Quieres compartir esta publicación

Política

Y llegó el día de la moción de censura al gobierno del PP

Y llegó el día de la moción de censura al gobierno del PP

El divorcio entre las instituciones y la ciudadanía se refleja en este acto, la moción de censura, que siendo un mecanismo válido para remover al gobierno de turno, se convierte en una exposición de las diferencias que rigen los destinos del país al ser evidente como va a concluir.

Hay muchísimos motivos por lo cual el gobierno del Partido Popular debería concluir su mandato, pero como siempre los intereses de los distintos partidos hacen encasquillar cualquier posibilidad de éxito.

La izquierda dividida y los que están en el poder, ya que tienen todos los mecanismos de poder para perpetuar y justificar sus actos… inamovibles. Y así estamos, asistiendo a un espectáculo donde poco podemos hacer más que adherir a unos o a otros mientras el discurso discurre y nuestra rabia aumenta.

Que es lo que nos pasa, porque lo evidente no moviliza o porque no surgen propuestas que con otro vuelo que permitan la cohesión de los pueblos frente a un nuevo paradigma…

Porque tanto los políticos, los analistas, periodistas y todas las personas influyentes no pueden despegarse de la “realidad” e investigar nuevas formas de relación social que nos acerquen al mundo que de verdad vivimos.

Los ciudadanos necesitamos de una imagen de país que nos contenga, donde podamos participar, donde podamos hacer realidad nuestros sueños, pero cuando esa imagen de país está condicionada por el miedo, o por una imagen de otras épocas, nuestra participación se apaga o se experimenta como algo ajeno al proyecto común alejándonos de lo social.

Se supone que todos podemos participar con nuestro voto, con nuestros impuestos, con nuestro tiempo… pero es muy distinto cuando lo hacemos por convicción a cuando lo hacemos con ignorancia, la fuerza de la costumbre o por simplemente para adaptarnos y no quedar fuera, es muy distinto… y entonces ¿que es lo que nos pasa?.

Quizás no captemos que el mundo a cambiado y que muchas de las cosas que parecían normales ya no lo son, son numerosos los ejemplos que podríamos dar sobre los enormes cambios que hemos experimentado en unos pocos años. El otro día escuche un informe que comentaba que una persona puede percibir en su cerebro más imágenes en una semana, que otra de hace 100 años en toda su vida, si eso es así, como puede seguir regulando nuestra convivencia tratados y acuerdos del pasado, cuando estos ya son desbordados por las realidades del mundo de hoy.

El Ser Humano ha crecido y ya no le sirven trajes viejos, esto es evidente, y esta falta de interés, de participación real, de luchar por un nuevo modelo que nos contenga se hace evidente en una sociedad de información, donde ya nada es indiferente.

Y que pasa cuando el viejo traje sigue “vistiendo” a este nuevo ser… pasa que algunos luchan por ese pedacito de poder, o comodidad que queda, y otros se resignan hasta que explotan o se mueren de aburrimiento.

Si por un momento fuéramos extraterrestres, veríamos a unos, que atrincherados en su castillo luchan por miedo a perder lo que tienen, justificando con mil argucias, hacen cualquier cosa por perpetuarse, ellos y sus descendientes, sean naturales o de una nueva oleada de aspirantes. Otros, indignados por las desigualdades, buscando todas las maneras para alcanzar el poder, sin que haya garantías para que no se conviertan justo, en lo que demandan. Y una gran masa de “espectadores” que adhieren según intereses, aprovechando cualquier grieta para solo existir.

Aunque uno personalmente adhiera a los más desfavorecidos, no se puede negar que en este tipo de análisis no conviene tener bandos, ya que el problema que denuncia es otro.

No hay espacio, y el espectáculo esta servido, para que gastar tiempo en cosas nuevas… Esa es la cuestión y esa es la reflexión. Podría pasar y creo que así sucederá, que en algún momento la inspiración de unos pocos mostrará el nuevo camino, entonces nuevas imágenes se pondrán a rodar y todas las cosas que, hoy nos parecen tan importantes se convertirán en anécdotas.

Imaginen por un momento… los políticos, voluntarios, en todos sus cargos, nadie cobrará dinero por una función temporal y de servicio público… la robótica libera al ser humano de la esclavitud del trabajo, entonces las tareas productivas a cargo de máquinas dejan espacio a la creatividad, el arte, la técnica, el cuidado y muchísimas cosas más… los pueblos dejarán las guerras como modo de resolver conflictos, desaparecerá la violencia y con esa gran energía libre el Ser Humano mirará a los cielos en busca de nuevos horizontes… y paro, porque ya en tu cabeza y según el modelo que sigues, has etiquetado esto: UTOPÍA

Me da igual, y hoy acudimos al debate de moción de censura al gobierno, nos pondremos a escuchar las razones de las partes, para tomar partido y seguir en el juego, poder hablar con los amigos y luego, rapidito poder seguir viendo la serie del día en la televisión.

Que pasen Uds un gran día.

 

Quieres compartir esta publicación

1 Comentario

  1. Me gusta tu artículo, aunque muy breve a mi gusto, denota una necesidad que comparto, una visión más amplia y reconciliadora de la situación actual, si, tenemos que elevar la mirada para poder salir de este enredo donde ya nadie cree en nadie, la degradación sistemática del unos contra otros no lleva a nada y además posterga lo que mas necesitamos, tiempo y libertad, gracias

Deja una respuesta

Ir a la barra de herramientas