No a las pruebas nucleares y a las maniobras militares en la península coreana, sí a la paz y el desarme

No a las pruebas nucleares y a las maniobras militares en la península coreana, sí a la paz y el desarme

El día 2 se setiembre finalizó el entrenamiento militar surcoreano-estadounidense denominado “Ulchi-Freedom Guardian”, donde participaron 50 mil soldados coreanos y 25 mil estadounidenses, para “revisar estrategias de defensa conjunta”.

EE.UU mantiene a 28.000 militares de modo permanente en territorio de Corea del Sur. Este tipo de ejercicio se realiza anualmente, constituyendo una provocación clara hacia el Gobierno de Corea del Norte.

El día 10 de septiembre Corea del Norte hizo su quinta prueba nuclear, pero no es Corea del Norte un peligro para la humanidad. Sí lo es el Imperialismo de los EE.UU, que en su afán enceguecido de poder puede llevar a nuestra civilización a una catástrofe atómica, que ponga en riesgo la existencia misma de la especie.

Hay que denunciar al gobierno del Corea del Norte por el desarrollo de su programa nuclear, pero el contexto mayor de esta situación es que Corea del Sur y los EEUU niegan firmar un acuerdo de paz con el Norte, a pesar de que el norte ha ofrecido terminar su programa nuclear a cambio de poner fin a los ejercicios militares y lograr un acuerdo de paz.

Es curioso observar cómo la prensa occidental pro OTAN, aborda el tema asignando a los norcoreanos el papel de amenazadores, cuando es el enorme despliegue militar binacional el que genera los riesgos y peligros.

El Partido Humanista Internacional llama a no caer en la ingenuidad de creer que un pequeño país como Corea del Norte pone en peligro a la humanidad.

Es el complejo financiero, industrial, militar, mediático y político de la OTAN con USA a la cabeza, el verdadero peligro. Nuestro partido propone el desarme nuclear y convencional proporcional y progresivo, al mismo tiempo que denunciamos el agotamiento de las democracias formales actuales y la violencia de las dictaduras militares. Necesitamos evolucionar hacia democracias reales donde el pueblo detente el poder, única garantía de una paz verdadera.

14 de septiembre, 2016

Equipo de Coordinación Internacional – Partido Humanista Internacional

press@internationalhumanistparty.org

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar