Quieres compartir esta publicación

Empresas

Naming: ¿cómo nombrar a una marca?

En este artículo aprenderás la importancia del naming (el proceso que permite dar nombre a las marcas), y encontrarás una guía paso a paso para que puedas encontrar el nombre que mejor se funcione con la marca que quieres construir.

El naming es un proceso clave en la estrategia de branding (puedes leer más sobre qué es branding aquí), pues asocia las marcas a unos valores.

Para encontrar el nombre ideal para una marca, es necesario desarrollar un analítico y creativo proceso de naming.

¿Cómo hacer un buen naming?

1: Brainstorming o lluvia de ideas.

Primero, debes escribir todo lo que pase por tu mente, especialmente las ideas que parecen tener menos sentido. Las primeras ideas serán las más comunes, pero a medida que avance el proceso irán surgiendo nombres cada vez más consistentes.

Recuerda que es importante que el proceso de brainstorming lo desarrollen todas las personas que vayan a entrar en contacto con la marca.

Además, es también bueno que te centres en las siguientes preguntas:

  • ¿Quiénes son tus clientes objetivo?
  • ¿Qué están buscando?
  • ¿Cuál es tu ventaja competitiva (por ejemplo, calidad, velocidad de servicio, etc.)?
  • ¿Qué adjetivos aplicaría a mi empresa (por ejemplo, inteligente, fácil, etc.)? ¿Puedo combinar cualquiera de estas palabras para formar una nueva palabra?
  • ¿Qué metáforas o símbolos te vienen a la mente? Esto ayudará a tangibilizar la idea, y facilitar el proceso de nombre.

2. Evaluación.

Evalúa los nombres resultantes, y luego acórtalos a una lista corta de cinco a 10 nombres.

Para filtrarlos, existe una técnica que se basa en seleccionar los nombres que puedan responder “sí” a las primeras cinco preguntas. Puedes encontrar otras preguntas para evaluar tu nombre en esta guía de naming.

  • ¿Es fácil de decir?
  • ¿Es fácil deletrear? ¿Pueden los clientes encontrarlo en la guía telefónica o “Google” sin problemas?
  • ¿Tiene una connotación positiva que atraerá a los clientes?
  • ¿Está legalmente disponible?
  • ¿Está disponible su URL?
  • ¿Es interesante o único?
  • ¿Visualizas algo cuando lees el nombre?
  • ¿Es descriptivo?

3. Prueba.

Para terminar, y una vez haya seleccionado el nombre que crees que mejor encaja con tu marca, es necesario que lo sometas a algunas pruebas o test de estrés:

  • Escríbelo en una carta.
  • Manda un correo en el que incluyas el nombre en una frase.
  • Reúne al equipo directivo para que cada uno cree una frase en la que aparezca el nombre.
  • Haz un prueba con los clientes: ¿con qué asocian el nombre?

El naming es un proceso crucial en la construcción de las marcas, pues permite que la propuesta de valor de las marcas se haga tangible, y que tu marca sea más recordable y notoria en el largo plazo.

Quieres compartir esta publicación

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir a la barra de herramientas