miembros de una comunidad o de un país. Si alguna de esas cualidades falta entonces podemos desviarnos del camino.

Muchos encontrarán bondad, sabiduría y fuerza en una figura mística o religiosa, muchos en un contacto espiritual con lo más profundo de su conciencia, muchos en la memoria de un maestro bien amado, un pariente que puede incluso aparecer en los sueños, sin importar quién sea este Guía Interno, pueden mostrarnos el camino hacia la coherencia de una vida unitiva y solidaria con los demás.

Pero este diálogo con nuestro interior no es a menudo parte de nuestra cultura. Es verdad que se ha hecho más o menos conocido que criticamos en otros las cualidades negativas que no vemos en nosotros mismos, pero su contraparte positiva es mucho menos discutida, a pesar de ser verdaderamente revolucionaria. Por lo tanto, no vemos en nosotros mismos las cualidades positivas que admiramos en los demás. Atribuimos a los buenos líderes bondad, sabiduría y fuerza, pero sentimos que necesitamos a esos líderes externos, dependemos de ellos, porque no nos damos cuenta de que esas cualidades están en nosotros, en los pueblos que los eligen. En una cultura donde las relaciones humanas se basan en la crítica mutua, muchas personas son incapaces de desarrollar una referencia interna y, por lo tanto, están abiertas a la manipulación a través del miedo. Para diferenciar la información de la propaganda debemos elevar nuestro nivel de conciencia, comprobando nuestros propios registros y discutiéndolos con otros.

Encontrar el propio Guía Interno[1] abre la puerta tanto al bienestar personal como a una Democracia Real y saludable.

[1] Ver Humanizar la Tierra por Silo, El Paisaje Interno, CH XVII, El Guía Interna.


Autora de “Del Mono Sapiens al Homo Intencional: La fenomenología de la revolución no violenta” – Adonis y Abbey, Londres 2006

Publicado en Pressenza

Quieres compartir esta publicación

Pressenza

PRESSENZA – Agencia Internacional de Noticias Da visibilidad a noticias de Humanismo, No-Violencia, Derechos Humanos, Desarme y No Discriminación. PRESSENZA da visibilidad a las noticias, iniciativas, propuestas y escenarios ligados a la Paz, la No-Violencia, el Desarme, los Derechos Humanos y la lucha contra toda forma de Discriminación. Coloca al ser humano como valor y preocupación central y celebra la diversidad. Es así que propone un periodismo activo y lúcido que respete estas premisas esenciales, apuntando hacia la resolución de las crisis y conflictos sociales en todas las latitudes.

Deja una respuesta

Ir a la barra de herramientas